El medio rural leonés urge articular un mercado activo de viviendas en alquiler para combatir la sangría de la despoblación

Vivienda en venta en un municipio leonés. /Leóndepueblo
Vivienda en venta en un municipio leonés. / Leóndepueblo

El alcalde de Cabreros del Río insta a la Diputación a modificar las bases de los planes provinciales para que los municipios adquieran bienes inmuebles con fondos públicos y los ofrezcan a familias

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

La sangría poblacional 'cabalga' sin freno en León, Casas cerradas a cal y canto, como los consultorios médicos, los bares y esas escuelas hoy reconvertidas en almacenes municipales. Una imagen que, como una sombra, se extiende por el medio rural leonés, poco a poco, convertido en un desierto social.

Un dato, en el último sólo en siete de los 211 municipios de León- Santa Colomba de Somoza, Molinaseca, Valverde de la Virgen, Cuadros, Villaquilambre y Garrafe de Torío y Valdeluegeros-registraron una tendencia positiva en el padrón municipal.

En el resto de los municipios, el descenso poblacional anotó un nuevo registro al inicio del 2019, en el que León volvió a liderar en términos absolutos el ranking autonómico en pérdida poblacional, tras descender en 4.065 habitantes en sólo un año.

Una realidad que obliga a articular medidas de carácter urgente para frenar la despoblación, poniendo el foco principalmente en el medio rural, abocado, de lo contrario, a desaparecer a medio plazo.

León de Pueblo, el portal de venta de viviendas en el medio rural leonés, cuenta en la actualidad con 594 casas y 101 fincas en venta

Es la asignatura pendiente de los pueblos leoneses y en la que se vuelcan muchos ayuntamientos que, si bien, se encuentran con un problema: la falta de un mercado activo de viviendas para el alquiler o la cesión.

Un mercado que, a excepción de las cabeceras de comarca, es mínimo o inexistente en la mayoría de los municipios de la provincia de León, a pesar de la existencia de una gran proporción de viviendas deshabitadas y en venta.

Fondos provinciales

Sin embargo, las restricciones presupuestarias 'atan' de pies y manos a los Ayuntamientos a la hora de adquirir una vivienda. Y, ahí, es donde debe entrar en juego los Planes Provinciales de Cooperación Municipal de la Diputación de León.

Es la demanda que pone encima Matías Llorente, diputado por la UPL y alcalde de Cabreros del Río, que entiende necesario modificar las bases del plan para que reflejen la adquisición de bienes inmuebles por parte de los Ayuntamientos.

«Es necesario que el ayuntamiento tenga capacidad económica para comprar vivienda y solares urbanizable para facilitar el asentamiento poblacional» MATÍAS LLORENTE

Una necesidad acuciante, remarca Llorente, para ayuntamientos intermedios, con una estructura básica de escuela, médico y farmacia, que cubre las necesidades básicas y que supone un atractivo para familias con hijos. Es más, en Cabreros, son varias las familias que han llamado a la puerta interesadas en asentarse en el municipio.

«Tenemos una demanda de alquiler de vivienda de familias con hijos que no podemos cubrir ante la falta de un parque de vivienda de alquiler», señala Llorente, que en la última convocatorio solicitó fondos del plan para la adquisición de una vivienda, instándole desde Intervención de la Diputación a retirar su propuesta.

«Hay que dejar de echar asfalto»

Una necesidad de primer orden para aquellos intermedios en los que, en buena parte gracias a los fondos provinciales, los servicios básicos están súper desarrollados, haciendo atractivo el asentamiento poblacional. «Hay que dejar de echar tanto asfalto y facilitar la llegada de población a los pueblos», remarca Llorente.

«Habría que cambiar las bases y establecer una normativa que, por ejemplo, situase en un plazo mínimo de 25 años la enajenación del inmueble adquirido a través de fondos públicos» MATÍAS LLORENTE

Un reto en el que, en cualquier caso, deberán jugar un papel importante la Junta de Castilla y León, el Gobierno y la Unión Europea a través de líneas de financiación que permite la adquisición de viviendas por parte de los municipios para su posterior oferta en régimen de alquiler.

Ahora y a la espera de que la Diputación modifique las bases del Planes provinciales de Cooperación Municipal que permitan a los ayuntamientos acogerse a ayudas para adquirir inmuebles, desde Cabreros prevén urbanizar una parcela de tres hectáreas y media con el objetivo de atraer nuevas familias.