Entrevista

C. B. Cebulski, el hombre que gobierna Marvel: «Es una gran telenovela»

Cebulski, en el centro, rodeado de varios personajes Marvel. /
Cebulski, en el centro, rodeado de varios personajes Marvel.

«Caminamos sobre los pasos de Stan Lee, siempre estaremos en la sombra», reconoce el editor jefe de La casa de las ideas

JAVIER BRAGADOMadrid

Los superhéroes de Marvel pueden volar, hacerse invisibles, tener superfuerza o viajar en el espacio. Los supervillanos pueden someter planetas, cometer genocidios y acabar con varios universos. Pero hay un mortal que puede acabar con ellos: el editor jefe C. B. Cebulski.

«Sí, tengo una gran responsabilidad», reconoce con rotundidad el estadounidense cuando se le pregunta sobre su gran poder. Eso sí, la sonrisa del gran jefe de los cómics de Marvel es la de quien gobierna con placer un universo que ha disfrutado desde niño, no la de Thanos antes de su chasquido. «Es como cuando el tío Ben le dijo a Peter Parker que con un gran poder también hay una gran responsabilidad. Así es cómo me lo tomo, por supuesto», recuerda en uno de sus numerosos guiños a las viñetas creadas en lo que se conoce como 'La casa de las ideas'.

Cebulski es el principal dios de Marvel, pero tiene que combatir con las expectativas y los resultados de cualquier cambio que ejerza en la vida de Spiderman, Thor o el Capitán América. «Tengo una responsabilidad con los creadores y los aficionados para ofrecer la mejor historia para unos personajes que tienen que guardar un equilibrio entre el legado del personaje, para mantener la felicidad de los viejos aficionados; y entender también que hay muchos nuevos seguidores que conocen más a esos personajes por ir al cine o jugar videojuegos y quieren saber más, así que tenemos que crear historias accesibles, crear los nuevos personajes que reclaman», ilustra antes de acudir a una conferencia para superfans en la Heroes Comic Con de Madrid.

Siguiendo el consejo de Stan Lee, los editores de Marvel siempre han tenido que intentar adaptarse a lo que ocurre en el mundo real. En los últimos tiempos, esto se ha traducido en personajes que han cambiado de género, raza o religión (Jane Foster se hizo con el martillo de Thor, Capitana Marvel, el Spiderman afroamericano musulmán Miles Morales) en readaptaciones a los valores y problemas actuales. Así, se han sucedido algunas polémicas que han planteado si eran necesarios los cambios sustanciales de personajes con una legión de seguidores. Cebulski, que es editor jefe desde noviembre de 2017 lo tiene claro: «Todos tienen que madurar. Algunos personajes tienen 80 años. Es una gran telenovela, los personajes cambian. Hay tipos buenos que se han convertido en malos y algunos malos en buenos. Personajes femeninos se han transformado en masculinos y masculinos en femeninos. Incluso algunos se han vuelto animales: Thor se convirtió en Throg [una rana]. Lo importante es que tenemos que recordar que si un personaje cambia no tiene perderse el antiguo, que siempre se puede recuperar».

Además, el editor jefe de Marvel también insiste en un mensaje de tolerancia que siempre ha trascendido a los tebeos y que tiene su último exponente global en la película sobre el 'spiderverso' pero que se ha mantenido en las viñetas durante décadas: «Por un lado tienes a Tony Stark (Iron Man) y por el otro a Iron Heart [desde noviembre de 2016], por un lado tienes el Hulk de Bruce Banner y por el otro al de Amadeus Cho [apareció por primera vez en enero de 2005]. Ellos pueden coexistir en los cómics».

Imágenes del Hulk de Amadeus Cho, Iron Heart, el 'spiderverso' y Thor caracterizado como una rana.
Imágenes del Hulk de Amadeus Cho, Iron Heart, el 'spiderverso' y Thor caracterizado como una rana.

Las ventas mandan y los seguidores son el cliente principal, pero Cebulski todavía mantiene el cetro ante la audiencia. «Las opiniones de los fans son más importantes ahora con internet porque es una gran herramienta de comunicación, pero cuando Stan Lee empezó había páginas para el correo de los lectores y quién sabe qué decisiones cambió. Pero tenemos seguir lo que dice nuestro corazón. A veces los fans tienen grandes opiniones que podemos tener en cuenta pero no es la opinión de los fans la que conduce los cómics, son las decisiones editoriales que nosotros tomamos», avisa.

