Fútbol

Polémica sexista por la Supercopa de Italia en Arabia Saudí

Matteo Salvini, ministro del Interior italiano. /EFE
Matteo Salvini, ministro del Interior italiano. / EFE

Las mujeres no podrán asistir al partido entre la Juventus y el Milan si no van a compañadas de un hombre y Matteo Salvini afirma que «es triste y asqueroso»

COLPISA/AFPRoma

La organización de la Supercopa de Italia en Arabia Saudí, un partido al que las mujeres no podrán asistir si no van acompañadas de un hombre, ha provocado una gran polémica en el país transalpino, en la que ha entrado incluso el propio gobierno. La Liga de Fútbol Italiana publicó el miércoles por la noche las condiciones de venta de las entradas para asistir a la 'Supercoppa italiana' que disputarán la Juventus y el Milan el día 16 del presente mes en Yeda.

Las 'tifose', las aficionadas italianas, descubrieron entonces que podrían asistir al partido pero sólo a una zona de las gradas reservadas a las familias, es decir, que estarían acompañadas por un hombre. La polémica se desató de inmediato, provocando un aluvión de críticas. «Que la Supercopa de Italia se juegue en un país islámico donde las mujeres no pueden ir al estadio si no están acompañadas por un hombre es triste y asqueroso. Yo no veré el partido», declaró este jueves Matteo Salvini, ministro del Interior, jefe de la Liga (partido de extrema derecha) y reconocido hincha del Milan. «Expreso mi rechazo más contundente» a la decisión de la Lega de fútbol italiana, indicó por su parte el secretario de Estado de Igualdad, Vincenzo Spadafora. «Es inadmisible que el fútbol italiano haga ver que no se da cuenta de esta evidente discriminación», añadió Spadafora en un comunicado.

El presidente de la Serie A, Gaetano Micciche, trató de esquivar la polémica dando la vuelta a la situación y destacando que la presencia de mujeres en el King Abdullah City Stadium será «una novedad histórica». «La Historia recordará que fue nuestra Supercopa la primera competición internacional a la que las mujeres saudíes pudieron asistir al estadio», defendió.

El país del Golfo introdujo algunas reformas que permitieron a las mujeres asistir por primera vez a un estadio de fútbol en enero de 2018, pero sólo a zonas reservadas para las familias y no a las gradas reservadas exclusivamente para los hombres.

Fútbol en favor de los derechos civiles

Pese a todo, son muchas las voces en Italia que piden que el encuentro no se celebre en Arabia Saudí: «La Federación de Fútbol debe bloquear inmediatamente esta vergüenza absoluta y decidir el traslado de la Supercopa a un país en el que no se discrimine a nuestras mujeres», declaró por su parte la diputada y jefa del partido de extrema derecha Fratelli d'Italia, Giorgia Meloni.

La izquierda también solicitó la intervención de la Federación. «Es necesario que el fútbol emita una señal fuerte en el frente de los derechos civiles», reaccionó el senador del Partido Demócrata (PD, centro-izquierda), Ernesto Magorno.

«Yo lo advertí hace más de dos meses sobre una Supercopa en Arabia Saudí. Hoy no puedo más que unirme a todos aquellos que expresas su preocupación. Quien ama el fútbol, rechaza todas las barreras culturales. ¡Siempre!», declaró por su parte el exsecretario de Estado para el Deporte Luca Lotti (PD).

El diputado del partido LeU (Libres y Unidos, izquierda radical), Nicola Fratoiani, reclamó incluso que la televisión pública RAI se niegue a transmitir el encuentro.

Amnistía Internacional ya reclamó a finales de octubre a Juventus y Milan que boicotearan esta final tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y por la degradación de los derechos humanos en el rico reinado.

 

Fotos