Un riachuelo de aguas cargadas de desechos contamina de forma permanente el Esla ante la falta de control

Imagen de los vertidos (en gris) sobre el Esla.

La denuncia de usuarios del río ha permitido grabar cómo se vierten aguas contaminadas sin control sobre el río | «El olor es pestilente», aseguran los piragüistas a su paso por el punto en el que se vierten los desechos

J. Calvo
J. CALVO

Los esfuerzos de las diferentes administraciones por la depuración de aguas y el control realizado por la Guardia Civil a través del Seprona no han permitido sin embargo finalizar con el vertido incontrolado de desechos a los cauces leoneses.

Así lo atestigua la denuncia de un grupo de piragüistas que este fin de semana han podido grabar cómo un afluente permanente sobre el río Esla permite la contaminación del mismo de forma diaria.

El punto de vertidos se encuentra localizado, según los denunciantes, «diez kilómetros río abajo de Cistierna». Allí han geolocalizado (42,747-5,148) el afluente contaminado y han conseguido grabar cómo desde el mismo se carga al río con vertidos contaminantes.

Pestilente olor

«El olor en la zona es pestilente», se ha advertido al mismo tiempo que se ha podido comprobar cómo las aguas contaminadas van ganando terreno a la zona cristalina de las mismas en el cauce del río.

La denuncia ha llegado después de que durante un descenso realizado por ocio unos piragüistas se percataran del pestilente olor en la zona.

Vertidos incontrolados

Tras ese indicio se procedió a intentar localizar el foco, momento en el que se pudo comprobar cómo un afluente en paralelo al Polígono Industrial de Vidanes y a otras construcciones industriales hacia la zona norte realizaba vertidos de forma incontrolada.

Los usuarios del río decidieron entonces realizar una denuncia pública con el fin de que la Administración agilizara las actuaciones para proceder a la localización de los responsables de los vertidos, en primer término, así como para imponer la correspondiente sanción.