Temporada 2018-2019

La Bundesliga lucha contra la decadencia

Robert Lewandowski sigue siendo el gran referente del Bayern. /Óscar del Pozo (Afp)
Robert Lewandowski sigue siendo el gran referente del Bayern. / Óscar del Pozo (Afp)

El Bayern aspira a conquistar su séptimo título consecutivo en un campeonato cada vez menos competitivo

COLPISA / AFPBERLÍN

La Bundesliga está preocupada. Comentaristas y expertos insisten en dos retos pendientes: cómo evitar un séptimo título consecutivo del Bayern y cómo detener la paulatina decadencia del fútbol alemán, humillado en el Mundial de Rusia y en caída libre en las competiciones europeas.

Como marca la tradición, el vigente campeón abrirá el telón este viernes, en casa, ante el Hoffenheim, tercero la pasada temporada y clasificado para la Liga de Campeones. Entre el resto de partidos de la primera jornada destaca el Borussia Dortmund-Leipzig.

El Schalke, segundo tras los bávaros la pasada temporada, viajará el sábado a Wolfsburgo sin dos de los artífices del éxito del curso pasado; Leon Goretzka, fichado por el Bayern, y Max Meyer, rumbo al Crystal Palace.

Para el Bayern y su nuevo técnico, Niko Kovac, lograr el título de la Bundesliga es lo mínimo para aprobar el curso, y un segundo puesto se vería como un fracaso. «Los que esperan que el Bayern se vaya a relajar se van a decepcionar», avisó el dirigente bávaro Karl-Heinz Rummenigge: «En nuestro ADN no está el gen que provoca la sensación de falta de hambre».

Interrogantes

Los dirigentes y aficionados del Bayern tienen el punto de mira más allá de las fronteras de Alemania. El objetivo no es otro de conquistar la Liga de Campeones, un trofeo que se les escapa desde 2013. El equipo está construido con ese objetivo, pero mientras que los grandes de Europa están inmersos en una carrera desenfrenada de refuerzos, el mercado deja interrogantes en Múnich.

El chileno Arturo Vidal se fue el Barcelona, el brasileño Douglas Costa a la Juve, y el traspaso del central Jerome Boateng al PSG es aún posible. Pero las llegadas no han sido de ese calibre: los jóvenes Goretzka y Serge Gnabry (regreso tras préstamo al Hoffenheim) aún no han demostrado su valía al máximo nivel. El luso Renato Sanches no despegó en su cesión al Swansea, y el canadiense de 17 años Alphonso Davies es sólo una promesa.

Los campeones de Alemania renovaron por una temporada al dúo Ribéry-Robben (35 y 34 años), solventes sobre el césped, pero expuestos a las repetitivas lesiones, y con una edad que puede pasarles factura con dos partidos a la semana.

Algunos se preguntan si la escasa oposición que encuentra el Bayern en Alemania es suficiente para preparar sus compromisos europeos. La eliminación de la 'Mannschaft' en la fase de grupos del Mundial de Rusia traumatizó al país, pero sobre todo puso de relieve un fenómeno perceptible a nivel de clubes las últimas temporadas: el fútbol alemán ya no es competitivo.

Éxodo de talentos

A excepción del Bayern, los resultados de los equipos alemanes en competiciones europeas están en caída libre. Ello se acentúa por el éxodo de talentos hacia el extranjero que se produce en cada mercado de fichajes. La única estrella del Mundial que llegó a Alemania es el belga Axel Witsel (del Tianjin Quanjian al Dortmund por 20 millones de euros).

Dos campeones del mundo de perfil bajo, Corentin Tolisso en el Bayern y Benjamin Pavard en el Stuttgart darán lustre al campeonato. La estricta normativa que impide a los clubes alemanes caer en manos de inversores millonarios les impide competir de igual a igual con los potentes clubes españoles e ingleses a la hora de acometer fichajes

Contenido Patrocinado

Fotos