Glenn Close: «Mujeres, tenemos que decir: puedo hacerlo y tengo derecho a hacerlo»

Glenn Close: «Mujeres, tenemos que decir: puedo hacerlo y tengo derecho a hacerlo»

La actriz recuerda a su madre en los Globos de Oro con un discurso feminista que provoca la ovación de los asistentes

ISAAC ASENJOMadrid

En un momento en el que la desigualdad de género está a la orden del día, Glenn Close se marcó un discurso reivindicativo feminista que provocó la ovación de los asistentes y las lágrimas de muchas de las mujeres asistentes a la ceremonia de los Globos de Oro. La actriz ganó el galardón a mejor Actriz Protagonista en una película dramática por su interpretación en 'La buena esposa', una mujer que ha renunciado a todos sus sueños por apoyar y animar la carrera literaria de su marido - a punto de recoger el Premio Nobel de Literatura. A pesar de los múltiples engaños y desplantes, ella se ha mantenido incondicional a su lado sin darle importancia a nada más, ya que siempre ha admirado el talento artístico de él.

En su discurso - con un marcado acento feminista- ha querido recordar a su madre, que durante su vida desempeñó un rol parecido al del personaje protagonista de 'La buena esposa', y ha animado a otras mujeres a ejercer la sororidad - palabra recientemente incluida en la RAE que hace referencia a la agrupación que se forma por la amistad y reciprocidad entre mujeres que comparten el mismo ideal y trabajan por alcanzar un mismo objetivo: «Pienso en mi madre, que realmente se sublimó a mi padre durante toda su vida y a los 80 años me dijo, 'siendo que no he logrado nada', y eso no está bien. He aprendido de toda esta experiencia que las mujeres somos cuidadores y eso es lo que se espera de nosotras. Tenemos a nuestros hijos y maridos y, si tenemos suerte...Pero tenemos que encontrar nuestra realización personal. Tenemos que decir: puedo hacerlo y tengo el derecho de hacerlo», ha dicho entre lágrimas al subir al escenario en el que ha recogido su premio.

La actriz logró su tercer Globo de Oro - el primero que consigue en una categoría cinematográfica- en uno de los galardones más reñidos de la noche tras superar a Lady Gaga o Nicole Kidman.

«Cuando era pequeña, sentí lo mismo que Mohamed Ali cuando sentía que estaba destinado a ser un boxeador: yo estaba destinada a ser una actriz», siguió Close. «Veía las primeras películas de Disney con Hayley Mills y me decía, '¡Yo puedo hacer eso!', y aquí estoy ahora. Cumpliré 45 años trabajando como actriz el próximo septiembre y no podría imaginar una vida más maravillosa».

El discurso de Glenn Close

«Gracias a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood por este gran honor. Estoy muy honrada de estar aquí con mis hermanas compañeras de categoría. Hemos tenido la oportunidad de conocernos un poco y me encantaría pasar más tiempo con vosotras. Todo lo que habéis hecho este año por lo que estáis aquí nominadas es espectacular, deberíamos recoger el premio juntas.

Quiero agradecer a Meg Wolitzer por escribir esta increíble novela y a Jane Anderson por adaptarla al cine. A Rosalie Swedlin y Claudia Bluemhuber (productoras de la película) por su pasión: ¡han hecho falta 14 años para hacer esta película! Me involucré en ella gracias a mis maravillosos Kevin y Franklin (agentes de la actriz) que me apoyaron y dijeron: es una gran historia y tenemos que aguantar hasta que suceda.

Ya sabéis, titulándose La buena esposa... Creo que es la razón por la que necesitó 14 años para ser rodada. Al interpretar a un personaje que es tan introspectivo pienso en mi madre, que toda su vida se difuminó ella misma en favor de mi padre. A los 80 años, ella me dijo: Siento que no he conseguido nada en la vida. Era tan terrible...

Creo que lo que he aprendido de toda esta experiencia es que, mujeres, somos cuidadoras, eso es lo que se espera de nosotras. Tenemos a nuestros hijos, a nuestros maridos y, si somos afortunadas, a nuestros padres. Pero tenemos que encontrar nuestra aquello que nos hace sentir realizadas. Tenemos que seguir nuestros sueños y decir: puedo hacer y tengo el derecho de hacerlo«.

Cuando era pequeña, me sentía como Muhammad Ali, que decía sentirse destinado a ser boxeador. Yo me sentía destinada a ser actriz. Veía las primeras películas de la Disney y a Hayley Mills y me decía: ¡puedo hacer eso! Y aquí estoy hoy. En septiembre se cumplirán mis 45 años como actriz y no puedo imaginar haber tenido una vida más maravillosa.

Gracias a Björn Runge, que dirigió La buena esposa, que confió en el plano corto, que sabía dónde poner la cámara y cómo iluminar a los actores. A Jonathan Pryce, qué gran compañero. A mi hija Annie, que sentó las bases de este personaje. Te quiero, cariño. Muchas gracias».

Más información

 

Fotos