Las máquinas vuelven a trabajar en la León-Benavente y no acabaran hasta 2022

Imagen de las obras iniciadas este jueves en la A-66 León-Benavente. / Sandra Santos

Los casi 12.000 conductores que diariamente usan este vial llevan años quejándose de un abandono que se ha vuelto crítico en los últimos meses | En la actualidad el vial cuenta con 1.811 baches

LEONOTICIASLeón

Las máquinas no trabajaban en la autovía León-Benavente desde el pasado otoño. Entonces se optó por frenar cualquier actuación en este deteriorado vial, que acumula cientos de baches, por los problemas que la climatología generaría con la compactación del aglomerado.

Este jueves la maquinaria pesada ha vuelto a realizar trabajos de reconstrucción estructural del firme en la A-66 entre los puntos kilométricos 143 y 196. El presupuesto de esta actuación, que comentó el pasado mes de agosto con dos fases iniciales, asciende a 6,81 millones de euros.

Los casi 12.000 conductores que diariamente usan este vial llevan años quejándose de un abandono que se ha vuelto crítico en los últimos meses. En la actualidad el deterioro que hace años empezó por el carril derecho se ha vuelto una plaga.

Urgencia en las obras

Día a día el deterioro ha alcanzado tal nivel que hoy la carretera suma, según un reciente análisis realizado por el diario El Comercio, un total de 1.811 baches.

La situación, complicada por el normal uso de la carretera, se ha convertido en crítica por la tardanza a la hora de actuar sobre la misma. En noviembre de 2015 la Unidad de Carreteras de León comunicó que las campañas de bacheo estaban resultado insuficientes y solicitó que se redactara un proyecto de «rehabilitación estructural» para ambas calzadas. Es decir, que se levantara el firme para reconstruirlo.

En detalle

Autonomía de un fallo

La burocracia ha ido con parsimonia. En julio de 2017 se licitó el arreglo de la calzada de sentido hacia Asturias y el contrato no se formalizó hasta el siguiente junio. La tarea arrancó a finales del verano, con 21 meses de plazo y un problema.

El aglomerado caliente que hay que extender no compacta bien a bajas temperaturas, motivo por el cual la instrucción técnica que lo regula impide aplicarlo cuando el frío baja de los 5 grados. El trabajo se paró en otoño y espera más sol para volver. Hay 7 kilómetros reparados.

La rehabilitación de la calzada hacia Madrid está en licitación, con plazo para presentar ofertas hasta abril y 38 meses de obra. Si la adjudicación se resolviera en un tiempo razonable, todo acabaría en otoño de 2022. De tardar como el contrato anterior, habría que aguardar a 2023.