La Guardia Civil detiene a nueve personas por provocar 11 incendios en León y cinco provincias más

La Guardia Civil detiene a nueve personas por provocar 11 incendios en León y cinco provincias más

De los siniestros conocidos por los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza en los primeros seis meses de este año, el factor humano estuvo detrás de más del 98 por ciento del total

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La Guardia Civil ha detenido a nueve personas por provocar, de manera negligente o intencionada, once incendios en las provincias de Lugo, Ávila, Las Palmas de Gran Canaria, León, Castellón y Cáceres.

Según informa la Dirección General del Cuerpo, el incendio forestal más grave fue el provocado en la isla de Gran Canaria, afectó a alrededor de 1.500 hectáreas -230 pertenecientes a la Red Natura 2000- y obligó a la evacuación de centenares de personas.

Uno de los detenidos fue en Lugo y está considerado supuesto autor intencionado de al menos seis incendios forestales.

El arrestado pudo provocar el fuego con el objetivo de mantener constituido en la zona un retén de extinción al que él mismo había pertenecido en campañas anteriores.

El estudio y análisis de los datos de incendios de los 15 últimos años ha demostrado que la mayoría de los incendios forestales se encuentra vinculada al factor humano, ya sea por obra de un incendiario o derivada de la negligencia en el uso del fuego, mientras que es muy pequeña o casi nula la incidencia de las causas naturales, añade la Guardia Civil.

De los siniestros conocidos por los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Guardia Civil en los primeros seis meses de este año, el factor humano estuvo detrás de más del 98 por ciento del total.

Señala la Guardia Civil que el número de incendios forestales producidos por negligencias graves mientras se realizaban tareas en el campo, trabajos agrícolas o por uso de maquinaria, se ha incrementado de manera considerable.

La investigación policial y criminal de los incendios forestales se convierte en un instrumento fundamental para atajar el origen de esta problemática, ya que permite ofrecer a los órganos judiciales elementos probatorios para depurar las responsabilidades derivadas de su autoría.

Además, la Guardia Civil cree que la investigación genera un efecto disuasorio en el incendiario y en la conducta negligente del resto de los ciudadanos.