Las tormentas eléctricas provocan cinco incendios sin grandes consecuencias en la provincia

Un helicóptero en el incendio de Horcadas. / Campillo

Todos ellos se encuentran extinguidos según la consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, siendo el último en sofocarse el de Baíllo, en La Cabrera, el más importante de los registrados

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La provincia de León ha sufrido en la jornada de este domingo cinco incendios todos ellos provocados por la caída de rayos. Horcadas, en Riaño, Bonella y Curueña en Riello, Rioseco de Tapia y Baíllo, en Truchas, han sido las localidades afectadas por estos focos.

Todos ellos ya se encuentran extinguidos, el último de ellos el de Baíllo, sofocado a última hora de la tarde, según ha informado la consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

El primero de ellos, se producía a las 10:26 horas en el municipio de Horcadas, en el municipio de Riaño, y originado a causa de la caída de un cable del tendido eléctrico. En él intervinieron tres agentes medioambientales, dos helicópteros, una autobomba, una cuadrilla de tierra y dos equipos de lucha contra incendios forestales (Camposagrado y Sahechores). El incendio se encuentra extinguido y en perimetración.

A las 11.35 se informaba de otro incendio en Bonella, Riello, en el que intervinieron un agente medioambiental, un helicóptero de Rabanal y un equipo de lucha contra incendios forestales. La superficie calcinada es de 0,05 hectáreas de pasto y escobas.

0,01 hectáreas de pasto se quemaron en Curueña donde también tuvieron que intervenir efectivos de Rabanal y que se dio por extinguido a las 12:50 horas.

Otro rayo también hizo estragos en Rioseco de Tapia donde calcinó 0,01 hectáreas de matorral y en el que tuvieron que intervenir un agente medioambiental, el helicóptero de Camposagrado, una autobomba y un equipo de lucha contra incendios forestales.

Pero el que ha tenido a más efectivos desplegados en la zona ha sido el que se ha producido en Baíllo, Truchas, que está controlado y en el que han tenido que intervenir cuatro agentes medioambientales, tres helicópteros (uno de Cueto y dos de Tabuyo), un equipo de lucha contra incendios, una cuadrilla de las Brif, dos autobombas y dos cuadrillas de tierra.