Una tromba de agua deja al mínimo la nieve en las pistas de esquí de Valgrande-Pajares

Pajares, con escasa nieve en sus pistas./JM PARDO
Pajares, con escasa nieve en sus pistas. / JM PARDO

La estación prevé abrir hasta final de temporada pese a esta circunstancia

ALEJANDRO FUENTE

La tromba de agua que cayó en la madrugada del martes pasó factura a las estaciones de esquí cuyos empleados trabajan para ofertar el máximo dominio esquiable esta Semana Santa.

Aún así, se mantiene la apertura prevista para el puente festivo y hasta el final de la temporada, fijada para el 24 de este mes. La que más sufrió la lluvia fueron las pistas de Valgrande-Pajares.

En la parte baja de la instalación hace ya semanas que ha desaparecido el manto blanco; la última tormenta ha maltratado a la zona media, Valle del Sol, dejando además apenas superficie con nieve en la zona alta, en el Cuitu Negru. Allí sí, todavía hay espesores importantes de hasta sesenta centímetros que permitirán mantener la actividad.

Pero la oferta es escasa. Abrirán, de momento, dos remontes para poder utilizar tres de las 37 pistas, lo que supone 1,1 kilómetros útiles, el 3,5% del total. El pasado domingo disponía de casi 8 kilómetros.

En la estación leonesa de San Isidro, también hay nieve. Aquí, el final de la temporada está fijado para el día 28, un calendario alargado desde su aprobación más allá de la Semana Santa para aprovechar también el festivo de la comunidad de Castilla y León, el día 23.

Se espera mantener las pistas operativas hasta entonces. Estarán disponibles 20 kilómetros con espesores que alcanzarán casi el metro y medio.