Fútbol

La grave lesión de Asensio complica los planes del Real Madrid

Marco Asensio abandonó el partido en camilla. / Foto: Erik S. Lesser (Efe) | Vídeo: Atlas

El balear, que tiene roto el ligamento cruzado anterior y el menisco externo de su rodilla izquierda, dice adiós a gran parte de la temporada, lo que obliga al club a replantearse las altas y bajas de la plantilla

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Marco Asensio dice adiós a gran parte de la temporada. Las pruebas realizadas por los servicios médicos del Real Madrid confirmaron los peores pronósticos al determinar que el balear sufre una rotura del ligamento cruzado anterior y del menisco externo de su rodilla izquierda que le obligará a pasar por el quirófano en los próximos días. Estará de baja entre seis y nueve meses, lo que complica los planes del Real Madrid, que tendrá que replantearse su hoja de ruta en el capítulo de entradas y salidas con la pérdida de un futbolista importante para Zinedine Zidane.

El internacional español no olvidará el encuentro ante el Arsenal disputado en el FedExField de Landover (Maryland, Estados Unidos), correspondiente a la International Champions Cup. El mallorquín, que saltó al inicio de la segunda parte y estaba completando un gran partido con un gol y un remate al palo incluidos, vio cómo en el minuto 64 se venían abajo su anhelos de redención tras un curso para olvidar.

Unas pocas jugadas le habían bastado para dejar patente su gran estado de forma, que ya había asombrado a sus compañeros y cuerpo técnico cuando lideró el test de Cooper con el que el nuevo preparador físico de los blancos, Grégory Dupont, examinó la condición de la plantilla durante el 'stage' en Montreal. Primero soltó un zurdazo que besó la madera recordando el latigazo con el que dio un golpe encima de la mesa ante el Sevilla en aquella Supercopa de Europa de 2016 disputada en Trondheim o los misiles que le endosó al Barça en la Supercopa de España de 2017. Y luego aprovechó un gran pase de Marcelo para poner las tablas en el marcador ante los 'gunners' para un Real Madrid que se había sobrepuesto a la tempranera expulsión de Nacho a base de tesón y buen fútbol.

Comandados por varios integrantes de la vieja guardia denostados el pasado curso que dieron muestras de haber hecho borrón y cuenta nueva, los blancos, que habían recortado distancias por mediación del 'indultado' Bale en una acción en la que el galés se benefició de un rechace tras un gran gesto técnico de Asensio, equilibraron el marcador a lomos de un resucitado Marcelo que hizo del carril zurdo la principal vía de amenaza de los pupilos de Zidane, cuya sala de máquinas, conformada por unos también rehabilitados Modric y Kroos, dotó de sentido y armonía al ataque del Real Madrid.

Lució asimismo Courtois, capital en sendos mano a mano para evitar el tercer tanto de un Arsenal que salió mejor al duelo y cuya elevada presión comprometió a la zaga blanca, con fallos graves en la salida de balón. Una mácula que no empañó el buen tono general del equipo, menos rodado que su adversario pero capaz de competir con brío.

Dudas en la 'operación salida'

Todo ello quedó ensombrecido sin embargo cuando Marco Asensio, en una acción fortuita, se echó al suelo con evidentes gestos de dolor. Su desolación hizo cundir las alarmas. Retirado en camilla, con las manos en la cara, las lágrimas del zurdo preludiaban una lesión de gran alcance que finalmente quedaba refrendada este miércoles. No volverá a jugar hasta bien entrado 2020 y en el peor de los casos su regreso se postergará hasta la recta final de la campaña en la que confiaba en recuperar el terreno perdido en el decepcionante curso 2018-2019, que saldó con sólo seis goles en 44 partidos y la sensación de oportunidad desaprovechada cuando había recibido los galones de titular tras la marcha de Cristiano Ronaldo.

Más información

Fue con el propósito de volver a lucir el dinamismo y verticalidad de antaño que Asensio renunció a participar en el Europeo sub-21, una decisión que le valió no pocas críticas. Quería estar en plenitud de condiciones a fin de pelear por un puesto en la banda derecha y completar un tridente en el que parecen fijos Eden Hazard y Karim Benzema. Los primeros ensayos vaticinaban un horizonte alentador para el extremo, que partió como titular ante el Bayern y salió también por delante de Vinicius frente al Arsenal. Pero el gravísimo percance sufrido, similar al que cambió la carrera de Jesé en 2014, le mantendrá muchos meses en el dique seco en un año que soñaba con culminar en la Eurocopa.

Una lesión que sacude además la planificación del club, que cavila la conveniencia de frenar alguna de las operaciones en marcha para aligerar el plantel. Aunque Zidane ya dejó claro que no hay vuelta atrás con Bale pese a su buena actuación frente al Arsenal, la baja de larga duración de Asensio podría abortar una eventual salida de Lucas Vázquez o revertir la situación de James Rodríguez cuando su periplo blanco tocaba a su fin definitivo. Aun sin descartar que se acometa un refuerzo imprevisto, el hueco que se abre en el costado derecho da más opciones de ser titular a Vinicius y podría impulsar también al brasileño Rodrygo Goes o el japonés Takefusha Kubo que parecían destinados al Castilla ante el 'overbooking' en el frente de ataque, aunque esto último dependerá de que el uruguayo Fede Valverde reciba la nacionalidad española para liberar una plaza en el cupo de extranjeros.