Liga Asobal

Cadenas: «Mi cima deportiva no es ir a Tokio 2020, es volver a entrenar al Abanca Ademar»

Manolo Cadenas, durante su primer entrenamiento de la pretemporada con el Abanca Ademar. / I. Santos

El técnico de Valdevimbre afronta con ilusión su tercera etapa en el Abanca Ademar con una petición expresa a la directiva: un pivote y un primera línea para «ser lo más competitivos posible»

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Sin apenas tiempo para saborear el éxito, recapacitar y cambiar el chip, Manolo Cadenas ya se ha vestido de corto. El técnico de Valdevimbre, apenas 30 horas después de lograr el oro con Argentina en los Juegos Panamericanos de Lima (Perú) y sacar el billete para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, ha dirigido su primera sesión con el Abanca Ademar.

Llega feliz y pletórico, no solo por ganar con los 'Gladiadores', sino por estar de vuelta en casa. Reconoce que estar en los Juegos Olímpicos es algo que tendrá que asimilar «poco a poco» y es algo que le satisface, aunque nunca fue una «prioridad» en su vida deportiva.

Rechaza la idea de haber alcanzado la cima de su carrera como entrenador con el éxito con Argentina ya que, asegura, su cima es «entrenar toda la vida a balonmano y hacerlo en el Abanca Ademar, así que sí, estoy en la cima ahora mismo».

Acerca del torneo en Lima, Cadenas asegura que es una «experiencia única» con una selección «con otra filosofía y muy pasión». «Todo nos ha salido fenomenal, el transcurso de la competición nos ha ayudado y hemos aprovechado la coyuntura», resalta.

Un pivote y un primera línea para «ser más competitivos»

Después de tomar un avión en Lima a las 10:30 horas en horario peruano y llegar a León a las 9:00 horas de este miércoles, Cadenas no ha dudado en dirigir su primer entrenamiento en cuanto ha podido: «No me ha costado nada».

El leonés inicia así su tercera etapa en el banquillo marista, con un proyecto joven y que le ilusiona para pelear por ser el mejor de los mortales, sólo por detrás del Barça, al que quiere dar guerra en los torneos cortos y dar una buena imagen en la Copa EHF.

Esta vuelta a casa no es tal para Cadenas, que tiene la sensación de «haber estado aquí siempre, no de haber estado fuera, porque todo es muy familiar». Ese Palacio al que hizo soñar tantas y tantas veces volvía a acogerle con un equipo al que ve «bien», pero al que quedan retoques por hacer.

El Abanca Ademar sigue en el mercado, y es que Cadenas ha pedido dos refuerzos a la directiva: un pivote que defienda y un primera línea más. «Vamos a intentarlo. Sabemos que estamos casi en números rojos, pero tenemos que reforzarnos para ser lo más competitivos posible», señala.

Patotsky y Feutchmann cuentan con el beneplácito de Cadenas

Y es que Cadenas y su espíritu ganador y competitivo ya se notan en unos entrenamientos en los que va a tratar de «componer el equipo de forma rápida» para, en exactamente un mes, debutar en Liga Asobal ante Bidasoa.

En esa plantilla estará Patotsky, aunque Cadenas asegura que intentó hacer un cambio en esa demarcación: «Mi filosofía es traer jugadores jóvenes con presente y aún más futuro, pero había un compromiso con él». También destaca la valía de Feutchmann, que rindió a gran nivel con Chile en los Juegos Panamericanos, pero reconoce que es lateral y no central, posición para el que lo ha fichado el Abanca Ademar. «Nos podrá ayudar un poco en esa posición, pero destaca como lateral».

La tercera etapa de Manolo Cadenas en su casa, en León, ha arrancado con sus señas de identidad: intensidad, garra y competitividad. El de Valdevimbre quiere volver a llevar a lo más alto posible al equipo de su tierra y, sin descanso, se ha puesto manos a la obra