Ferreiro demuestra en Palencia que 'el equilibrio es imposible' cuando él está sobre el escenario

Iván Ferrerio, durante su actuación en el Palencia Sonora./Antonio Quintero
Iván Ferrerio, durante su actuación en el Palencia Sonora. / Antonio Quintero

El cantante gallego deslumbra en un Palencia Sonora que la cantautora jienense Zahara se encargó de abrir

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

Cuando él está sobre el escenario, el equilibrio es imposible. La balanza se inclina de su lado y son pocos los capaces de hacerle sombra con un micrófono en la mano. Y es que una carrera como la de Iván Ferreiro, con triunfos en grupo y en solitario, son complicadas de ver en un panorama musical como el actual, convertido en un campo lleno de flores de un día. Eso lo sabían aquellos que fueron ayer al Palencia Sonora y solo había que observar sus caras durante el concierto para corroborarlo, porque las sonrisas de satisfacción que se reflejaron en los rostros de la gente cuando sonó 'Turnedo' para rematar la actuación dejaban bien claro que, por mucho frío que hiciese y por muy real que fuera aquello de 'el doctor me recomienda que no me quite mi abrigo', cuando este hombre se sube a un escenario, los presentes se olvidan hasta del termómetro – que ayer rondaba los 11 grados y muchos iban en mangas de camisa–.

Ayer fue un gran día para muchos de los que se pasaron por el parque del Sotillo y no solo por poder ver a Ferreiro en directo. Llegó ese momento en el que, tras un buen tiempo de búsqueda por el armario, los amantes de los conciertos se reencontraron con ella: con la camisa de los festivales, con esa prenda única, casi mágica, que acompaña a todo festivalero de junio a septiembre. Los estampados salieron del armario para recibir al Palencia Sonora y, por ende, al inicio de los festivales de verano. Pero el que aún no ha llegado es el verano y muchos se tuvieron que conformar con lucir esa mítica camisa bajo una rebequita, que no tendrá el mismo carisma pero se hizo indispensable para soportar la fresca palentina, que fue cogiendo calor cuando Zahara salió al escenario para inaugurar una jornada que se prolongó hasta altas horas de la noche, cuando la rebequita ya parecía poca cosa y hasta la luna pedía abrigo.

El parque del Sotillo se fue llenando poco a poco, mientras la dulce voz de Zahara se apoderaba del ambiente. Abrir un festival es complicado y la jienense tuvo que ver como arrancaba su actuación cuando solo unas decenas de personas estaban bajo el escenario. Pero el recinto se fue llenando y cuando sonó 'Caída Libre' el parque ya bailaba al unísono. Entonces llegó el momento más esperado por sus fans, en su última canción. Zahara sacó finalmente la cubertería más cara y dio de comer a los presentes lo que habían venido a buscar: emociones fuertes de la mano de 'Hoy la bestia cena en casa'. Palencia entera sacó las garras mientras la cantante mostraba su lado más felino y susurraba al micrófono eso de «miau, miau, miau suena en mi cabeza. Tus palabras están huecas» en una canción que para nada está hueca y que se ha convertido en un himno contra los vientres de alquiler.

Escuchar a Zahara fue una excelente forma de abrir boca para lo que estaba por venir, que era mucho. De hecho, lo que vino inmediatamente después fueron los Mucho, un grupo que ha permitido al que escribe estas líneas hacer uno de los chistes más malos que recuerda y, además, sirvió como aperitivo del concierto de Iván Ferreiro.

El de Pontevedra arrancó su actuación con 'Casa, ahora vivo aquí' para continuar con 'Tupolev' y seguir con 'Toda la verdad'. No solo teníamos frío los de abajo y Ferreiro salió al escenario con un abrigo que le cubría hasta las rodillas, pero él también fue entrando poco a poco en calor y al tercer tema se lo quitó.

Uno de los grandes momentos de la noche llegó a las 22:33 horas. Ferreiro se sentó y comenzó a tocar el órgano mientras cantaba 'Extrema pobreza' una de sus canciones más reconocibles, que se ha convertido en todo un fenómeno viral gracias a un videoclip en el que se le ve envejecer en 3 minutos y 57 segundos. Su música ha sido capaz de envejecer mucho mejor que él en ese videoclip y para ponerlo de manifiesto tocó acto seguido 'Fecha caducada', que lanzó con Los Piratas en 1997.

Y después de que los nostálgicos se dieran el gustazo de recordar los tiempos pasados, Zahara salió al escenario y se puso a cantar junto a Ferreiro 'El pensamiento circular', una canción que, por sí misma, hizo que mereciera la pena pasar un poco de frío para inaugurar la temporada festivalera con esa camisa que, por fin, ha salido del fondo del armario para recibir a un Palencia Sonora que vivirá hoy su segundo día en el Sotillo después de las actuaciones de ayer de, entre otros, Zahara, Iván Ferreiro, Viva Suecia y Roosevelt. Ya saben, si se pasan por el festival, no olviden el sayo que aún no es 40 de mayo.