Naturgy cierra La Robla «por el aumento de costes» y sólo invertirá en León cuatro millones de los 790 de la comunidad

Un instante de la rueda de prensa de este viernes./Gráfico
Un instante de la rueda de prensa de este viernes.

La compañía argumenta que la pérdida de ingresos y el aumento de los costes motivaron el cierre de la térmica de La Robla, ahora estudia proyectos renovables para aprovechar las redes de evacuación de las térmicas que cierre

ICALLeón

La millonaria inversión de Naturgy en León se queda 'corta' para la provincia. Tras el anuncio del cierre de la térmica de La Robla el pasado mes de diciembre la compañía anunciaba una millonaria inversión en la comunidad y el compromiso de la búsqueda de empleo a los más de 80 trabajadores que actualmente componen la plantilla de la central. La inversión se ha quedado en León con tan sólo 4 millones de los casi 800 que invertirán en Castilla y León, lo que creará 16 puestos de empleo en la provincia.

Castilla y León sumará 862 megavatios (MW) de energía eólica a corto plazo con la puesta en funcionamiento de nuevas instalaciones en Burgos, León, Palencia, Salamanca, Soria y Valladolid, que movilizarán una inversión de 789 millones de euros y generarán durante la fase de las obras unos 2.471 empleos, según avanzó hoy el director general de Energía y Minas de la Junta, Ricardo González Mantero.

Estas actuaciones incluyen nueve parques eólicos que abrirá este año Naturgy, antes Gas Natural Fenosa, en Valladolid, Burgos y Zamora, con una inversión de 306 millones de euros, cuyas obras generarán unos 1.000 empleos. De esta forma la Comunidad será la que reciba el mayor número de proyectos concedidos a la empresa en la última subasta eólica del Gobierno, según explicaron la directora de Generación de la compañía, Ana Peris, y el responsable de Desarrollo de Renovables en Castilla y León de la empresa, David Muñoz.

En conjunto, el director general de Energía y Minas de la Junta explicó que la nueva capacidad eólica -862 megavatios de los 1.386 adjudicados- generará unas rentas anuales de 2,3 millones de euros en arrendamientos de terrenos y más de 20 millones en ingresos para las corporaciones locales en concepto de ICIO, así como más de 3,5 millones de euros anuales en concepto de tasas e impuestos».

Por provincias

Por provincias, Valladolid y Burgos recibirán el mayor número de proyectos. Así, en la primera incorporará 528 megavatios, con una inversión también de 528 millones, y la segunda 240 megavatios y 186 millones, con la creación de 1.471 y 681 empleos nuevos durante las obras, respectivamente. También se prevén 41 megavatios más en Soria, con 33 millones de inversión y 220 empleos y 39 en Palencia, con 30 millones y 60 empleos.

Además, los planes de las operadoras eléctricas contemplan nueve megavatios más en Salamanca, con una inversión de ocho millones y 23 empleos, y cinco en León, con un presupuesto de cuatro millones, y 16 empleos. Además, Ricardo González Mantero destacó que el abandono del carbón provocará que el peso de las renovables en la producción eléctrica aumente más en los próximos años.

Cierre de La Robla

Naturgy, antes Gas Natural Fenosa, estudia proyectos de energías renovables para las cuencas mineras en las que se cerrarán las centrales térmicas de carbón para aprovechar las redes de evacuación con que contaban estas instalaciones. La compañía ha comenzado a explorar las posibilidades que ofrecen estas comarcas para poner en marcha iniciativas vinculadas con la generación eólica y la fotovoltaica, según anunció la directora de Generación de la compañía, Ana Peris.

En ese sentido, la compañía, propietaria de la central térmica de La Robla (León), así como de las de Meirama (Galicia) y Narcea (Asturias), inició el proceso de cierre de estas instalaciones, con la presentación de la solicitud al Ministerio para la Transición Ecológica, puesto que su objetivo es clausurarlas en 2020.

Ahora la empresa, según precisó Peris, está a la espera de que la autorización se conceda, una vez que se complete la tramitación, que implica informes favorables de Red Eléctrica de España, la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) y, por último, del Gobierno, que impondrá los plazos y condiciones para la clausura. Todo ello, explicó, obligará a garantizar la seguridad y, posteriormente, desmantelar la planta, lo que llevará entre tres y cuatro años.

Asimismo, la responsable de Generación de Naturgy aclaró que la decisión de cerrar las térmicas se adoptó ante la política europea de emisiones, no por las medidas del Gobierno, la Comunidad o la empresa. También citó la suspensión en junio y la eliminación en diciembre de las retribuciones que recibían las térmicas por su funcionamiento, como respaldo de la red, que suponían unos ingresos fijos, así como por el elevado coste de las emisiones de CO2, que han pasado de los cinco u ocho euros por tonelada a los 24 actuales.