Las pantallas, aliadas del tebeo

En Marvel, las diferentes divisiones tienen que trabajar en común. Además, la compra de los estudios por parte de Disney ha provocado que las planificaciones sean más rígidas para que todo encaje en el plan general del Universo Marvel y para que dibujantes y guionistas cumplan sin fallo con los plazos de la entrega de las páginas. Para el editor jefe de los cómics, esto no es un problema sino una gran fuente de de diversión. «Yo no sólo trabajo con los tebeos. Por supuesto que me fijo en la producción de los cómics, pero como equipo editorial tenemos que entender que lo que hacemos repercute en la televisión, la animación, los juegos o incluso los grandes estudios de cine», explica Cebulski. «Tenemos que interactuar con cuidado pero eso también ocurre en el sentido contrario. A veces a los estudios se les ocurren grande ideas para un personaje en las películas, los videojuegos tienen grandes ideas sobre superpoderes que no habíamos pensado... así que mi responsabilidad es traer de las otras divisiones lo que puede ser mejor para los fans. No es difícil sino divertido. Es como jugar con los juguetes que les gustan a muchos», dice con una sonrisa.

Lectores y espectadores

El joven que leía tebeos ahora disfruta con la evolución multimedia. «El cambio más grande que he visto es que, más o menos en los últimos 15 se ha cambiado la percepción de que Marvel se dirige a los adolescentes y hombres jóvenes. Ahora, el balance es más o menos un equilibrio de casi un 50% de lectoras. Y no hay una franja específica de edad como entre los 6 y los 44 años, sino que le gusta a todo tipo de gente. Eso me encanta porque mi hermano y sus hijos leen juntos, van al cine, etc. Marvel se ha convertido en un estilo de vida para gente de todas las edades. Más que nunca es realmente global», presume.

«Marvel se ha convertido en un estilo de vida para gente de todas las edades. Más que nunca es realmente global»

Antes de gobernar Marvel, Cebulski fue guionista, editor y ayudó a expandir el universo por Asia. Le ayudó su conocimiento del japonés -es traductor- y sus ganas de conocer nuevas culturas -«Me encanta viajar por el mundo, así que volar sería el superpoder ideal para mí», bromea-. De hecho, su análisis ayuda a conocer el éxito de sus personajes y para intentar conocer la diferencia entre los seguidores de los superhéroes. «A todos les gustan los personajes por lo que son, por su humor, etc. La gran diferencia es que, especialmente aquí en Europa (hablo de España, Italia y o Francia), se conocer la historia de Marvel y que los personajes empezaron en los cómics, pero en China y el sudeste de Asia la primera exposición fueron las películas y no se percataron de que la profundidad de Marvel viene de los tebeos o de los juegos, así que esa es la principal diferencia, que el primer contacto fue de maneras diferentes», expone Cebulski.

Lo que tienen claro en Marvel es que sus personajes no van pasar la línea roja de un asunto adulto: el sexo. Puede que sean personajes más oscuros, que se enfrenten a enfermedades letales, a las pérdida de la inocencia o de los seres queridos, pero no habrá imágenes de relaciones explícitas en las viñetas. «No es algo que ahora busquemos. Los Marvel Comics tiene los mismos valores y el mismo tipo de reglas todo el tiempo. Son las mismas reglas que Lucasfilm o Pixar y lo que hacemos funciona. Sí, algunas veces tenemos la oportunidad, pero por ahora nos vamos a quedar con lo que hacemos mejor», avisa para colocar un límite a un gobierno fantástico.

Los pasos de Stan Lee

La entrevista tuvo lugar dos meses antes de la muerte de Stan Lee, el último clásico en pie de La Casa de las Ideas. El veterano todavía daba sus consejos y se ganaba el respeto de sus herederos. «Stan siempre está interesado en lo que son los personajes, en lo que están haciendo y en asegurarse de que su legado sea respetado por cualquiera. Quienquiera que trabaje en Marvel forma parte de la familia de creadores y cocreadores. Seguimos sus pasos en el trabajo y siempre lo haremos», explicaba Cebulski en algo que se puede entender como un legado.