Jornada 4

El Madrid choca contra Unai Simón

Unai Simón detiene una de las ocasiones del Real Madrid / EFE

El joven portero fue el salvador del Athletic, que acusó su esfuerzo en la primera parte pero resistió ante un equipo que reaccionó con carácter

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

El Real Madrid chocó contra Unai Simón, pero por un gol del suplente Isco y por su reacción con carácter consiguió sumar un punto en un duelo muy exigente en el siempre complicado San Mamés, en su primera prueba de fuego en la Liga, contra un Athletic que acusó el enorme esfuerzo realizado en el período inicial, en el que tuvo a los blancos contra las cuerdas en la recta final previa al descanso pero no aprovechó su momento. El Madrid se sobrepuso al marcador en contra y a la intensidad del Athletic y fue capaz de sacar un empate, que se hubiese convertido en victoria si no llega a ser por las fantásticas intervenciones de Unai Simón, salvador de su equipo hasta en cuatro grandes oportunidades de gol del equipo de Julen Lopetegui. Las manos salvadoras del joven portero del Athletic impidieron que el Madrid saliese triunfante de La Catedral, donde los blancos fueron sometidos a un enorme examen físico y de aguante del que salieron en parte airosos, aunque les faltó más gol y les sobró Unai Simón.

1 Athletic Club

Unai Simón, De Marcos, Yeray, Iñigo Martínez, Yuri, Dani García, Beñat (Mikel Rico, min. 81), Susaeta, Raúl García, Muniain (Capa, min. 54) y Williams (San José, min. 75).

1 Real Madrid

Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Modric (Isco, min. 61), Kroos, Ceballos (Casemiro, min. 46), Asensio, Benzema y Bale (Lucas Vázquez, min. 75).

árbitro
González González (Castilla y León). Tarjetas amarillas a Yeray, Dani García, Capa, Yuri, Beñat, Carvajal y Lucas Vázquez y Unai Simón.
goles
1-0: min. 32, Muniain. 1-1: min. 63, Isco.
incidencias
Partido correspondiente a la 4ª jornada de Liga, disputado en San Mamés.

Al igual que el autor del empate fue suplente, Lopetegui dio descanso a Casemiro en la primera parte y el Madrid lo acusó, sobre todo después de que el Athletic y los blancos fuesen desarbolados al en los últimos minutos del primer tiempo. Con el tanto de Muniain el Real Madrid quedó tocado y se evidenció todo el desorden del conjunto de Lopetegui hasta el descanso. En ese gol que remachó casi en la línea el jugador navarro después de que Williams diese el último toque, volvió a quedar retratado Marcelo, que quiso adornarse en La Catedral con toques técnicos pero falló de nuevo a la hora de defender.

Así lo pagó el Madrid en esa jugada de ataque del Athletic por la banda derecha, después de que el Madrid hubiese tenido oportunidad de adelantarse sólo tres minutos antes. Unai Simón realizó entonces un primer gran paradón a mano cambiada a disparo de Asensio, que volvió a jugar por la banda derecha del ataque, quedándose Bale en la izquierda, aunque esta vez con menos protagonismo y punch del galés, hasta que desde la diestra dio la asistencia del empate a Isco.

En la ofensiva madridista, frente a los marcajes individuales ordenados por Eduardo Berizzo, quien ofrecía más chispa era Benzema entre líneas, porque el Athletic dejaba muchos espacios. Sin embargo, el Real Madrid no sacó partido del momento del delantero francés y el Athletic no sólo resistió, sino que pasó a tomar el mando del encuentro, jugando directo y valiente, como había reclamado en la previa su entrenador. También saltó al campo valiente el Real Madrid con esa sorprendente alineación con Ceballos en el once en lugar de Casemiro e Isco en el banquillo. La presión, sacrificio defensivo y empuje del Athletic anuló el juego de los blancos, tanto cuando tenían posesión como cuando tenían posibilidad de contragolpe. Además, no sólo el Athletic pasó a dominar en la recta final previa al intermedio, sino que llegaba con bastante peligro.

En uno de esos ataques veloces y precisos de los de Berizzo se adelantó el Athletic y los blancos se desencajaron, pero el conjunto bilbaíno no aprovechó su oportunidad para matar a un rival muy tocado anímicamente, desarbolado entonces por momentos. Al contrario. Si no llega a ser por Unai Simón hubiera llegado la igualada a un gran disparo lejano de Modric que pegó en un defensa. Sin embargo, para afrontar la segunda parte Lopetegui recurrió por fin a Casemiro y el Real Madrid fue otro, beneficiado además por el bajón físico del Athletic y porque el partido comenzó a calentarse, con Raúl García participando en un par de broncas. Los parones beneficiaron entonces a los blancos y el choque se rompió de forma definitiva, sin centro del campo, con el Madrid desatado y con el Athletic con muchísimas dificultades para sujetar al adversario.

El encuentro estaba para Isco, que sólo dos minutos después de salir al campo y, libre de marca, cabeceó para poner el empate y relanzar a los madridistas, desbocados entonces en busca de la remontada. Entre medias de ese tanto Unai Simón volvió a salvar otro par de goles: a Sergio Ramos en el minuto 59 y a Asensio en el 68. Y antes debió retirarse lesionado Muniain, que había sido una auténtica amenaza para los blancos, y no sólo por su diana, y el Madrid se sintió sin él bastante más liberado. No por lesión, sino por decisión táctica, Lopetegui decidió sin embargo prescindir también de Bale, quien parecía intocable en este Real Madrid de nuevo tridente ofensivo en el que el galés, sin Cristiano Ronaldo, se había disparado con tantos, pases de gol y entrega. Al igual que Benzema, aunque el francés no tuvo contundencia ante uno de sus rivales preferidos, que resistió defensivamente e impidió más ocasiones visitantes.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos