https://static.leonoticias.com/www/menu/img/deportes-cultural-desktop.png

Víctor Cea no es entrenador para la Cultural

El técnico agota su crédito en 15 jornadas, el equipo vive en 'zombilandia' y solo la directiva mantiene a un entrenador inadaptado al proyecto

Víctor Cea no es entrenador para la Cultural
J. CALVOLeón

Víctor Cea no es entrenador para la Cultural y Deportiva Leonesa. No hay otra realidad. Al técnico se le ha agotado el crédito, el recorrido y, lo que es peor, las ideas.

Quince jornadas han sido suficiente para hundir en lo más profundo su idea del fútbol, su revolucionaria forma de entender este deporte, su empeño en hacer una tesis doctoral antes, durante y después de cada partido.

La crónica de Rubén Fariñas

Su apuesta deportiva podría llegar a ser prometedora, ciertamente, pero no en este escenario, ni en este equipo. Entrenar por líneas, conjugar el once inicial en un sesudo debate técnico entre un enorme equipo técnico, su idea de reconvertir centrales y laterales o su empeño en desequilibrar el equipo cambiando de funciones a jugadores muy específicos, dan como resultado el fracaso.

Cea no es el entrenador de la Cultural en este proyecto, quizá lo fuera en otro, de menos talla, pero no sirve para el actual. Y esa es una certeza avalada por el juego y los resultados. La realidad, a la que el propio interesado no es ajeno, es que la situación le supera.

A Cea le ha abandonado el equipo. Las quejas de los jugadores se extienden fuera del terreno del partido dominical: se entrena poco y mal. Poco y mal, remarcan. Mal asunto cuando el plantel carga contra su responsable con ese doble argumento.

El resultado del 'error Cea' es lo que ocurre cada jornada: decepción tras decepción, ni una chispa de ilusión, juego pobre, malos resultados, deprimente marcha en la liga... La lista se haría interminable porque la Cultural, el equipo, es 'zombilandia', un mundo donde nadie sabe por dónde caminar.

Perdida la conexión con el vestuario Cea tiene un segundo y grave problema: no conecta con la grada. Es difícil hacer perder la ilusión a 7.000 seguidores, pero él lo está consiguiendo.

Cuestión de empeño, día a día, torpeza tras torpeza, la hinchada ha ido alejándose del entrenador hasta dejarlo en su isla, junto a su botella de agua y su nutrido grupo de ayudantes.

Perdido, sin argumentos visibles, con todo en contra, al entrenador de la Cultural sólo le queda el sustento de la propia directiva, a la que amenaza con aferrarse hasta llevarla al fondo del precipicio.

Cea no es el entrenador de este proyecto. Cierto que el equipo está a un partido de la promoción, tan cierto como que se encuentra a uno de hundirse en lo más profundo de la clasificación.

Superado por los acontecimientos debería el propio entrenador asumir que su propuesta no es para la Cultural. Quizá en otro momento, en otro espacio y con otro equipo, sería acertada. Hoy no lo es.

A estas alturas sólo queda conocer hasta dónde dejará la directiva que avance la gangrena antes de amputar el miembro. La otra opción es seguir encendiendo velas a La Virgen del Camino y esperar un milagro.

 

Fotos