Operación Enredadera

Joaquín Llamas advierte que sigue siendo «alcalde y diputado socialista» y denuncia ser víctima de una campaña de «acoso»

Joaquín Llamas, este miércoles en el pleno de la Diputación de León.

Arropado por su equipo de gobierno al completo, el regidor asiste al pleno de la Diputación en el que se escenifica su salida del grupo socialista a pesar de que advierte de que sólo se le ha suspendido cautelarmente de militancia | «La gestión municipal ha sido limpia y honesta»

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Joaquín Llamas ha asistido este miércoles al pleno de la Diputación de León y lo ha hecho en condición de diputado socialista y de alcalde socialista de Villarejo de Órbigo. Y así lo ha manifestado al término de la sesión plenaria en la que, sin embargo, no ha acompañado a sus compañeros del PSOE en la bancada.

Su lugar, el de los no adscritos. No obstante, Llamas, que fue detenido y puesto en libertad con cargos en el marco de la 'Operación Enredadera' que investiga presuntos amaños de contratos públicos, ha advertido de que el PSOE ni le ha expulsado ni le ha requerido su acta.

En declaraciones a leonoticias, Llamas ha asegurado que la única comunicación recibida del PSOE es la resolución por la que se le abre un expediente con la suspensión cautelar de militancia. Expediente que, en cualquier caso, queda en suspensión hasta que haya elementos de juicio que permitan su resolución.

«Lo siento compañero»

El pleno de la Diputación de León ha escenificado este miércoles el cambio de comisiones tras la expulsión de Joaquín Llamas, alcalde de Villarejo de Órbigo, del grupo socialista.

De esta forma, Llamas pierde su dedicación exclusiva y pasará a cobrar 270 euros por la participación en las cinco comisiones que tendrá representación, con un techo máximo de 70 años.

Una decisión que, según remarcó Llamas, no tiene justificación. Es más, ha advertido que no ha tenido notificación alguna de expulsión del PSOE y que la única comunicación ha sido sobre la suspensión cautelar de militancia.

Y por ello, ha destacado su compromiso con Villarejo y León. «Adquirí un compromiso de trabajo que no voy a romperle ni a quebrantarlo por legitima responsabilidad. Voy a continuar a disposición de todos los alcaldes, concejales y vecinos para dar respuesta a sus necesidades», señaló Llamas, visiblemente emocionado.

Una decisión tomada directamente por la Ejecutiva Nacional. Lo remarcó el portavoz del PSOE, José Pellitero, que insistió que un partido se rige por «unas reglas y estatutos. Cuando estas en un partido tienes que trabajar y funcionar por el reglamento interno. Este grupo tomo la decisión pero es una decisión que viene enmarcada a nivel nacional».

Es más, Pellitero insistió en hay que asumir la responsabilidad al estar dentro de un partido con unas reglas. Eso sí, pese a su insistencia, el portavoz socialista no ocultó su pesar por esta situación. «Nosotros lo sentimos mucho esta situación, no se la deseo a nadie. Lo siento compañero».

Un pleno en el que Llamas estuvo arropado por todo su equipo de gobierno, que ha cerrado filas en torno a su figura.

Una notificación a la que Llamas contesto dándola por buena pero que no conlleva en ningún caso la expulsión del PSOE. «La realidad es que sigo siendo alcalde socialista y diputado socialista ya que no ha habido nada que me requiera entregar actas y dejar mis cargos», señaló el regidor, a la par que mostraba la comunicación oficial socialista en la que los «artículos 94 y 254 que son claros en cuanto a cuál es mi situación real».

«No me han expulsado. A efectos prácticos no estoy expulsado del PSOE», remarcó Llamas, que aseguró que a nivel orgánico tan sólo ha sido expulsado del grupo socialista de la Diputación. Es más, el regidor recordó que la suspensión de militancia incluso le obliga a pagar las cuotas y que no implica la renuncia de los cargos orgánicos.

Campaña de acoso

En este sentido, Llamas, que estuvo arropado por los concejales del equipo de gobierno de Villarejo Órbigo, mostró su «más absoluta repulsa y disconformidad» con la campaña de «acoso y derribo así como de linchamiento público» que aseguró ser objeto desde hace bastante tiempo de forma «directa e indirecta por parte de determinadas personas».

Personas, continuó, cuyo interés es su eliminación de la vida pública, condenándome sin posibilidad de defensa y colaborando de forma activa a incrementar en lo que a mí respecta la repercusión pública de estos presuntos hechos que han generado las actuaciones policiales y judiciales con el fin de aumentar más si cabe los daños morales y personales infringidos tanto a mi como mi familia».

En este punto, Llamas quiso aprovechar para agradecer el apoyo «grande, constante y fuerte» que ha recibido por parte de todos vecinos del municipio a la par que ratificó la limpieza y honestidad tanto en la gestión tanto municipal como personal.

Y concluyó recordando el derecho a la presunción de inocencia que tiene cualquier persona. Sin embargo, remarcó, a él se le está aplicando la presunción de culpabilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos