Cristiano Ronaldo, condenado a 23 meses de cárcel y 18,8 millones: «Todo perfecto»

Cristiano, a su llegada al juicio. / Reuters

El futbolista acudió al juicio a refrendar el pacto al que llegó con la Fiscalía y con Hacienda

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

51 minutos. Ese fue el tiempo que Cristiano Ronaldo necesitó para poner fin al juicio por defraudar a Hacienda. Para poder rubricar el acuerdo al que había llegado (23 meses de prisión, el pago de 18,8 millones de euros y una multa de 360.000 euros -que abonará durante 48 meses a razón de 250 euros diarios-), tuvo que volar desde Turín, donde el lunes jugó fallando su primer penalti con la Juventus, y completar un 'paseíllo' de 35 escalones desde la calle hasta la puerta del juzgado, después de que la Audiencia Provincial de Madrid desestimara el lunes la petición del exfutbolista del Real Madrid de acceder desde el garaje para evitar a su llegada el recorrido ante la prensa.

Cristiano, a su llegada al juicio.
Cristiano, a su llegada al juicio. / Rodrigo Errasti Mendiguren

Su llegada, pese al frío en la capital, se esperaba con gran expectación, y a la Audiencia Provincial acudieron decenas de medios de comunicación (en torno a 200 periodistas), además de muchos curiosos que querían ver a Cristiano Ronaldo y algún aficionado madridista con objetos (no solo camisetas) para que el portugués las firmase.

El futbolista portugués, que apareció en la Audiencia Provincial a las 09:35 horas en una furgoneta negra, llegó muy sonriente, con gafas de sol oscuras, vestido de negro (americana de doble botonadura con un jersey) y acompañado por su pareja, Georgina Rodríguez, que iba embutida en un conjunto negro con botas de cuero y un abrigo burdeos junto a su abogado, el exmagistrado José Antonio Choclán, así como escoltado por dos miembros de la Policía Nacional.

Más información

Cristiano Ronaldo, que llevaba gafas de sol a pesar de la mañana gris, se mostró sonriente, firmó algunos autógrafos e incluso ha aceptado con buen tono que alguno de los presentes le haya dicho un simpático 'aúpa Atleti', mientras cerca algún periodista hacía una encuesta a los curiosos, a los que preguntaba si el luso era 'la Lola Flores del siglo XXI'.

Entre esos que desafiaron al frío para acudir a la llegada de Cristiano había un hombre con una pancarta en la que se podía leer: «Se dice Cristiano, pero no lo es' y por la parte de atrás '¡Juego sucio, mal Cristiano. Más tienes, menos pagas!».

El cuadro que firmó Cristiano a un aficionado.
El cuadro que firmó Cristiano a un aficionado. / Rodrigo Errasti Mendiguren

El futbolista de la Juventus salió de la Audiencia Provincial en el barrio madrileño de La Vaguada a las 10:25 horas, 51 minutos después de que llegara a su cita. Firmó la conformidad con Hacienda frente a los tres magistrados de la sala: José Luis Sánchez Trujillano (presidente), Ramiro Ventura Facci y Elena Martín Sanz. Cuando bajaba por las 35 escaleras de acceso fue preguntado que si todo estaba bien y el portugués contestó con un corto: «Todo bien, claro, hombre», con el dedo pulgar al aire. Antes de subirse en una furgoneta negra con los cristales tintados, tuvo tiempo para firmar un cuadro de conmemoración de la 'octava' con la plantilla de la temporada 1999-2000 a uno de los aficionados que le esperaban y alguna camiseta del Real Madrid y de Portugal. «Ya está, ya está», soltó cuando algún periodista le preguntó si añoraba al club blanco..

Cristiano Ronaldo acudió al juicio, en el que aceptó ser condenado a dos años de prisión y al pago 18,8 millones de euros en virtud del pacto al que llegó con la Fiscalía y con Hacienda, por el que reconoció haber cometido cuatro delitos fiscales entre 2011 y 2014.

Cristiano Ronaldo, que no llegó a coincidir con Xabi Alonso, terminó así con el juicio, en el que aceptó ser condenado a casi dos años de prisión y al pago 18,8 millones de euros, en virtud del pacto al que llegó con la Fiscalía y con Hacienda, por el que reconoció haber cometido cuatro delitos fiscales entre 2011 y 2014. El ahora jugador de la Juventus (que el 6 de agosto ya había adelantado 13 de esos millones que debía a Hacienda cuando su abogado cerró el trato con la Agencia Tributaria y la Fiscalía mientras que el resto los depositó la semana pasada) aceptó los hechos que se le imputaban después de la lectura del acuerdo de conformidad, por lo que la vista oral fue una mera formalidad que duró unos minutos.

Hay que recordar que la Fiscalía cifró en un primer momento en 14,7 millones de euros el fraude tributario llevado a cabo por el delantero de la Juventus, aunque tras el acuerdo con el portugués lo rebajó a 5,7 millones de euros que le han supuesto casi 19 millones entre intereses y multas. Cristiano Ronaldo cierra así este proceso en España pero tiene pendiente una investigación en un juzgado de Clark, en el estado de Nevada (Estados Unidos), ya que Kathryn Mayorga le acusa de haberla violado en junio de 2009 en un hotel en Las Vegas, unas semanas antes de llegar al Real Madrid.

Enorme expectación ante la llegada de Cristiano.
Enorme expectación ante la llegada de Cristiano. / Rodrigo Errasti Mendiguren

Imagen desafortunada

Por último, y para más inri, Cristiano no tuvo una idea mejor que colgar por la tarde una imagen suya haciéndose un selfie en su avión privado cuando regresaba a Turín. Una imagen muy desafortunada el mismo día que un compañero de profesión -Emiliano Sala- desaparecía en aguas del canal de la Mancha cuando viajaba de Nantes a Cardiff a conocer los integrantes de su nuevo equipo. Las críticas al estro portugués en las redes sociales no se hicieron esperar.

 

Fotos