Análisis

Un Madrid endeble antes del inicio del gran reto

Borja Mayoral, en una acción del Real Madrid-Levante ante Varane. /EP
Borja Mayoral, en una acción del Real Madrid-Levante ante Varane. / EP

El acierto de Benzema sujeta a un equipo que ha encajado en 30 de sus últimos 33 partidos oficiales y al que Zidane considera descompensado

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

El Real Madrid sigue invicto pero transmite algunas señales no muy positivas. Ante el Levante necesitó de doce remates a puerta para conseguir tres goles mientras que su rival con tres anotó dos. Y eso que Benzema sigue entonado de cara a gol, anotó dos tantos -lleva cuatro en cuatro encuentros- y ya acumula 19 en lo que va de 2019. Si marca otros tres en los meses que restan superará los 22, su mejor marca en un año natural (2011). «Merecimos ganar, pero tenemos que pensar en hacer 90 minutos buenos. Si somos buenos durante 45 minutos también podemos serlo durante 90. Tenemos que jugar mejor y durante más tiempo. Y lo sabemos», dijo Zinedine Zidane.

El acierto de cara a gol, viendo el rendimiento defensivo del equipo, se antoja vital. El equipo ha recibido algún gol en 30 de sus últimos 33 partidos oficiales. «No me preocupan los goles encajados, porque debemos mejorar y lo vamos a hacer. Yo sé que marcaremos más goles y seguro que encajaremos menos», vaticina Zidane. El técnico francés, que acabó con el debutante Militao junto a Varane en el centro de la zaga por las molestias de un Ramos que está sancionado para el miércoles en Champions, sabe que todos atrás deben mejorar su rendimiento. «En el descanso estábamos pensando en tener la portería a cero. A veces cuando la primera va tan bien hay que seguir la misma dinámica, pero hemos ido a menos. En los últimos 15 minutos teníamos que mantener la victoria, no podíamos perder puntos aquí otra vez», reconoció Thibaut Courtois.

Aunque algunos le achacan no haber salido en la acción del 3-2, el meta belga hizo una buena parada a Rubén Vezo en los últimos instantes del encuentro con los nervios de la grada a flor de piel. «Tenemos que saber manejar mejor los partidos», reconocía Lucas Vázquez en una afirmación similar a aquella de Zidane con el empate final ante el Valladolid sobre la necesidad de despejar. «Esta vez no pasó, aunque no me gusta lo de mandar el balón a tomar por saco, porque me gusta jugar, pero por una vez no pasa nada», explicó Zizou. «El Madrid terminó pidiendo la hora», consideró Paco López, técnico del Levante.

Casemiro, Pogba y los recambios

Zidane no ocultó que los últimos minutos evidenciaron problemas estructurales. «Miraba al banquillo y no veía soluciones para el centro del campo». Un mensaje claro para Florentino Pérez, al que había solicitado fichar a Paul Pogba desde que aceptó el reto de regresar al club en mitad de la campaña pasada tras el fiasco completado en Champions y Copa del Rey.

Zizou optó por dar descanso a Casemiro, quizá el único jugador sin un recambio claro y más con la lesión de Fede Valverde. «Estaba marcado por las circunstancias. Lo habéis visto. El partido cambió un poco con el cambio de dibujo. Se ha visto al final con Lucas que siempre quería subir y subir. Cuando miro al banquillo, es lo que hay. Tenemos que adaptarnos a lo que hay. No podemos estar contentos de nuestro juego en la segunda parte».

Emilio Butragueño salió a apagar el posible fuego sobre la importancia de Casemiro ante la falta de sustitutos como Pogba. «Case es un jugador importante, pero tenemos otros de gran nivel. Todos han estado en sus funciones más que notables. En su posición, no cabe duda de que es de los mejores del mundo, es importante para nosotros», dijo el director de Relaciones Institucionales del club.

Habrá que ver si en el Parque de los Príncipes, donde no se encontrará con un renacido Neymar (autor del gol clave en la prolongación de tijera el sábado) que está sancionado pero sí con Keylor Navas, en el once del Madrid también aparecen Hazard y Bale junto a Benzema y un renacido James, por momentos el mejor el sábado ante el Levante. «No tengo sentimientos de revancha contra el Madrid. Estoy tranquilo, viví momentos muy bonitos en el Madrid que son parte de mi carrera, pero ahora estoy en París y quiero hacer aquí lo mejor posible, con una afición que me recibió con gran cariño».

La 'exigencia' de Florentino

Es curioso que en la Asamblea de Socios del Real Madrid tuviera un recuerdo para el portero de las tres Champions consecutivas cuando explicaba a la masa madridista el esfuerzo hecho este verano en el mercado aunque no llegase el solicitado Pogba. «Este verano hemos hecho un gran esfuerzo para mejorar una plantilla ganadora, en la que está el actual Balón de Oro y FIFA The Best, Luka Modric. Hemos incorporado a seis nuevos jugadores, entre ellos Hazard, uno de los mejores del mundo, Jovic, Mendy, Militao, se ha reincorporado James Rodríguez y ha llegado Rodrygo. Y por último Areola, para sustituir a nuestro querido Keylor», afirmó.

El mandatario hizo un resumen particular de lo vivido en los últimos 365 días. «La pasada temporada no es la que deseábamos en lo que al fútbol se refiere. Este equipo venía de ganarlo todo, hasta lo que parecía imposible. Pero nos ha faltado la intensidad necesaria, fue un curso difícil, todos hemos hecho autocrítica porque tenemos que darle la vuelta a la situación. Desde esa autoexigencia hay que hacer la transformación necesaria. El reto es seguir ganando en un escenario cada vez más complejo. Hay que poner en valor lo que el equipo ha ganado este año, tener una perspectiva adecuada. También recuperar el hambre de triunfos tras un ciclo de 17 títulos en las últimas nueve temporadas. Es una de las grandes gestas de la historia del fútbol. Hemos sido campeones de Europa durante 1.099 días y llevamos 1.001 días como campeones del mundo», quiso insistir el presidente en la Asamblea de compromisarios.