Orlen Wisla Plock, el equipo que creció de la mano de Manolo Cadenas

Manolo Cadenas, durante un partido en el Palacio de los Deportes./Peio García
Manolo Cadenas, durante un partido en el Palacio de los Deportes. / Peio García

En sus tres temporadas al frente del equipo, entre 2013-16, el técnico de Valdevimbre superó, en todas ellas la fase de grupo, venciendo en su pista a los más poderosos rivales como FC Barcelona o Flensburg alemán

FERNANDO PÉREZ SOTOLeón

El Orlen Wisla Plock polaco, rival del Abanca Ademar en la Liga de Campeones, al que recibe el sábado en León, consolidó su despegue hacia la elite de la mano del técnico Manolo Cadenas, que imprimió el sello personal que ya le había permitido que los ademaristas también se ganaran el respeto europeo durante sus años de máximo esplendor.

El actual seleccionador argentino, que dirige al Meshkov Brest bielorruso, llevó al equipo de su tierra del descenso de categoría -luego repescado por la vía administrativa- a ganar títulos europeos e incluso una Liga ASOBAL, e intentó repetir la misma fórmula durante tres temporadas en el conjunto polaco, siempre a la sombra del poderoso Kielce de Talant Dujshevaev.

Después de vivir su segunda etapa, efímera y de tan solo una temporada, cortada de raíz por los graves problemas económicos que atravesó el Ademar y que a punto estuvieron de suponer su desaparición, Cadenas emprendió su primera experiencia fuera del balonmano español precisamente en el Wisla Plock.

Con la máxima confianza de un presidente intentó empezar un proyecto ambicioso que le permitiera, aspirar a discutir la supremacía en su país y labrarse un nombre en el panorama continental.

Cadenas, como gran conocedor del mercado, tal y como había demostrado durante años en Ademar descubriendo jóvenes talentos, reclutó jugadores en crecimiento entre ellos el guardameta internacional español Rodrigo Corrales -actualmente en el PSG francés-, el serbio Nemanja Zelenovic, el rumano Emil Racotea, el ruso Dmitry Zhitnikov o el portugués Tiago Rocha.

En sus tres temporadas al frente del equipo, entre 2013-16, el técnico de Valdevimbre superó, en todas ellas la fase de grupo, venciendo en su pista a los más poderosos rivales como FC Barcelona, Flensburg alemán y siendo eliminado en la eliminatoria a doble partido por rivales que le superaban ampliamente en presupuesto, casos de Vezsprem húngaro o Vardar macedonio, éste en dos ocasiones.

La singularidad del club polaco, con numerosos cambios en la presidencia, acabaron conllevando la salida de Cadenas de la dirección del equipo, que además compaginó, durante un ciclo olímpico, con la selección española a la que el entrenador leonés llevó al subcampeonato de Europa y a lograr una medalla de bronce también en la cita continental, junto con un cuarto lugar en el mundial.

Tras la marcha de Cadenas, el Orlen Wisla Plock continuó participando en la Liga de Campeones, pero en las dos últimas temporadas no logró clasificarse dentro de su grupo, ocupando en ambos casos una de las dos últimas posiciones.

De hecho, en la actual campaña, el conjunto polaco ha perdido un escalón con respecto a su anterior estatus continental, lo que le hizo quedarse fuera de los grupos A y B, donde habitualmente se encuentran los equipos con una mayor puntuación deportiva y económica, lo que le ha llevado a bajar un escalón y encontrarse con el Abanca Ademar.

El sábado, en el palacio municipal de deportes de León se encontrarán dos de las «obras» realizadas durante su extensa etapa en los banquillos de Cadenas, una culminada con los títulos y la otra incompleta y que, de la mano de otro técnico español, Xavi Sabaté, pretende subirse al tren europeo de los más poderosos.

De momento, el Wisla Plock camina con paso firme en el grupo D, después de vencer en sus tres primeros encuentros al Wacker Thun suizo, Elverum noruego y el Cocks finlandés, para visitar, por primera vez, el palacio municipal de deportes leonés en busca de mantener su condición de invicto.

 

Fotos