Un radar metereológico preverá con dos horas de antelación el estado de la nieve en la autopista del Huerna

Faustino Sánchez, el teniente coronel Álvaro Díaz (UME), Eduardo Arrojo, Delia Losa, César Fernández-Nespral y Raquel Casado, ante varias de las máquinas quitanieves de Aucalsa./Juan Carlos Morán
Faustino Sánchez, el teniente coronel Álvaro Díaz (UME), Eduardo Arrojo, Delia Losa, César Fernández-Nespral y Raquel Casado, ante varias de las máquinas quitanieves de Aucalsa. / Juan Carlos Morán

Aucalsa adquiere cuatro vehículos, con lo que afrontará el invierno con catorce quitanieves, tres cargadoras de fundentes y dos fresadoras e incorpora un sistema que permite a los conductores saber en tiempo real y a través de la web las condiciones de la vía

MARCO MENÉNDEZ
MARCO MENÉNDEZLeón

Aucalsa, la empresa concesionaria de la autopista del Huerna, ya está preparada para afrontar una nueva campaña invernal. Y lo hace con la incorporación de cuatro camiones de tres ejes equipados con extendedora de hasta 10,6 metros cúbicos de sal y con hojas quitanieves de 3,6 metros de ancho. Así, se contará con catorce vehículos de este tipo, además de tres palas cargadoras de fundentes y dos máquinas fresadoras.

Pero hay otra importante novedad de tipo tecnológico. La presentó el director general de Aucalsa, Eduardo Arrojo, en un acto en el que estuvieron presentes, entre otros, la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa; el subdelegado del Gobierno en León, Faustino Sánchez; el jefe de la Demarcación de Carreteras, César Fernández-Nespral; y la jefa provincial de Tráfico, Raquel Casado.

Esa novedad, indicó Arrojo, es «un sistema automático de información que refleja en nuestra web, en tiempo real, cualquier cambio que se produzca en la autopista. Aparecerá automáticamente, los conductores lo sabrán al mismo tiempo que nosotros y ya está listo para la próxima nevada que se produzca». Eso no quiere decir que sea la única manera que tengan los ciudadanos para conocer el estado de la vía, ya que «se mantienen la información telefónica y los paneles informativos, porque lo más importante es que los usuarios estén informados».

El objetivo es que la autopista del Huerna no se tenga que cortar y, si fuera necesario, que sea durante el menor tiempo posible. Para ello, Aucalsa cuenta con un sistema de predicción meteorológica «bastante fiable». Además, dispone de «un radar que nos permite prever lo que va a pasar con dos horas de antelación. Eso es muy importante porque, en caso de nevadas, podemos ver cuándo habrá ventanas de buen tiempo para, por ejemplo, dejar pasar a grupos de camiones», explicó Arrojo.

El director general de Aucalsa espera que este invierno sea mejor que el pasado, pues «fue una de las peores temporadas que se recuerdan. En diciembre no hubo problemas, pero en febrero y marzo cayeron unas nevadas terribles, como no se conocían. La autopista se cerró una vez, pero no por la nieve, sino por la ventisca, que hacía que los conductores no pudieran ver nada».

15 grados bajo cero

A pesar de que el invierno pasado se llegaron a registrar quince grados bajo cero con un espesor de nieve acumulada de 105 centímetros en 24 horas, la autopista del Huerna solo estuvo cortada totalmente al tráfico durante una hora y 40 minutos en febrero, algo que fue provocado por una fuerte ventisca. Este invierno se espera que sea mejor, aunque, por si acaso, están preparados efectivos de la Guardia Civil y de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Delia Losa, delegada del Gobierno en Asturias, resaltó el trabajo que realiza la empresa concesionaria, con «un funcionamiento francamente bueno». También destacó la importancia de una buena coordinación entre los diferentes departamentos implicados, así como información que se ofrece a los usuarios». Por su lado, el subdelegado del Gobierno en León, Faustino Sánchez, también hizo referencia a «la gran experiencia en la gestión» que atesora la empresa Aucalsa.

También mucha experiencia tienen los trabajadores que atienden la vialidad invernal en la autopista, que son 40 conductores de quitanieves, seis operarios de palas cargadoras, dos mecánicos de vialidad invernal, cuatro grupos de vialidad y asistencia a usuarios, nueve electricistas, cinco coordinadores del centro de control, un director de explotación, un director de viabilidad y cuatro jefes de operaciones. Todos ellos trabajan en las tres plantas y dos silos de almacenaje de sal y salmuera con capacidad para 5.260 toneladas de sal, 300 de cloruro cálcico, 150 de sal para salmuera y 300.000 litros de salmuera.