La Pola de Gordón, reinventarse para poder sobrevivir sin la minería

Francisco Castañón, en el estudio de leonoticias.tv, conversa sobre los 40 años de municipalismo. / Sandra Santos

El alcalde de la localidad, Francisco Castañón, apuesta por una reindustrialización real, dotación de servicios y el aprovechamiento turístico para el desarrollo de una zona clave en la provincia

J.C.León

En la Pola de Gordón nadie se rinde. Puede que el daño provocado por la desaparición de la minería sea tremendo, puede que el reequilibrio poblacional sea todo un reto, pero esta zona de León está dispuesta a levantar la mirada y seguir caminando con paso firme.

Éste es el mensaje de su alcalde, Francisco Castañón González, quien ha analizado en leonoticias los últimos 40 años de municipalismo. Cuatro décadas de trompicada historia en una «zona esencialmente minera como la nuestra», advierte.

Y en esa zona minera los últimos años han sido un duro peregrinar al mismo tiempo que el carbón, ese oro negro, dejaba de dar empleo y riqueza.

«Ha habido momentos en los que en esta zona había una población de 9.000 personas, ahora la realidad es que apenas quedan 3.000 y nuestro empeño no está solo en consolidar población sino en recuperar«, advierte.

Francisco Castañón reconoce que la muerte de la Hullera Vasco Leonesa supuso la pérdida de un pozo de riqueza a todos los niveles. En esta comarca históricamente todo ha dependido de esta empresa: las viviendas de los vecinos, el campo de fútbol, el supermercado, la iglesia... Todo, hasta que llegó el final.

«Ha habido momentos en los que en esta zona había 9.000 personas, ahora quedan 3.000 y nuestro empeño está en consolidar población. De lo malo hemos sabido coger lo bueno»

«Ha habido momentos en los que en esta zona había 9.000 personas, ahora quedan 3.000 y nuestro empeño está en consolidar población. De lo malo hemos sabido coger lo bueno» Población

«Garantías en educación, atención sanitaria, servicios de garantías y desarrollo industrial están presentes de forma permanente»

«Garantías en educación, atención sanitaria, servicios de garantías y desarrollo industrial están presentes de forma permanente» Presente

Y las consecuencias han sido desastrosas. «La empresa aún tiene una deuda con el Ayuntamiento que alcanza los 800.00 euros, por poner un ejemplo. La dependencia era tan importante en todos los sentidos que ha costado reponerse«, insiste el alcalde de La Pola de Gordón.

Y pese a ello en esa zona no se ha perdido el empeño. «Se han vivido momentos muy duros», reconoce Francisco Castañón, «pero en la actualidad la agenda está cargada de proyectos para recuperar el atractivo de esta parte de la montaña. Principalmente estamos empeñados en conseguir la instalación de empresas en la zona. Tenemos parcelas en el polígono industrial y queremos conseguir la instalación de empresas, de diferentes sectores para fijar a la población».

Otro de los motores clave será el turismo. La riqueza local permite acometer proyectos naturales lo suficientemente atractivos para contar con un buen número de visitantes. El Faedo, además de otras zonas naturales de montaña, «constituye una riqueza real que tenemos que aprovechar».

«Puedo decir, como ejemplo, que los costes de mantenimiento se han reducido en un 98% en el municipio . ¿Cómo lo hacemos? Con colaboración con empresas»

«Puedo decir, como ejemplo, que los costes de mantenimiento se han reducido en un 98% en el municipio . ¿Cómo lo hacemos? Con colaboración con empresas» La economía municipal

Generar elementos de activación económica va inevitablemente unido a la necesidad de dotar a quienes residen en la comarca con los mejores servicios: «Servicios para que se sientan cómodos en la zona, un mejor centro de salud, comunicaciones, todo aquello que haga más cómodo el poder estar en una zona que, ciertamente, tiene buenos servicios aunque siempre se quiere más. Ahí está el ejemplo de la educación, con un centro magnífico que garantiza la mejor educación posible a los más pequeños».

Además de todo ello «muy pronto se podrá contar con fibra óptica y eso también sumará», advierte.

Paco Castañón remarca que las carencias económicas municipales se suplen con imaginación y con la colaboración de terceros, administraciones o entidades privadas: «Puedo decir, como ejemplo, que los costes de mantenimiento se han reducido en un 98% en el municipio. ¿Cómo lo hacemos? Con colaboración con empresas. También debo destacar la labor que hace la Diputación Provincial. Y no lo digo de forma interesada. Siempre tendremos que agradecer la gestión de un presidente como Juan Martínez Majo que nos ha permitido contar con unos Planes provinciales que realmente están sirviendo para dinamizar la zona«.

En ese marco en los últimos «tres años la Diputación ha invertido 900.000 euros, una cantidad que ha permitido acometer obras de primera necesidad«.

«En tres años la Diputación ha invertido 900.000 euros, una cantidad que ha permitido acometer obras de primera necesidad»

«En tres años la Diputación ha invertido 900.000 euros, una cantidad que ha permitido acometer obras de primera necesidad» Apoyo institucional

El desarrollo de la zona depende en gran medida de esa apuesta por parte de las administraciones. Una apuesta que sirva para compensar la pérdida derivada del adiós al carbón y en la que «todas las administraciones juegan un papel determinante».

En esa línea el alcalde de La Pola de Gordón agradece poder contar con uno de los parques provinciales de bomberos y aplaude la 'reconversión' realizada por Ciñera y que es «todo un ejemplo».

Ilusión, optimismo y ganas para compensar los momentos tan duros vividos a lo largo de una década en la que la minería se ha desangrado dejando una profunda huella en toda la comarca. Es el pasado y, como insiste Francisco Castañón, ahora toca el rearme para volver a ver crecer una zona «que siempre ha sido de especial interés para la provincia».