Un 'huérfano' Festival de Órgano dará música y un emocionado recuerdo a la Catedral de León

El órgano de la Catedral de León. / R.Fariñas

La XXXVI edición de este certamen internacional espera superar los 25.000 asistentes que registró en 2018 y contará con una subvención de 55.000 euros del Ayuntamiento y la Junta

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

En memoria de Adolfo Gutiérrez Viejo y Jean Guillou. Un motivo más que suficiente para que la emoción rebose, más si cabe, cuando la melodía del viento metal choque contra el cristal y la luz celestial de las vidrieras.

El XXXVI Festival Internacional de Órgano Catedral de León nace huérfano, sin su fundador, fallecido en este año, y sin el responsable de la confección sonora del nuevo instrumento. Por ello, el director del Fiocle pretende que los conciertos que salpiquen del 16 de septiembre al 25 de octubre a la Pulchra Leonina sean en recuerdo a estas dos figuras.

El coro de la Catedral de León ha sido el ilustre escenario de la presentación de una nueva edición, donde su vicedeán ha apuntado que el órgano, el coro y la escolanía «han enriquecido a la Pulchra Leonina» y han hecho de la Catedral «un gran concierto de arte, belleza y armonía».

El apoyo institucional ha hecho posible que el Festival de Órgano se consolide y goce de buena salud. Desde el Ayuntamiento de León, José Antonio Diez señalaba que 25.000 personas acuden a esta cita anual y reafirmaba el «compromiso de la ciudad» con su instrumento con una partida de 35.000 euros, y valoraba la donación de las partituras «como un lingote más para la cultura musical de la Catedral». A ello hay que sumar los 20.000 euros aportados por la Junta de Castilla y León, que como aclaraba la jefa del Servicio de Cultura y Turismo, Amelia Beaín, para un festival que es «referente en la comunidad y reconocido internacionalmente».

Samuel Rubio ha desgranado el programa de esta edición, donde músivos provenientes de todo el mundo se citarán en León para rendir homenaje a Gutiérrez Viejo y Jean Guillou.

Programación del Festival

La primera cita será una escucha desnuda y sobrio de las músicas de réquiem. Será Schola Antiqua, con su refutado director Juan Carlos Asensio.

El órgano toma protagonismo en la segunda jornada, con las manos de Francisco Amaya, Javier Artigas, Miguel Bernal y Adalberto Martínez Soleasa, en recuerdo a Adolfo G.Viejo; y los franceses Jean-Baptiste Monnot y Mathias Lecomte.

Otros nombres que acudirán al festival serán: Sara Kim (Australia), Zsigmond Szathmáry (Hungría), Olivier Latry (Paris), Winfred Boenig (Colonia), Óscar Candendo (San Sebastián), Raul Prieto (San Diego), Hampus Lidwal (Suecia), Giampaolo di Rosa (Italia) y el leonés Miguel Ángel Viñuela, en la iglesia de Santa Marina la Real.

En total serán 15 actuaciones de organistas, grupos de cámara y solistas instrumentales, lo que supondrá la presencia de un elenco de élite internacional, titulares de grandes cátedras europeas de órgano como París o Colonia.

Además, se estrenarán tres obras de órgano, encargo del Festival, y que serán depositadas en el Archivo de la Catedral de León, legado cultural para futuras generaciones.

Otras actividades que se celebrarán esos días serán la presencia del Ensemble de Cuerdas de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, la grabación de todos los conciertos y una amplia respuesta a la utilización de medios para su difusión.

Su director reconocía que llegar a la 36 edición ha requerido «tiempo, esfuerzo de muchas personas y, desde luego, mucha dedicación; aunque su mayor fortaleza ha sido la perseverancia».

Rubio también ha aclarado que la ausencia de patrocinio por parte de la Diputación de León, que retiró la subvención hace un par de ediciones, ha privado al festival de poder recorrer los órganos históricos de la provincia. Además, invitaba a las instituciones a detenerse en la reflexión «de lo que esta actividad puede llegar a suponer para el futuro de la ciudad». Y, finalmente, agradecía a la Asociación de Amigos del Órgano Catedral de León que haya hecho posible este encuentro con la música.