https://static.leonoticias.com/www/menu/img/deportes-cultural-desktop.png

Malas compañías en la Cultural

La entidad, en pleno rearme deportivo, asume el desgaste de llevar a Mario Conde a su palco en un evidente síntoma de debilidad institucional | Conde, que ha entrado en cuatro ocasiones en prisión, aparece en la lista de Hacienda en el 'top' de deudores como personas físicas con 12,3 millones

Mario Conde, conversa con una sonrisa este miércoles en el palco del Reino de León./Peio
Mario Conde, conversa con una sonrisa este miércoles en el palco del Reino de León. / Peio
J. Calvo
J. CALVOLeón

Camisa blanca con el cuello por encima de la chaqueta, pelo engominado, y un collar de conchas sobre la piel morena que acompaña a quien disfruta del ocio veraniego de forma placentera.

Es Mario Conde, el mismo que se hizo millonario con Antibióticos, el mismo que llevo a Banesto a ser un referente en el terreno financiero antes de dinamitar la propia entidad financiera, el mismo que ha estado en cuatro ocasiones en prisión porque, entre otras virtudes, protagonizó el que fue considerado el mayor escándalo financiero de los años 90.

No está el escudo de la Cultural y Deportiva Leonesa para verse acompañado por malas compañías, menos por Mario Conde, un tipo formidable como conversador y afable a más no poder, un encantador de serpientes que hoy se encarama en lo más alto del listado oficial de deudores a la Agencia Tributaria como personas físicas.

No se asusten, Mario Conde, recibido con alfombra roja en el palco del Reino de León, hoy debe más de doce millones de euros a la Agencia Tributaria (12.376.159,38 exactamente).

Aspire, cuyo nombre se entiende inmaculado, no se merece este tipo de compañías -ni tan siquiera en el palco- por mucha gomina que lleve en el pelo. No es de recibo. Antes que Conde cualquiera de los aficionados del equipo leonés merecería, al menos, el mismo trato (palco, catering y risas incluidas).

Llevar a Mario Conde al palco es una pésima idea, una pésima imagen y un pésimo mensaje. Quizá la cárcel le haya redimido en lo personal, no en sus deudas, pero sus antecedentes -también los deportivos- son de tal calibre que su presencia contamina el buen nombre de la Cultural.

Mario Conde no es bien recibido en el palco del Reino de León más cuando sus antecedentes en el mundo del fútbol le ligan a los grupos inversores de Luis Oliver, conocido por sus andanzas en el Betis, Córdoba o Cartagena.

Aspire sabrá lo que le conviene, eso es seguro, pero parece claro que si busca compañía la de Mario Conde no es, ni de lejos, la mejor (Hacienda lo sabe bien).