Jornada 19

El Atlético se agarra a Griezmann y al VAR

Griezmann trata de rematar el balón. / EFE

Un gol del francés, de penalti dudoso, permite a los rojiblancos derrotar al Levante en un gran partido en el que faltó el remate

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Los últimos partidos del Atlético tienen un nombre propio: Antoine Griezmann. El francés volvió a marcar y dar los tres puntos a su equipo en un encuentro en el que los rojiblancos debieron ganar por más diferencia y lo terminaron haciendo gracias a un penalti de los que en unos campos se pitan y en otros no.

A diferencia de otros días, el Atlético saltó al césped dispuesto a calentar el ambiente del Metropolitano –helado en lo climatológico- a base de fútbol. Se mostró ágil, rápido, con presión alta y metiendo en el área a un Levante que acostumbra a ser un equipo alegre, que deja muchos huecos –es el segundo conjunto que más goles recibe en la Liga- y que se siente cómodo en el intercambio de golpes. Pero sólo golpeaba el Atlético. A los 4 minutos una combinación entre Vitolo y Correa la culminó Griezmann con un remate sutil que se marchó pegado al palo de la portería de un Oier ya batido.

1 Atlético

Oblak, Arias, Savic (Giménez, min. 8), Godín, Juanfran, Rodri, Thomas, Koke, Vitolo (Kalinic, min. 76), Correa (Lemar, min. 71) y Griezmann.

0 Levante

Oier, Jason, Cabaco, Rober Pier, Chema (Coke, min. 46), Toño, Campaña, Vukcevic (Rochina, min 67), Bardhi, Morales y Roger (Borja Mayoral, min. 67).

gol.
1-0. min. 57, Griezmann, de penalti.
árbitro.
Prieto Iglesias (Colegio navarro). Amonestó Jaso, Cabaco y Campaña.
incidencias.
Partido correspondiente a la 19ª jornada de Liga disputado en el Wanda Metropolitano. 57.093 espectadores. Griezmann recibió el trofeo como mejor jugador de la Liga del mes de diciembre.

El Atlético llegaba sin parar al área del Levante y de nuevo con Vitolo como protagonista, que regaló un pase en profundidad a Koke, que definió como un delantero para poner el 1-0. Poco duró el gol en el marcador, porque el árbitro Prieto Iglesias, a instancias de González González desde el VAR, anuló el tanto por una falta de Rodrigo en el inicio de la jugada. Una alegría interruptus que dejó más helado al Metropolitano de lo que ya lo estaba por los 3 grados que había en la capital. La decisión del VAR también dejó frío al Atlético, que pareció poner el freno y tomarse un respiro que propició que el Levante creciera, pero sin llegar a la portería de Oblak.

Entonces el Atlético volvió a ponerse manos a la obra en busca del gol, pero esta vez monopolizando el juego por la banda derecha, donde un buen Arias y un notable Koke generaban una y otra vez centros al área que nadie era capaz de rematar. Alguno en la grada se acordaba del lesionado Diego Costa, los menos lo hacían de Kalinic, que parece haber perdido la confianza de Simeone y esperaba en el banquillo, y muchos de Álvaro Morata, cuyo fichaje está negociando el Atlético. Los rojiblancos firmaban unos minutos excelentes, lo hacían todo bien, multiplicaba sus llegadas, pero fallaba en lo que marca las diferencias en el fútbol. Y cuando no se hace uno se acuerda de un '9'.

Penalti dudoso

Nada cambió tras el descanso. El Atlético dominaba el balón y el juego y multiplicaba las llegadas. Y en una de esas llegó un penalti. Thomas se internó en el área y puso el balón al centro y Nikola Vukcevic tocó mientras caía en lo que era una mano tan clara como involuntaria. El árbitro dudó un segundo, pero señaló penalti. Desde el VAR se lo confirmaron o, al menos no quisieron llevarle la contraria, pero esas manos unas se pitan y otras no. Esta vez tocó sí y Griezmann no lo desaprovechó para hacer su noveno gol en Liga. El francés volvía a ser protagonista del Atlético.

Y si Griezmann siempre aparece en los últimos partidos –cinco encuentros consecutivos marcando- también tuvo su momento de protagonismo Jan Oblak, que en la única intervención que tuvo a los 70 minutos salvó a su equipo del empate tras un remate a bocajarro de Morales. Simeone movió ficha y Correa y Vitolo –que se llevó una ovación atronadora- dejaron su sitio a Lemar y Kalinic. El Atlético tenía todo bajo control, pero el resultado era justo y eso siempre es un peligro. El Levante se estiraba pero el Atlético generaba las ocasiones claras. Lemar, en dos ocasiones, y Thomas después rozaron el 2-0 que hubiera cerrado el partido, pero el equipo granota también tuvo una clara de Bardhi que sacó Godín. Ahora sí era un intercambio de golpes en el que tan cómodo se siente el Levante, pero tenía el marcador en contra.

La falta de acierto y los nervios provocaron que el Atlético sufriera más de lo necesario por lo visto en el campo, pero cuando no se aprovechan las ocasiones que se generan, pasan estas cosas. Dicho esto, tres puntos para un Atlético que sigue en la pelea.

 

Fotos