Octavos | Vuelta

El primer terremoto del VAR en la Champions

Damir Skomina viendo el vídeo durante el PSG-Manchester United. /EP
Damir Skomina viendo el vídeo durante el PSG-Manchester United. / EP

Neymar está furioso por la decisión de «cuatro tipos que no saben nada de fútbol», mientras que la Roma se siente «robada» ante el Oporto

JEREMY TALBOTParís

Neymar está furioso porque el VAR, el famoso asistente de vídeo al arbitraje que aterrizó en la Champions en octavos, jugó el miércoles un papel crucial en la eliminación del PSG ante el Manchester United, al igual que en el desenlace de la eliminatoria que el Oporto ganó a la Roma. «Es una vergüenza. Ponen a cuatro tipos que no saben nada de fútbol para ver un tiro en cámara lenta por televisión... ¿Cómo va a cometer mano si está de espaldas?», preguntó el brasileño en Instagram, dando altavoz a una polémica que continuaba este jueves.

¿Es sancionable el brazo separado del cuerpo de Presnel Kimpembe, que salta de espaldas tras un disparo de Diogo Dalot? «Pitar un penalti por mano es muy complicado, se presta al debate. Es 50-50%», señaló tras el partido el entrenador del PSG, Thomas Tuchel, que confirmó seguir siendo a pesar de todo «un gran defensor del VAR».

En Inglaterra el punto de vista cambia. «Los parisinos están furiosos pero sólo pueden culparse a ellos mismos por no aprovechar su oportunidad», señaló este jueves 'The Times'. «El penalti acordado por mano es una decisión que parece coherente pero que parece dura para algunos», añadió 'The Guardian'.

Peter Walton, antiguo árbitro de la Premier League, defendió en el 'Times' una decisión «muy importante, determinante, tomada con razón por el asistente de vídeo», opinión que no comparten otras glorias del fútbol. «Me da igual lo que digan los árbitros, simplemente no hay mano, el reglamento no vale», señaló en la televisión británica Rio Ferdinand.

Michael Owen, su antiguo compañero en el Manchester United y en la selección inglesa, compartió su punto de vista. «Para mí no es penalti ni en un millón de años», dijo. Para el Balón de Oro en 2001 el debate sobre el VAR, introducido en Champions esta temporada en octavos, no se apagará nunca: «Lo que se ve con el VAR es que todos los antiguos futbolistas pensamos que no hay penalti, pero cada árbitro piensa que sí. Es un abismo entre los dos; es lo que me preocupa».

«Cansado de tonterías»

Los árbitros, acusados de interpretar mal las imágenes, seguirán siendo la diana de los vencidos, como muestra la salida de tono del presidente de la Roma la noche del miércoles. «El año pasado reclamamos el VAR en Liga de Campeones porque nos engañaron en semifinales y esta noche, que teníamos el VAR, nos han vuelto a robar. Patrik Schick fue derribado claramente en el área, el VAR lo ha mostrado, y no ha pasado nada. Estoy cansado de estas tonterías, abandono», señaló James Pallotta en la cuenta de Twitter del club.

Los 'giallorossi', eliminados en la prórroga con un penalti señalado tras un agarrón (en el minuto 117), reclaman la misma sentencia por un contacto entre Moussa Marega y Schick en el área del Oporto (en el minuto 121). La prensa italiana se mostró indignada este jueves. «Un robo», tituló 'Tuttosport', «Una vergüenza», lanzó el 'Corriere dello Sport'.

«El Oporto en cuartos gracias a la tele (que ignoró un fuera de juego). Los árbitros asistentes olvidaron un penali que habría clasificado a los giallorossi», aseguró el segundo diario, añadiendo que «el árbitro y el VAR eliminaron a la Roma».

En Portugal el uso del VAR también dio que hablar, pero en el otro sentido. «El VAR salva al Dragón», tituló el diario popular 'Correio da Manhã', único que destaca en portada la nueva herramienta tecnológica. «Bendita noche en la que el VAR ha detectado un penalti poco visible en el terreno pero bien real», señaló el director del diario deportivo 'A Bola', Vitor Serpa.