Declaran secreta la investigación sobre la muerte de una leonesa tras una cena en el restaurante Riff de Valencia

Declaran secreta la investigación sobre la muerte de una leonesa tras una cena en el restaurante Riff de Valencia

El chef alemán Bernd H. Knöller aseguró tras la reapertura del local que ha tomado la decisión porque está «seguro de que el restaurante puede garantizar la máxima seguridad» a sus clientes

EFEValencia

El Juzgado de Instrucción número 1 de Valencia ha decretado el secreto de las actuaciones relacionadas con la investigación abierta tras la intoxicación alimentaria que afectó a 31 clientes del restaurante Riff, uno de los cuales, una mujer de 46 años, falleció en su domicilio.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana en un comunicado, el juez instructor justifica esta medida, adoptada en una auto fechado el pasado 25 de febrero, en la necesidad de «salvaguardar la intimidad de las personas y de la familia de la fallecida».

Todo ello sin perjuicio de que con posterioridad ese secreto se pueda levantar «si hubiera alguna causa penal abierta contra persona determinada en este caso».

En consecuencia, se informa de que actualmente no constan investigados en este procedimiento.

«En este caso, visto el contenido del atestado de autos, de los informes forenses, conviene para el buen fin de las investigaciones decretar el secreto del sumario, además de para evitar que se oculten pruebas o desaparezcan vestigios o efectos, objeto de investigación«, según se recoge en el auto.

Reabre el restaurante

El fundador del restaurante español con una estrella Michelin reabrió el local este miércoles asegurando que las autoridades no encontraron razones para que siguiera clausurado.

El restaurante Riff, ubicado en la ciudad de Valencia, cerró sus puertas después de que una mujer de 46 años muriera el 17 de febrero tras cenar allí con su familia.

El fundador del negocio, el chef alemán Bernd H. Knöller, dijo este miércoles que ha decidido reabrir porque está «seguro de que el restaurante puede garantizar la máxima seguridad» a sus clientes.

«El restaurante ha pasado dos inspecciones de Sanidad. La segunda y más reciente, a petición nuestra. Quería estar seguro al 100% (aunque me he dado cuenta de que la seguridad al 100% ni podemos ni puede garantizarla ningún restaurante)«, escribió el chef en Twitter, en español, inglés y alemán.

«Sanidad nos ha garantizado en todo momento, desde la primera inspección, que no existe ninguna razón para mantener el restaurante cerrado», añadió.

Knöller abrió el Riff en 2001, y recibió una estrella Michelin en 2009. Propone entre otras cosas un menú de 135 euros, a base de trufa negra, caviar imperial y bogavante.

La prensa local señaló que la mujer y su familia comieron unas setas que según la carta eran españolas, aunque en realidad serían de China.

Knöller dijo que las setas fueron comprados a un proveedor español, con el que trabaja desde hace 28 años y en el tiene «plena confianza».

«Las setas tenían muy buen aspecto, y en ningún momento pensamos que podían proceder de fuera de España», comentó. No obstante, reconoció que «la ficha técnica del producto que nos mandaron no informaba de la procedencia».