Jornada 20

El Eibar respira ante un Espanyol que no levanta cabeza

Sergi Enrich celebra uno de los goles. / Efe

Sergi Enrich, De Blasis y Charles fueron los verdugos de un desconocido equipo catalán

EFEEIBAR

El Eibar de Mendilibar se coloca undécimo en la clasificación después de golear 3-0 a un Espanyol que sigue en plena crisis y que poco pudo hacer ante la superioridad de un equipo local que necesitaba volver a ganar después de que no lo hiciera desde octubre, cuando venció por idéntico resultado al Real Madrid en Ipurua.

El Eibar arrancó el partido con la intensidad que le caracteriza, con una presión alta y buscando los centros laterales que tanto le gustan, pero que bien había entrenado Rubí para contrarrestarlos.

Cote y Cucurella insistían por banda izquierda, pero se encontraban siempre bien tapados por la zaga espanyolista De hecho, tanto cubrían la banda izquierda, que la mayor ocasión de peligro llegó por la derecha , y que desbarató un inspirado Diego López a remate de Kike García.

El Eibar parecía fiel a su guión de crear ocasiones, achuchar al rival, pero no acertar, es decir, la misma tónica de las últimas semanas, en este caso ante un Espanyol que no encontraba la forma de salir de su campo con criterio.

En su primer cuarto, el partido estaba tan gélido como la climatología y la grada armera, que necesitaba algo más para sacar las manos de los bolsillos y aplaudir.

Enrich tuvo en sus botas el primero, en un clarísimo mano a mano que no supo definir y que Diego López envió a saque de esquina, pero poco menos de un minuto después, el propio Enrich se redimía de su error y anotaba el primero al aprovechar un rechace para poner un 1-0 que despertó por fin a la grada local.

El Espanyol se plantaba en otro partido y debía, eso sí, demostrar algo más de lo que había hecho hasta el momento si quería sacar algo de Ipurua. Y de hecho los de Rubí se vinieron arriba en los siguientes minutos poniendo en riesgo la victoria armera, aunque sin acierto.

Cierto es que esa efusividad no les duró demasiado tiempo, ya que los armeros volvieron a llevar muy pronto el partido al terreno que más les gusta, que no es otro que tener el balón.

De hecho, Diego López hubo de intervenir a disparo de De Blasis y de Enrich, que si bien no fueron peligrosos, mantenían al Eibar muy lejos de su propia área y con el marcador a favor. Así se llegó al descanso, con ventaja local y sensación de superioridad, pero con la incertidumbre del resultado.

3 Eibar

Riesgo, Rubén Peña, Arbilla, Bigas, Cote; De Blasis (Escalante, min. 82), Diop, Jordán, Cucurella; Enrich (Cardona, min. 86), Kike García (Charles, min. 77).

0 Espanyol

Diego López; Javi López, Naldo (Borja Iglesias, min. 60), Lluis, Didac Vila; Melendo (Piatti, min. 69), Roca, Víctor Sánchez (Hermoso, min. 62), Granero; Puado, Leo Baptistao.

goles:
1-0, min. 24, Enrich. 2-0, min. 51, De Blasis. 3-0, min. 84, Charles.
árbitro:
Martínez Munuera. Amonestó por el Eibar a Jordán, Enrich y por el Espanyol a Didac Vilá, Baptistao y Granero.
incidencias:
3592 espectadores en una gélida noche en Ipurua, la asistencia más baja de la temporada.

Leo Baptistao se encargó muy pronto de infundir el miedo en una jugada individual que acabó en córner, por suerte para los de Mendilibar.

Pero en esta ocasión, el Eibar no estaba dispuesto a dejar pasar otra oportunidad, y De Blasis, puso el segundo en el casillero del Eibar para desesperación de Rubí, y no sin la incertidumbre que provoca siempre el tener que esperar al VAR.

El Espanyol no encontraba la tecla hasta ese momento, y Riesgo era un mero espectador del partido en la segunda mitad. Los problemas seguían creciendo para Rubí, que veía cómo Naldo se lesionaba en una carrera con De Blasis a falta de media hora para el partido, circunstancia que aprovechó el técnico perico para dar entrada a Borja Iglesias con el fin de buscar al menos un punto en el feudo armero.

En cualquier caso, el choque seguía siendo un monólogo armero ante un desconocido Espanyol, si se le compara con el del primer tramo de Liga. No deja de ser significativo que, para cuando Rubí había realizado ya los tres cambios, Mendilibar aún no había movido el banquillo, consciente del buen partido de todos sus jugadores.

Pasada la media hora de la segunda mitad, Enrich tuvo el tercero en sus botas, pero llegó forzado al pase de De Blasis y su remate lo atajó sin problemas Diego López.

Pero tanto va el cántaro a la fuente, y tan flojo estaba el Espanyol, que el Eibar no perdonó y aumentó la ventaja por mediación de un Charles que enganchó una buena volea para batir por bajo a un importante Diego López. Los armeros sentenciaban así el partido y, a la vez que se liberaban de un gran peso, echaban más sal en la herida de un Espanyol que se desdibuja totalmente lejos de Cornellá.

 

Fotos