La Guardia Civil desarticula una banda de butroneros que robaba cajas fuertes y actuó en León

Dos miembros del grupo, que actuaba en grandes superficies y en gasolineras fueron detenidos y están ya en la cárcel de Asturias; otros dos se dieron a la fuga

Leonoticias Diario digital
LEONOTICIAS DIARIO DIGITALLeón

La Guardia Civil ha desarticulado un grupo organizado itinerante que se dedicaba al robo de cajas fuertes por el procedimiento del butrón en Asturias, Galicia y León. En el marco de la denominada 'Operación Rockatansky', los agentes detuvieron a dos personas, que se encuentran en prisión provisional en la cárcel de Asturias. De los otros cuatro miembros identificados y en situación de búsqueda, al menos dos se han dado a la fuga.

Los robos se realizaban principalmente en estaciones de servicio de carburantes, entidades bancarias y empresas de alimentación, según informó el Instituto Armado a través de una nota de prensa.

Las investigaciones se iniciaron el 16 de abril, a raíz del robo con fuerza perpetrado en una estación de servicio situada en la Autovía del Cantábrico, entre Gijón y Avilés. El 'modus operandi' utilizado para la comisión del robo y la herramienta empleada en el delito hicieron sospechar a los agentes encargados de la investigación de que se trataba de delincuencia especializada, organizada e itinerante.

Según avanzan las investigaciones, para los robos utilizaban inhibidores de frecuencia, herramientas como radiales de gran tamaño con discos de diamante aptos para cortar hierro y hormigón, hachas, mazas, gatos hidráulicos.

Vestían ropas oscuras, ocultaban sus rostros con pasamontañas para no ser identificados por sistemas de video vigilancia y manipulaban todos los instrumentos y herramientas con guantes, para no dejar huellas en los mismos. Asimismo, utilizaban vehículos con placas de matrícula «dobladas», es decir copiadas de otros vehículos de sus mismas características (misma marca y modelo).

«La frenética actividad llevada a cabo por el grupo y las férreas medidas de seguridad puestas en práctica de manera constante y cotidiana por los investigados, con ausencia de arraigo conocido y domicilio estable, dificultaron notablemente la investigación», señala la Guardia Civil en el escrito.

El domingo, el día clave

No obstante, se identificó como punto de origen de sus movimientos la zona sur de Gijón, donde tenían ubicado un lugar de ocultación o «zulo», en el que los agentes localizaron un total de cinco teléfonos móviles, dos 'walkie-talkie', guantes y multitud de herramientas.

Inicialmente, perpetraban los robos los domingos por la noche, para después abandonar Asturias dirigiéndose a Madrid, su lugar de asentamiento junto con Francia. Sin embargo, una vez asentados en el Principado, aumentó su frecuencia en el número de hechos delictivos. Durante su permanencia en Asturias, alquilaron habitaciones en pisos situados en pleno centro de Gijón y en otra localidad de la región.

En la noche del día 12 de mayo, cuatro componentes del grupo criminal que eran objeto de vigilancia procedieron a recoger los efectos que había dejado ocultos, como herramientas, emisoras y vehículos. Esto provocó que se estableciera un dispositivo que permitió, en la madrugada del día 13 de mayo, la detención de dos de sus componentes y la huida de los otros dos, tras una persecución en su huida hacia Madrid.

Los detenidos son B. A. y B. B., ambos de nacionalidad kosovar y vecinos de Madrid. Los butrones, la inutilización de los sistemas de alarma y los numerosos daños en los lugares de ubicación de las cajas fuertes de los establecimientos eran su seña. Los daños causados eran en muchas ocasiones mayores que el botín obtenido, de unos 130.000 euros

Contenido Patrocinado

Fotos