El Low Festival 2016 cierra con 75.000 asistentes

Pucho, cantante de Vetusta Morla./
Pucho, cantante de Vetusta Morla.

El festival de Benidorm se consolida como uno de los más importantes de España y es el único, junto al Primavera Sound, que ha colgado el cartel de 'No hay billetes'

JULIO MARÍN (EFE)BENiDORM

El Low Festival 2016 ha cerrado esta madrugada sus puertas con la vista puesta ya en la próxima edición y sabiendo que será realmente muy difícil superar las cifras de este año.

Aunque hasta dentro de unos días no se conocerá la repercusión económica que habrá tenido en la ciudad, no hay duda de que el que ya se ha convertido en el primer evento de Benidorm se encuentra por derecho propio entre los punteros del país. Un dato lo avala: en este 2016 sólo el Primavera Sound y el Low han conseguido colgar el cartel de 'sold out'. Algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Alrededor de 75.000 asistentes han pasado por los cuatro escenarios del festival a lo largo de los tres días del mismo, sin contar los más de 2.500 que acudieron a la fiesta previa del jueves en la playa de Levante de Benidorm. El Low Festival baja el telón al mismo tiempo que aumenta su prestigio, ganado a base de mucho trabajo, esfuerzo y dedicación. Además tiene a su favor la comodidad de un recinto, la ciudad deportiva Guillermo Amor, en el que los desplazamientos entre escenarios no suponen largos trayectos y, por lo tanto, las pérdidas de tiempo son escasas.

Han sido muchos detalles los que han conseguido que el certamen obtenga la excelencia. Por ejemplo, una organización que ha sabido evitar largas colas y esperas y que en general ha logrado ofrecer un buen servicio en las barras. Algo que el público exige, agradece y luego recompensa. Pero es que además el Low Festival se ha hecho con un público fiel que -mucho tendrían que cambiar las cosas- garantiza que los próximos años el éxito será similar.

Vetusta Morla, entregados

Ayudan mucho los carteles que cada edición se trabaja la organización, muy completos y variados en cuanto a los estilos. Y el de este año ha vuelto a estar a la altura, cumpliendo sobradamente las expectativas de los "lowers" con bandas y grupos que se han entregado por completo. Y eso es lo que ha ocurrido también en la última noche con los platos estelares. Veinte minutos antes de la medianoche, los madrileños Vetusta Morla hacían su aparición en el que ha sido su último concierto festivalero de este año. Varios miles de seguidores esperaban en el escenario Budweiser y los de Tres Cantos no decepcionaron.

Antes, los granadinos de 091, ya habían calentado a los presentes que llevaban casi veinte años sin verles por los escenarios. En 2016 se han vuelto a unir para una única gira nacional. Una ocasión que no había que perderse. The Kooks, el grupo liderado por Luke Pritchard, entró en escena a las dos de la mañana. La banda de Brighton, identificable por su sonido indie-pop, escogió canciones de sus últimos trabajos y cumplió delante de sus incondicionales. Ochoymedio DJs, en el escenario Ron Matusalem, y The Basements, en el Jägermusic, ponían el punto final a las seis de la mañana en una ciudad que ya se prepara para el show que el DJ francés David Ghetta ofrecerá en el mismo lugar el próximo sábado 6 de agosto.