Rosalía, Lady Gaga, Beyoncé y Taylor Swift desaparecen de las carátulas de sus discos

Algunas de las portadas recogidas en la web iraní Melovaz./
Algunas de las portadas recogidas en la web iraní Melovaz.

Una web de música en 'streaming' iraní elimina a todas las cantantes de sus propias portadas, síntoma de las restricciones a la libre expresión de las mujeres, recogidas en la ley islámica

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZMadrid

Cientos de fans furiosos han alzado la voz en Twitter este miércoles al enterarse de que la web iraní de música en 'streaming' Melovaz ha retocado digitalmente las portadas de sus cantantes femeninas favoritas, haciendo que estas mujeres desaparezcan por completo de las carátulas de sus propios discos y 'singles'. Rosalía, Lady Gaga, Beyoncé, Taylor Swift, Lana del Rey o Billie Eilish son algunas de las perjudicadas.

«Si os aburrís podéis echarle un vistazo a esta web de 'streaming' de Irán en la que han censurado todas las portadas en las que aparece una mujer como si ni siquiera existieran», ha escrito el usuario @IzzRaifHarz en su cuenta de Twitter, uno de los primeros en advertir la censura del portal iraní y correr la voz. «Busca a tu cantante favorita y observa cómo han cambiado completamente sus carátulas», ha añadido.

La web, que tiene un formato parecido al de la empresa sueca Spotify, se presenta como un portal «que ha estado tratando de proporcionar un entorno ideal y adecuado para aquellos interesados en publicar obras exclusivas y de alta calidad que se presentan por primera vez en Irán» y cuyo objetivo es «crear un referente especializado para la música de las Naciones Unidas»; pero parece que en este «entorno ideal» las mujeres no tienen cabida.

Un simple vistazo a la página de inicio lo confirma, todos los discos y 'playlists' que hay promocionados en portada son de hombres, mientras que si alguno de ellos ha hecho una colaboración con una mujer, a ella se la ha eliminado. Este ha sido el caso de Bruno Mars, que se ha quedado a dos velas en su single 'Please me', donde originalmente aparece Cardi B; o de Bradley Cooper, que en la imagen de la banda sonora de 'A Star is Born' ya no mira a Lady Gaga sino a una sinuosa nebulosa gris.

Algunas de las portadas de los discos retocadas por el portal Melovaz. De arriba a abajo: el álbum 'Ginger', de Brockhampton; el single 'Please me', de Bruno Mars y Cardi B; la banda sonora 'A Star is Born', con Bradley Cooper y Lady Gaga; la banda sonora de 'Homecoming', con Beyoncé; El single 'Yo por ti tu por mi', de Ozuna y Rosalía; 'When we all fall asleep' de Billie Eilish; y 'Lover', de Taylor Swift.
Algunas de las portadas de los discos retocadas por el portal Melovaz. De arriba a abajo: el álbum 'Ginger', de Brockhampton; el single 'Please me', de Bruno Mars y Cardi B; la banda sonora 'A Star is Born', con Bradley Cooper y Lady Gaga; la banda sonora de 'Homecoming', con Beyoncé; El single 'Yo por ti tu por mi', de Ozuna y Rosalía; 'When we all fall asleep' de Billie Eilish; y 'Lover', de Taylor Swift.

Estos retoques, algunos de ellos poco sutiles y bastante chapuceros, dejan entrever la gran discriminación que siguen sufriendo las mujeres en Irán, especialmente en el mundo de la música. A partir de la Revolución de 1979, a las cantantes se les impusieron duras restricciones recogidas en la ley islámica, y los clérigos conservadores siguen manteniendo la creencia de que las voces femeninas tienen el potencial de provocar una excitación inmoral, sensual o cinética.

Una de las primeras artistas en manifestarse al respecto ha sido la rapera Iggy Azalea, que se ha burlado de la ocurrencia con un punzante tuit. «Es bastante irónico que hagan esto, porque en todas mis canciones hay una referencia a las vaginas, así que no tengo muy claro quién ha ganado», ha publicado en su perfil.

Pero las mujeres no han sido las únicas en esfumarse. En la portada del álbum 'Ginger', de Brockhampton, aparecían dos hombres abrazándose que en el portal de Melovaz no aparecen, un hecho que no sorprende dado que en Irán la homosexualidad es un delito que está penado con la muerte, o con 74 latigazos en caso de que las personas que cometan sodomía sean menores de edad.