Tres muertes, dos por suicidio, en sólo cinco días hacen saltar las alarmas en Villahierro y reabre el debate de la falta de personal

Prisión de Villahierro en Mansilla de las Mulas. /
Prisión de Villahierro en Mansilla de las Mulas.

Dos internos se quitaron la vida en el módulo de aislamiento y la autopsia determinará si la muerte tercer preso, que falleció camino al Hospital, fue por sobredosis o tras sufrir un infarto

a.c.
A.C.León

No son hechos insólitos o inusuales. Pero sí el corto periodo en el que se han sucedido, lo que ha desatado las alertas en el seno de Villahierro. Tres internos, una mujer y dos hombres, han muerto en apenas cinco días en la prisión de Mansilla de las Mulas.

El primer suceso tuvo lugar el lunes, cuando la mujer, interna en el módulo 8, se suicidó en la celda de aislamiento donde había sido traslada tras protagonizar un altercado con otra interna.

Apenas un cuarto hora de ser traslada, una funcionaria la encontró ahorcada, según han confirmado a leonoticias.

Tres días después, un interno del módulo 10 perdía la vida de camino al Hospital de León. Los hechos tenían lugar el jueves noche cuando el reo empezó a encontrarse indispuesto, perdiendo el conocimiento.

En ese momento, el ATS con la ayuda dos funcionarios le practicó la reanimación cardiopulmonar durante la media hora que tardó en llegar la ambulancia. Fue en el traslado del Hospital, cuando el preso fallecía.

Por el momento, se desconoce la causa de la muerte que determinará la autopsia, aunque todo apunta que pudo ser consecuencia de una sobredosis o un infarto.

La tercera y última muerte se registraba este viernes también en la celda de aislamiento. Allí, se ahorcaba un varón natural de Uruguay que había sido trasladado tras protagonizar un altercado en el patio. En la cárcel también se encuentra interno su hermano.

Falta de personal sanitario

Tres muertes en sólo cinco días que han hecho saltar las alertas en Villahierro y que, de nuevo, han vuelto a reabrir el debate sobre la falta de personal. No sólo de funcionarios, según han señalado fuentes sindicales, sino también sanitarios.

Porque la jubilación de cinco médicos redujo la plantilla de médicos a tres, obligando a la dirección de Villahierro de prescindir del servicio médico 24 horas hace tres meses y dejar a los médicos en guardias localizadas.

A ello se suma que en la prisión leonesa sólo hay nueve enfermeras y un supervisor de Enfermería para 860 internos, que hace imposible llevar a cabo una asistencia sanitaria adecuada en turnos de 24 horas.

Una situación que han venido denunciado en reiteras ocasiones desde Satse, que reclama la trasferencia de los servicios sanitarios de las instituciones penitenciarias a las comunidades, para que los médicos se integren en los respectivos servicios de salud autonómicos.