Gastrohistorias

El primer postre con chocolate

Portada de 'Art de la Cuina', recetario de Fra Roger, ca. 1731-1734./Centre d'estudis gastronòmics Menorca.
Portada de 'Art de la Cuina', recetario de Fra Roger, ca. 1731-1734. / Centre d'estudis gastronòmics Menorca.

La receta de repostería chocolatera más antigua que conocemos en España es una crema, escrita por el franciscano menorquín Francesc Roger en torno a 1731

Ana Vega Pérez de Arlucea
ANA VEGA PÉREZ DE ARLUCEAMadrid

Francesc Roger Gomila (1706-1766) habría pasado desapercibido para la historia de no ser porque un día se le ocurrió apuntar sus recetas de cocina. Nacido en Mahón (Menorca), Francesc eligió la vida monacal y profesó como fraile franciscano en el convento de San Diego de Alaior, pasando en 1731 al de San Francisco de Ciudadela y repartiendo el resto de su vida contemplativa entre ambas instituciones. Además de predicador y guardián, Fra Roger fue cocinero, al menos durante la época en la que decidió anotar las recetas que más solía usar en los fogones: la colección de estas fórmulas se conoce ahora como 'Art de la Cuina' (arte de la cocina) y es una de las obras más importantes de la antigua gastronomía conventual en España.

Con un simpático fraile repartiendo sopa en portada, el libro está atribuido a «fray Francesc Roger religioso de obediencia de N. S. P. S. Francesc morador en el Real Convento de Ciadadela», a pesar de que la copia existente no se debe directamente a sus manos sino a la de dos copistas. El manuscrito, cedido a finales del siglo XIX al medievalista Antonio Rubió y Lluch, acabó siendo donado a la Biblioteca de Cataluña y, por fin, conocido por el gran público en 1993 gracias a una reedición. La obra de Fra Roger es el recetario menorquín más antiguo, da pistas sobre el origen mahonés de —valga la redundancia— la mahonesa y además es una de los pocos libros de cocina escritos en España entre 1611 y mediados del siglo XVIII, período del que se conocen muy pocos.

En concreto, es el primero en el que se habla del chocolate como ingrediente en repostería. El cacao era conocido desde la conquista de México y el chocolate a la taza desde finales del siglo XVI, pero a pesar de su extrema popularidad los usos que se le daban no iban más allá de su consumo como bebida, ya fuera dulce y espesa o más ligera y helada. Fue pues Fra Roger el pionero en documentar su utilización en un postre, en concreto en una crema similar a unas natillas chocolateadas y tostadas:

Altra crema de xacolate (otra crema, de chocolate) Art de la Cuina, Fra Roger, s. XVIII

Para hacer esta crema de chocolate, se obra de esta manera: tomarás media docena de huevos y tres pastillas de chocolate, que fundirás en un poco de leche al fuego. Fundido, lo batirás con los huevos, azúcar, y un dinero [cantidad que se podía comprar por un diner, moneda catalana de muy poco valor] de almidón.

Estando batido, lo pondrás en una cazuela. Sazónalo bien de leche y azúcar, ponlo en el fuego con un poco de corteza de limón y remuévelo siempre, continuamente.

Así el batido hubiere espesado un poco, lo verterás dentro de un plato plano, a enfriar; ya frío, pondrás al fuego una tapadera de hierro; y cubrirás el batido con un poco de azúcar y canela, para luego posar la tapadera sobre la crema, que la socarre un poco. Y sírvelo frío.

 

Fotos