Los investigadores de la UCO encuentran nuevas pistas del crimen de Sheila Barrero

La madre de Sheila, a las puertas de los juzgados. /Mario Rivas
La madre de Sheila, a las puertas de los juzgados. / Mario Rivas

El titular de Instrucción nº1 de Cangas del Narcea mantiene abiertas las diligencias, impulsadas por la UCO y que podrían arrojar luz sobre el homicidio de la joven, cuya pista se perdió en Villablino

OLAYA SUÁREZ
OLAYA SUÁREZLeón

Cuando la familia de Sheila Barrero pedía el pasado enero, en el decimocuarto aniversario del crimen, que no se olvidara el caso sin esclarecer de la joven degañesa, el procedimiento ya había sido reabierto por el juzgado de Cangas de Narcea. Se hizo con la máxima discreción para no entorpecer unas investigaciones a las que las nuevas pistas podrían haber dado un impulso y aportado indicios de los que tirar para llegar a su resolución.

El caso había sido sobreseído en 2008 cuando las pesquisas policiales llegaron a una vía muerta. Sin embargo, la Guardia Civil nunca olvidó el tema.

La Unidad Central Operativa (UCO) y los agentes de la Comandancia de Oviedo siempre lo tuvieron muy presente. Era un asunto prioritario rodeado de muchos interrogantes que hasta ahora habían quedado sin respuesta.

Julia Fernández, la madre de Sheila, asegura desconocer las novedades y se muestra cauta. «Nosotros siempre pedimos que se reabriese el caso y que se hiciese justicia. No nos queremos hacer ilusiones porque ya hemos pasado muchas decepciones, pero esto, sin duda, es una buena noticia», comenta la progenitora de la joven de Degaña que el 25 de enero de 2004 apareció muerta en el interior de su coche con un tiro en la nuca. El casquillo de la bala fue localizado en el interior de su vehículo, estacionado en un área de descanso del Alto de La Collada.

La pista de la joven, que entonces tenía 22 años, se pierde en el trayecto desde la localidad leonesa de Villablino hasta Degaña. Había salido de bares con varios amigos y se disponía a regresar a su domicilio, como había hecho en numerosas ocasiones. Su familia se empezó a preocupar cuando amaneció y la chica no había dado señales. Sus hermanos salieron entonces a buscarla por temor a que hubiese sufrido un accidente de tráfico. Localizaron su turismo y a Sheila muerta en su interior.

Detenido su exnovio

La joven había estudiado Turismo en Gijón y había mantenido una relación sentimental con un chico leonés. La Guardia Civil lo detuvo como sospechoso del crimen. Dio positivo en las pruebas de pólvora que le realizaron en las manos, si bien quedó en libertad con cargos porque pudo demostrar que había estado cazando los días anteriores. Llegó a prestar declaración ante el juez de Cangas de Narcea, pero los cargos contra él quedaron sobreseídos.

Según explicó su abogado, «él sería el primer interesado en que se resolviese el crimen para demostrar su inocencia ante la sociedad, pero aunque quedó en libertad sin ningún cargo, entre la gente siempre puede quedar la duda... así que solo esperamos que se resuelva pronto, sería lo mejor para todos».

A mediados del pasado mes de septiembre agentes de la UCO mantuvieron una reunión con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), Ignacio Vidau, y representantes de la Fiscalía.

 

Fotos