Selecciones

Las luces de La Roja contrastan con las dudas de otras potencias

Paul Pogba, en una acción del Francia-Islandia. /Loic Venance (Afp)
Paul Pogba, en una acción del Francia-Islandia. / Loic Venance (Afp)

Francia sigue sin digerir la resaca mundialista, Italia no levanta cabeza y Alemania tiene varios frentes abiertos

JACOBO CASTROMADRID

La España de Luis Enrique camina con paso firme. Tres partidos contados por victorias, doce goles a favor, dos en contra y un juego más que convincente han devuelto la ilusión a una afición decepcionada tras el fracaso de Rusia. Una vez más se respira optimismo y muchos ya hablan de La Roja como posible favorita para la Eurocopa 2020. Una idea que no surge sólo del gran momento del combinado nacional, sino también de las dudas que están generando otras grandes selecciones europeas.

La primera cuyo momento actual genera desconfianza es Francia. Los 'bleus', que se proclamaron campeones del mundo en Rusia de forma brillante hace poco menos de tres meses, están arrojando más dudas de las esperadas. En los tres partidos disputados tras ganar el Mundial, los franceses únicamente han conseguido una victoria por la mínima (2-1) ante una Holanda que no estuvo en el pasado Mundial, y dos empates contra selecciones eliminadas en fase de grupos de la cita rusa, Alemania e Islandia.

Otra que no consigue despegar es Croacia. Los balcánicos sorprendieron en el último Mundial metiéndose en la final y logrando una plata histórica. Sin embargo, tras la cita rusa, la selección de Zlatko Dalic ha arrojado sombras. Un empate a uno ante Portugal y una estrepitosa derrota frente a España por 6-0 pusieron en alerta a los ajedrezados.

La baja forma los futbolistas que llegaron más lejos en el Mundial, que apenas contaron con pretemporada, y a los que les está costando rendir a buen nivel en sus clubes, puede ser uno de los motivos para que sus selecciones no terminen de despegar. No es la primera vez que le ocurre esto a los finalistas de la Copa del Mundo. En 2006, los galos, subcampeones en Alemania, ganaron por la mínima a Bosnia y perdieron ante Argentina en los primeros partidos posteriores al Mundial; en 2010, España empató en México y perdió por 4-1 en Argentina tras proclamarse campeona del mundo en Sudáfrica; y en 2014, Alemania cayó ante Polonia por 2-0 y perdió 2-4 con la Albicelete tras haber arrasado en Brasil.

Pero no sólo sufren las selecciones que llegaron lejos en el Mundial; también otras que no estuvieron presentes. Es el caso de Italia, sumida en la mayor crisis futbolística de toda su historia. Una sola victoria en los últimos diez partidos de un combinado que hace poco más de seis años jugó una final de Eurocopa. En la última semana, los italianos empataron a uno con Ucrania en un amistoso, mientras que en la Liga de Naciones son últimos de su grupo, lo que conllevaría un descenso a la segunda división de esta competición. En reconstrucción se halla también Holanda, que este sábado se medirá en Ámsterdam con Alemania, inmersa asimismo en su particular calvario tras resultar apeada en la fase de grupos del Mundial de Rusia y con muchos frentes abiertos como la polémica que rodeó la salida de Mesut Özil de la Mannschaft y el cuestionamiento de la figura del seleccionador Joachim Low, pese a que la Federación Alemana (DFB) prolongó el contrato del técnico hasta 2022. El duelo con los 'oranjes' y el pulso del próximo martes con Francia en París se antojan cruciales para el futuro del combinado que fue campeón del mundo en 2014.

Con Mundial o sin él, las grandes selecciones no acaban de arrancar. Mientras, la selección española y sus aficionados quieren soñar y confían que este gran momento se prolongue, como mínimo, hasta 2020.

Contenido Patrocinado

Fotos