El Toralín vive su primera final por el ascenso

Imagen del partido de ida./
Imagen del partido de ida.

La SD Ponferradina necesita la victoria para acceder a la segunda eliminatoria tras caer en el descuento en el campo del Cornellá

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑAS

A la mística del Toralín se vuelve a agarrar la SD Ponferradina para seguir alargando la temporada y posponer las vacaciones.

El vestuario no quiere preparar su destino estival y buscarán mantener la esperanza en lograr el objetivo al que aspiran 80 equipos en Segunda B y que ellos tienen a solo cinco partidos.

Los hombres de Jon Pérez Bolo reciben este domingo, desde las 20:00 horas, al Cornellá, su rival en la primera eliminatoria, en el choque de vuelta de un duelo que acabó con 2-1 a favor de los catalanes hace una semana.

El tanto anímico encajado en Cornellá es la rémora que trae la Deportiva, que podrá contar con todos sus jugadores para afrontar un partido donde el estadio berciano vestirá sus mejores galas para llevar en volandas a los suyos.

«El primer gol lo va a hacer nuestra gente, no ya cuando se pite el inicio del partido, sino que desde por la mañana se va a vivir un ambiente espectacular», aseguraba el técnico de la Ponferradina antes del partido.

Un rival muy defensivo

Aunque fácil no lo pondrá un correoso Cornellá que ya demostró en la ida que su mayor capacidad es formar un fuerte entramado defensivo y no le importará aguantar el resultado a la espera de lograr una contra.

Xavi Calm recupera a jugadores importantes como Borja, Fall y Leo. Y, además, la nueva incorporación en zona ofensiva, Juan Camilo Becerra, estará disponible para el entrenador catalán.

Bolo recordaba que los blanquiazules «tendremos que hacer las cosas muy bien, porque ellos son un equipo muy bueno y nos van a poner las cosas muy difíciles».

En juego una plaza para la segunda eliminatoria, acercar el sueño al Bierzo y seguir optando al regreso, tres años después, a Segunda División.