'La Casa Imaginaria', con leonoticias entre bambalinas

Albert Monserrat, tenor que interpreta al protagonista de esta obra. / N. Brandón

Leonoticias se cuela en los preparativos previos al estreno mundial de esta obra, en la que el elenco de actores y músicos ultiman detalles antes de presentar este espectáculo al público leonés y a la crítica

S.FENÁNDEZ León

Carreras, prisas, retoques de última horas y sobre todo muchos nervios instantes antes de que comienzo el estreno mundial de la Opera 'La Casa Imaginaria'. El Auditorio de León ha sido el lugar elegido para presentar esta obra que cuenta con la Orquesta del Centro Superior de Katarina Gurska de Madrid y sus 42 músicos.

Antes de que se suba el telón, multitud de gente trabaja para que todo salga según lo previsto. Han sido largos meses de ensayos, composiciones y diseños que se traducen en casi dos horas de espectáculo. El objetivo es encajar esta obra en un contexto actual. «La ópera va a tener la historia de problemas que tienen muchos de los espectadores, personas que están pasando problemas económicos, artistas que no han conseguido que su obra tenga reconocimiento, el público se va a sentir muy identificado con lo que va escuchar y ver», afirma Ramón Criado, director artístico de esta obra.

Toca afinar instrumentos, calentar voces y ultimar los detalles de vestuario antes de que el público leonés sea testigo, en primicia, de esta composición en la que se mezcla un elenco de artes escénicas. «Hay que respetar mucho cada uno de las parcelas, aquí todos han tenido una oportunidad de defender su parcela, todo lo hemos consultado para que fuera una idea colectiva», comenta el director artístico

Las careras por los habitáculos del Auditorio son constantes, nada puede salir mal. Albert Monserrat es el tenor que interpreta al protagonista de esta obra, Bruno. Antes de salir a escena se encierra en su camerino y sigue unas pautas de preparación como cada vez que este tenor se presenta ante el gran público, pero esta vez con una excepción, la presión de saber que en breves instantes se subirá a las tablas de este auditorio para descubrir a los leoneses y a la crítica esta nueva opera.

La puesta en escena es uno de los pilares básicos de esta obra y en ella cobra protagonismo Javier de Benito, el escultor de esta obra. «Tienes que empatizar con el protagonista para crear esa melancolía que sea capaz de llegar al público», comenta este joven escultor madrileño.

Antes de que llegue el gran momento toca desear mucha suerte a todos y concentrarse para salir hacer lo que mejor saben, emocionar a un auditorio con todas las localidades ocupadas.

Contenido Patrocinado

Fotos