Joseba del Carmen: «Las decisiones deben tomarse con el corazón y no con la cabeza»

Joseba del Carmen en la presentación de su libro/R.C.
Joseba del Carmen en la presentación de su libro / R.C.

El 'coach' y asesor del golfista Jon Rahm, presenta su primer libro 'El éxito es un juego'

ALAIN MATEOSMadrid

Exasesor del cuerpo técnico del Deportivo Alavés, 'coach' mental del futbolista del Espanyol, Marc Roca, y desde hace cuatro años del golfista Jon Rahm. Es el currículo de Joseba del Carmen (Vitoria, 1967). Un exertzaina de la Unidad de Desactivación de Explosivos (UEDE) que se dedica al apoyo psicológico de los deportistas de élite y presenta ahora su primera novela 'El éxito es un juego' (Planeta). Una grave lesión en la cadera hace una década y dos años de soledad en el monte supusieron un vuelco en la vida de un hombre que empezó a ver la felicidad con otros ojos. «Yo pensaba que todo el mundo tenía que hacer lo que yo quería para ser feliz. No me soportaba a mí mismo, estaba todo el día enfadado y no aceptaba consejos de nadie. Hasta que me pregunte si el culpable era yo. Entonces decidí intentar ser felíz solo por el mero hecho de nacer y despertar cada día», explica.

Todo comenzó en 1997. Del Carmen era ertzaina y entró en este departamento tan complicado -desactivar bombas- donde permaneció hasta 2011. El cuerpo le comunicó que no podía ejercer su trabajo debido a la lesión sufrida en la cadera. En ese periplo, vivió los «peores años» del terrorismo de ETA. «Yo quería ser el mejor en mi trabajo y me convertí en el mejor terrorista para ser el mejor desactivador. Solo a través de integrar ambas partes puedes desarrollar bien tu trabajo. Hay que conocer los dos polos para luego escoger bien», añade. El 'coach' explica que su madre lo pasó «mal». Su hijo lo tenía claro. «Voy a disfrutar de mi trabajo, no se si volveré o no», repetía como 'leitmotiv' vital. La experiencia personal que vivió en 14 años le marcaría el futuro. «He recogido trozos humanos y he tenido que acompañar a las víctimas, eso es durísimo», reconoce Del Carmen. En 2009 llegó la lesión y con ello el cambio en su vida: «Casi no podía andar, no podía jugar al golf que era lo que más me gustaba en mi tiempo libre».

Durante los dos años de soledad en el monte, Joseba se dio cuenta de que «no se soportaba a sí mismo». Esto le llevó a contratar un 'coach' para que le aconsejara y descubrió lo que sería su futura actividad profesional. Eso sí, Del Carmen matiza el concepto de 'coaching' mental: «Yo no doy soluciones, solo propongo. ¿Te vale?, perfecto. ¿Qué no?, tíralo. Esto es como un juego, hay que apostar».

El éxito en su trabajo se ve reflejado en los buenos resultados del golfista español Jon Rahm aunque el entrenador prefiere no engrandecer su labor: «Lo más importante es tener voluntad en el cambio. Yo no puedo hacer que tú cambies». Para el expolicía un deportista de élite debe tener claro lo que le hace felíz y afirma que el problema de cualquier persona es distinguir lo que verdaderamente le hace sentir especial. «Hay que decidir entre el por qué -lo que dicta la cabeza- y el para qué -lo que dice el corazón-. Yo siempre me quedo con lo que te hace feliz, la segunda».

Del Carmen sabe que este tipo de procesos son complejos porque él lo ha vivido y aconseja al deportista llevar una vida sin sobresaltos: «Tú creas la estabilidad, de dentro hacia fuera. El exterior es un reflejo del interior. Si tú por dentro no eres estable no puedes tener una vida estable». Para terminar, el 'coach' muestra una vez más su lado más autocrítico: «Puedo ser el tío mas insoportable del mundo y la persona más agradable, pero elijo ser la segunda. Me encanta conectar con las personas».