León a Asturias: «De tontos lo justo. Fuentes de Invierno no tendrá enganche eléctrico sin pagar un euro»

Estación invernal de San Isidro. / A.C.

El presidente de la Diputación señala directamente al Principado como único culpable de la imposibilidad de fusionar Fuentes con San Isidro y le emplaza a poner un plan de pagos de hasta 15 años, con cuotas anuales de 300.000 euros

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

El clamor a favor de la fusión física de las estaciones invernales de San Isidro y Fuentes de Invierno crece coincidiendo con los últimos coletazos de la temporada de nieve.

Hosteleros de ambos lados de la Cordillera Cantábrica lanzan un mensaje unísono para emplazar a Diputación de León y Principado de Asturias a sentarse y retomar las negociaciones que darían como resultado un espacio similar «al de Candanchú o Astún».

Es más, los hosteleros leoneses estiman que la fusión se traduciría en un incremento de 60.000 usuarios más en el complejo de San Isidro, que actualmente roza los 12.000.

Una fusión que, no sólo apoya, sino que durante años ha abanderado la Diputación de León, que ha acusado directamente al Principado de Asturias de obstaculizar durante años el proyecto ante su negativa de hacer frente al pago correspondiente de su enganche al tendido eléctrico.

Y así lo ha remarcado «por enésima vez» el presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, que ha advertido que «por respeto y por ser una deuda con los leoneses» no se suscribirán ningún acuerdo de fusión hasta que Asturias ponga encima de la mesa un plan de pagos.

Plan de pagos

Inicialmente, Asturias debía abonar 4,5 millones correspondientes a tres megavatios, de los que 1,5 millones la Diputación exige al contado, emplazando a establecer un «cómodo» plan de pagos hasta de 15 años de duración para hacer efectivos los tres millones restantes correspondientes a dos megavatios.

«Creo que 300.000 euros al año no supondrá un grave perjuicio para el Principado», remarcó Majo, que recordó que desde la Diputación de León se ha pedido «por activo y por pasivo y a distintos consejeros retomar las negociaciones y establecer un plan de pagos».

La fusión, historia de una década

La fusión de San Isidro y Fuentes de Invierno es un proyecto que se fraguó ya hace casi una década. En 2009, la por entonces presidente de la Diputación de León, Isabel Carrasco, ya dejaba claro la intención de ambas administraciones de impulsar la unión física.

Sin embargo, el elevado coste del tendido eléctrico que ascendió a los 12 millones –con la intención del pago de seis millones cada parte- siempre ha mantenido este proceso enquistado a lo largo de los años, limitándose a acuerdos puntuales de promoción conjunta.

Porque, según puntualizó con contundencia, la Diputación de León, en ningún caso y por respeto a los leoneses, cederá a las pretensiones del Principado de Asturias: «no pagar un solo euro por el enganche eléctrico».

«La pretensión de Asturias es enganchar un megavatio y después ir colándonos el resto. Y eso no va a pasar. De tontos lo justo. Nosotros tenemos la mano mucho más que tendida», remarcó Majo, que recordó que es de «justicia» que Asturias abone lo que en su día se comprometió.

Mano tendida

En cualquier caso, Majo trasladó su anhelo de que el Principado cambie de postura para materializar finalmente el proyecto de fusión de San Isidro y Fuentes de Invierno, que daría como resultado el complejo invernal más grande de la Cordillera Cantábrica.

Es más, el presidente de la Diputación recordó su plena disposición a acercar el modelo de gestión de San Isidro –de titularidad provincial- a la de Fuentes de Invierno –gestión privada-.

«Estamos totalmente de acuerdo en la fusión, en la ampliación de los tiempos de pago y en la búsqueda de fórmulas de gestión paralela pero hay una premisa que se debe cumplir, que no es otro del pago por el enganche eléctrico por parte de Asturias».

Por último, Majo advirtió que son muchos los hosteleros asturianos que han solicitado luz a León, que incluso se han trasladado hasta la sede de la Diputación. «Es fácil, sólo hay que cumplir con los compromisos y la palabra que se dio en su día».