En síntesis, la directiva de Naturgy argumentó que se han conjugado unos menos ingresos y unos costes superiores de explotación, lo que ha hecho que a la compañía no le «mereciera la pena» hacer las inversiones necesarias para cumplir la normativa sobre emisiones. Además, reconoció que también intervino la posibilidad de que el Plan de Energía y Clima que prepara el Gobierno no cuente con el carbón como fuente de energía.

Finalmente, Ana Peris indicó que las térmicas se ubicaron en valles de zonas de montaña, para buscar la protección y el abrigo natural, por lo que «no es tan sencillo» poner en marcha actividades alternativas. Esto, admitió, obliga a la empresa a actuar con «mucho cuidado» en los proyectos de renovables que está estudiando para aprovechar, entre otras infraestructuras, las redes de evacuación.

Impuesto ambiental

En cuanto a la 'ecotasa', González Mantero apuntó que su aplicación depende de los ingresos con que cuente la Comunidad, entre ellos, la aportación del Estado, si bien aseguró que los impuestos se se reducen «mucho mejor». Además, advirtió de que su recaudación se realiza de forma gradual en un periodo de diez años para no frenar las inversiones.

Actualmente, el 77 por ciento de la potencia instalada en Castilla y León es renovable, lo que supone casi 3,5 veces la potencia no renovable, frente al 48 por ciento nacional. Además, representa casi el 22 por ciento de la potencia renovable instalada de toda España. Además, la eólica supera ya a la hidráulica, pese a que se ha mantenido invariable entre 2011 y 2017, si bien ya ofrece una cobertura de la demanda superior al 81 por ciento.

Nueve parques

El proyecto de la filial de renovables de Naturgy en Castilla y León comprende la construcción de nueve parques eólicos ubicados en 16 municipios de las provincias de Burgos, Valladolid y Zamora: Barruelo del Valle, Berceruelo, Castrodeza, Castromonte, Olmillos de Castro, La Mudarra, Losacio, Medina de Rioseco, Montejo de Bricia, Santa Eufemia del Barco, Torrecilla de la Torre, Torrelobatón, Valdenebro de los Valles, Valverde de los Campos, Velilla y Villasexmir.

Estos parques producirán alrededor de 950 gigavatios hora al año (GWh), equivalentes al consumo eléctrico anual de 380.000 viviendas, el 24 por ciento de las existentes en Castilla y León. Además, contribuirán a evitar la emisión de alrededor de 750.000 toneladas de CO2 durante toda su vida útil.

En Valladolid prevén en la zona de Los Torozos tres de 41,8, 33 y 39,6 megavatios, con 52 equipos y una producción anual de 116,2, 99,3 y 115 gigavatios hora al año, y en La Mudarra otros cuatro. El de Carratorres tendrá una potencia de 39,6 megavatios y producirá 130,4 gigavatios hora al año, mientras que el Mirabel dispondrá de 26,6 MW para generar 94,7 GWh; el de San Blas contará con 39,6 para producir 130,4 Gwh, y el de Teso Parto, con 36,3 MW para generar 115,5 GWh. Todos estarán en terminados en octubre de este año.

En Zamora está previsto que en agosto terminen los trabajos de la ampliación del parque El Hierro que dispondrá de 12 aerogeneradores con una potencia de 43,2 MW para producir 129,2 GWh. Además, en abril se pondrá fin a las obras para la ampliación del parque Montejo de Montejo de Bricia (Burgos), que contará con tres equipos, con una potencia de 6,6 MW, que producirán 17,3 GWh.

Los directivos de Naturgy explicaron que los equipos que se instalarán a lo largo de este año son fabricados por Nordex Acciona, principalmente en España, y por Vestas, que importa los componentes para los equipos de China, así como de otras plantas de Europa.

Presente y futuro

Actualmente, Naturgy cuenta actualmente con 295 megavatios de potencia eólica instalada en las provincias de León, Zamora, Burgos y Palencia. Además, cerró el ejercicio de 2018 con una potencia total instalada en operación de 1.179 megavatios consolidables, de los cuales 1.012 corresponden a eólica, 109 a minihidráulica y 58 a cogeneración y fotovoltaica.

Sin embargo, la directora de Generación de la empresa avanzó que la compañía cuenta con proyectos «en cartera» para nuevas instalaciones renovables, si bien no adelantó detalles de su ubicación debido a que explicó dependen de las subastas y del plazo que impongan para su desarrollo, de forma que si es breve -dos años- no podrán ver la luz instalaciones que no cuenten con una tramitación avanzada.

No obstante, apuntó que en las zonas próximas a los nuevos parques de Valladolid existe la posibilidad de instalar más aerogeneradores.