La Guardia Civil no persiguió al kamikaze deL Huerna al no tener coches con potencia suficiente

Familiares y allegados trasladan el féretro al interior de la iglesia de Pola de Lena./JESÚS MANUEL PARDO
Familiares y allegados trasladan el féretro al interior de la iglesia de Pola de Lena. / JESÚS MANUEL PARDO

La Guardia Civil no persiguió al kamikaze de Lena para no aumentar el riesgo | Solo tenía todoterrenos sin velocidad suficiente para alcanzarlo | Pola de Lena despide al jubilado contra el que se estrelló el conductor suicida

A. PUENTEPola de Lena

El vehículo -un Kia Ceed- iba a unos 190 kilómetros por hora por la autovía A-66 sentido León cuando impactó frontalmente con otro coche, el que conducía José Ramón González, un lenense de 67 años que se dirigía a pescar en su Jeep Grand Cherokee. R.S.M., de 24 años, se había dado a la fuga en un control de la Guardia Civil en Caborana, cerca de Moreda (Aller).

El dispositivo lo había montando el destacamento de Mieres para controlar el tráfico que hay, sobre todo, los fines de semana, con los usuarios que se desplazan hasta las estaciones de esquí de Fuentes de Invierno y San Isidro por la AS-112. Los agentes no iniciaron la persecución a pesar de que el joven ya emprendió la huida a gran velocidad nada más ver el dispositivo.

Dos son los motivos para ello; el primero, y fundamental, es que este tipo de actuaciones están prohibidas porque pueden aumentar el riesgo en la carretera. El segundo es que los vehículos de la Benemérita eran grandes todoterrenos que no alcanzan la velocidad suficiente para ir tras el fugado, un coche de gran potencia. Por lo tanto, se considera en el cuerpo que la actuación en la mañana del domingo fue impecable.

El Kia recorrió los casi seis kilómetros desde Caborana al nudo de Ujo con la A-66 a una velocidad excesiva. Se trata, además, de un trazado de especial accidentalidad. Los agentes ya habían dado el aviso al resto de patrullas para interceptar al vehículo. Entonces no era un kamikaze. Se convirtió en un conductor suicida cuando en su huida entró a la autovía por el carril sentido a Oviedo. Pero él iba hacia León.

Recorrió tres kilómetros hasta que chocó con el coche de José Ramón González a la altura de la gasolinera Egocheaga, en Villallana. El impacto fue brutal y ambos fallecieron al instante.

Pola de Lena despidió en la tarde de ayer a José Ramón González, más conocido como 'Pepe el Zancas'. La iglesia parroquial se llenó para acoger el funeral por su fallecimiento en el fatal siniestro en la autovía A-66 que ocurrió el domingo poco después de las siete la mañana. Había cogido su coche para ir de pesca a la mar, pero se encontró con un coche que circulaba en sentido contrario. Fueron muchas las personas que quisieron acompañar a familiares y amigos en este duro momento y dar el último adiós a José Ramón, un chapista que tuvo un taller en pleno centro urbano de Pola y que era muy conocido en la localidad. Hacía un año que se había jubilado.

Pesca y caza sus pasiones

Tenía 67 años. El tiempo, destacaban ayer sus allegados, lo dedicaba a sus dos grandes pasiones, la pesca -daba igual que fuera de río o de mar- y la caza. De hecho, había cogido sus cañas y se dirigía a la costa para echar el anzuelo. Lo hacía en un todoterreno que había adquirido tras su retiro para poder disfrutar de sus aficiones. Era un vehículo grande, que no lo salvó del brutal choque frontal.

La familia no podía ocultar su profundo dolor por la pérdida. Sus allegados señalaron que ahora tan solo piensan en llorar su muerte, sin pensar en el conductor que provocó el siniestro, un joven de 24 años, natural también de Lena pero que residía en Oviedo.

Según el anuario estadístico de la Dirección General de Tráfico, en 2017, último año para el que existen datos, en España se registraron 176 accidentes con víctimas (muertos o heridos) provocados por conductores que circulaban en sentido contrario o por lugares prohibidos. La cifra ha ido en aumento.