Tour de Francia

Pinot conquista el Tourmalet y Alaphilippe se luce

Thibaut Pinot, vencedor en el Tourmalet./Afp
Thibaut Pinot, vencedor en el Tourmalet. / Afp

El francés del Groupama gana en la mítica cumbre, mientras que Thomas se aleja a dos minutos del maillot amarillo, que fue segundo

PABLO MELIÁNTourmalet

El francés Thibaut Pinot (Groupama) venció este sábado en la 14ª etapa del Tour de Francia, que acabó en la mítica cima del Tourmalet, tras la que su compatriota Julian Alaphilippe se afianzó como líder de la carrera tras cruzar la meta segundo. «Desde el comienzo del Tour, pensaba en esta etapa. La quería. El Tourmalet es mítico y estoy contento. Tenía la rabia (tras perder tiempo en Saint-Etienne)», reconoció Pinot, para alegría de su presidente Emmanuel Macron, espectador de honor de la jornada.

En la primera gran etapa pirenaica, los grandes damnificados, que cedieron tiempo en el ascenso final al Tourmalet, fueron el británico Geraint Thomas, ganador del Tour el año pasado, el español Enric Mas y el colombiano Nairo Quintana, que cedió en la meta más de tres minutos tras no poder seguir a los mejores en los últimos diez kilómetros. Thomas, cuyo equipo no dominó como ha hecho habitualmente en el último lustro, se descolgó a falta de un kilómetro, dejándose una treintena de segundos, mientras que Rigoberto Urán perdió la conexión unos metros antes, pero fue capaz de superar al galés.

En el Día Nacional de Colombia sí cumplió con las expectativas el compañero de Thomas en el Ineos, Egan Bernal, que recuperó el maillot blanco que Mas le arrebató en la crono del viernes. Entró quinto por detrás del alemán Emanuel Buchmann y del holandés Steven Kruijswijk, cuarto y tercero. Mikel Landa fue sexto. «Ayer (por el viernes) fue una de las peores jornadas de mi carrera. Hoy me sentía mucho mejor. La subida fue muy dura y lo mejor era aguantar entre los mejores estando delante», analizó Bernal.

La victoria se jugó en los últimos 250 metros y Pinot fue el que mejor jugó sus bazas con un ataque pleno de potencia, incapaz de seguir para los otros elegidos. En la general Alaphilippe tiene ahora 2:02 de ventaja sobre Thomas, 2:14 con Kruijswijk y 3:00 con Bernal. Urán es séptimo (4:24), Alejandro Valverde noveno (5:27) y Enric Mas, que empezó el día cuarto, cayó al décimo puesto (5:38).

«Espero que rompa la maldición y gane el Tour», le dijo en meta Macron a Alaphilippe acerca de los 34 años que han pasado desde que Bernard Hinault fuera el último francés en ganar el Tour, logrando con 1985 su quinta corona.

Movistar, trabajo sin premio

Quintana perdió su plaza en el 'top 10' y es 14º a más de siete minutos. «Está claro que no fue un buen día, el cuerpo no me respondió», señaló, añadiendo que ahora trabajará para Landa y Valverde. Antes, en una etapa corta, se había formado nada más salir de Tarbes una primera escapada con 17 miembros, entre ellos nombres importantes como Vincenzo Nibali, Peter Sagan, Tim Wellens o Sergio Henao. El grupeto atacó la primera dificultad del día, un clásico de los Pirineos como el Col du Soulor, con 11,9 km al 7,8%, que sirvió para que Wellens reforzara su liderato de la montaña al coronar en primer lugar por delante de Nibali.

Por detrás el pelotón reducía diferencias, con el Movistar tirando a un fuerte ritmo, gracias al español Marc Soler y al costarricense Andrey Amador. En la parte delantera, en los casi 20 kilómetros de ascensión al Tourmalet, tres franceses intentaron la gesta individual; Romain Sicard, Elie Gespert y Warren Barguil.

Entre los hombres importantes, el francés Romain Bardet se descolgó desde el principio de la etapa, mientras que el británico Adam Yates, a pesar de los esfuerzos de su gemelo Simon, tampoco era capaz de aguantar el ritmo del Movistar.

Ineos, con cinco ciclistas en el grupo de importantes, se conformaba con seguir el ritmo del equipo español, cuyo trabajo no tuvo frutos tras el inesperado hundimiento de Quintana. Pinot, a golpe de clase, se quitó a lo grande la 'rabia' del tiempo que perdió en la etapa de los abanicos.