La Fundación Cerezales clausura sus Sonidos para la Escuela Rural

La Fundación Cerezales clausura sus Sonidos para la Escuela Rural

El alumnado del Colegio Rural Agrupado Ribera del Porma ha mostrado este viernes el trabajo realizado durante el presente curso escolar en el marco del proyecto de la Fundación Cerezales Antonino y Cinia (FCAYC), cofinanciado por la Fundación Daniel y Nina Carasso

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Durante las dos últimas semanas ha tenido lugar un taller que culminó en una muestra final en el hall de FCAYC, para hacer partícipes a padres y madres sobre el trabajo en torno al sonido y el territorio, que los niños han llevado a cabo en sesiones semanales en horario lectivo junto a Luis Martínez Campo, responsable del proyecto.

Interpretaron ocho piezas musicales compuestas por Hara Alonso, con el acompañamiento de la Orquesta Juventudes Musicales-Universidad de León, dirigida por Juan Luis García, que también ha sido colaboradora activa de la iniciativa mediante la asistencia de músicos a algunas sesiones durante el presente curso escolar.

La elaboración de estas piezas ha sido un trabajo colectivo entre el alumnado del CRA Ribera del Porma y la compositora, comenzando en los propios colegios que, según el trabajo realizado, reciben una propuesta de Hara Alonso. Durante este curso comenzaron desarrollando un mapa sonoro donde plasmaban los sonidos que percibían en el recorrido desde su casa a su respectivo centro escolar. Este mapa contaba con diversos hitos visuales y sonoros, entre los cuales se eligieron colectivamente varios para trabajar en grupos pequeños haciendo una composición sonora. Esos hitos, elegidos por su singularidad visual o sonora, se utilizan para componer una partitura gráfica que se intercambiaba entre los diferentes grupos para ser interpretada. Posteriormente se registra su interpretación en una grabación, que, junto a las partituras gráficas, se envían a Hara, que las utiliza para componer versiones de ocho de las piezas, manteniendo grafías, símbolos o sonidos.

Por ejemplo, en la partitura de la pieza Camino de Vegas hay un canal, Hara Alonso ha utilizado la grafía de la partitura gráfica para interpretar algo distinto a lo primeramente propuesto. De otras extrae la idea original y hace una composición diferente, como es el caso de La casa de Julia, Martín y Darío. También ha realizado variaciones introduciendo símbolos creados por los niños en una partitura orquestral, por ejemplo en la pieza que lleva por nombre La puerta de los perros. Algunas piezas, La cuadra por ejemplo, compuesta por los alumnos, se han mantenido en la forma original propuesta por los niños.

La gran novedad respecto al curso pasado es que habrá una sola orquesta formada por niños y músicos de Juventudes Musicales.

Con este proyecto que comenzó en 2017, la Fundación Cerezales Antonino y Cinia quiere, durante al menos tres cursos escolares, estimular el aprendizaje y la experimentación musical a través de la estancia del músico y pedagogo Luis Martínez Campo en los cuatro centros que componen el C.R.A. del Porma, situados en Vegas del Condado, Santibáñez del Porma, Villaturiel y Santa Olaja de la Ribera, en los cuales se cursa Educación Infantil y Primaria. Su objetivo es concienciar sobre la escucha profunda y la expresión corporal, adquirir nociones básicas de lectura y notación musical; promover la interpretación y la composición musical a través de la experimentación colectiva y la improvisación, reforzar la colaboración, la interdependencia y los cuidados, e implicar a la sociedad.

«Los Sonidos de la Escuela Rural» es posible gracias a la convocatoria de «Claves. Jóvenes músicos en residencia en escuelas, colegios e institutos públicos» de la Fundación Daniel y Nina Carasso, en la que este proyecto fue seleccionado en 2017.