Real Madrid

Zidane se asegura una pieza vital para su nuevo proyecto

Sergio Ramos besa el escudo del Real Madrid. /Reuters
Sergio Ramos besa el escudo del Real Madrid. / Reuters

La continuidad de Sergio Ramos como valladar defensivo era crucial para el técnico, que siempre ha tenido una conexión especial con el sevillano

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Zinedine Zidane respira tranquilo con la continuidad de Sergio Ramos. El marsellés consideraba primordial la permanencia del zaguero, valladar en su primer y exitoso periplo como técnico del Real Madrid y figura capital también en la conformación de su nuevo proyecto, en el que seguirá siendo el pilar de la zaga del trece veces rey de Europa junto a Raphael Varane, su compañero en el triplete de 'orejonas' abrochadas a la vera del preparador galo. «Durante los días de tormenta no he hablado con Zidane», apuntó el central este jueves en la rueda de prensa en la que confirmó su intención de agotar el contrato que expira en 2021, si bien dejó claro que sí puso al corriente al francés de la propuesta que tenía del fútbol asiático en su día.

«Tiene una pinta ilusionante, me suena bien», dijo el capitán del Real Madrid cuando se le interpeló por la remodelación que prepara Zidane para resucitar a un conjunto que cerró ante el Betis un curso paupérrimo. «Consiste en hacer un nuevo equipo, con gente que venga a reforzarlo. Necesitamos recuperar el hambre por ganar, la mía sigue intacta. Va a llegar gente con motivaciones nuevas. El fútbol son títulos y todos esperamos ver a un Madrid campeón», agregó el futbolista, uno de los que mejor conocen los planes de Zidane dentro del vestuario por su condición de capitán y por la sintonía especial que ambos tienen desde que compartiesen caseta en la última etapa de Zizou como futbolista.

Juntos jugaron una campaña, después de que Sergio Ramos se convirtiese en el primer fichaje español de Florentino Pérez, que le reclutó en 2005 tras pagar los 27 millones de euros estipulados en su claúsula de rescisión con el Sevilla.

Más información

Desde entonces ha sido un bastión de los éxitos del Real Madrid. Goleador en Lisboa, donde su tanto en el descuento abocó el duelo con el Atlético a una prórroga que permitió a los blancos alzar la 'décima', repitió como némesis de los rojiblancos en la final de Milán que significó la 'undécima'. Fue la primera 'orejona' que levantó como capitán tras la marcha de Iker Casillas. Luego llegarían las de Cardiff y Kiev para elevar a cuatro su cuenta de cetros continentales, a los que suma cuatro Mundiales de Clubes, tres Supercopas de Europa, cuatro Ligas, dos Copas del Rey y tres Supercopas de España conquistados en los más de 600 partidos que ha disputado portando la zamarra blanca, a los que suma dos Eurocopas y un Mundial con la selección española.

Un palmarés envidiable que se muestra deseoso de seguir engordando. «Yo me quiero retirar por la puerta grande, creo que lo merezco después de tantos años. Quizás retire a alguno de los chavales que vienen pisando fuerte», dijo este jueves el capitán del Real Madrid, que remarcó que no tiene voto en los fichajes que se acometerán. «El presidente no necesita consejos de un jugador. No depende de mí que se fiche a Hazard por ejemplo», sentenció.