La AP-66 es la segunda autopista más cara de la Castilla y León con un coste de 16 céntimos por kilómetro

La autopista entre León y Asturias es una de las más caras./
La autopista entre León y Asturias es una de las más caras.

La autopista que une León con Asturias registró en 2016 un incremento del tráfico de vehículos de un 4,09%, en relación al año anterior, hasta alcanzar los 8.240 usuarios

LEONOTICIAS

Una de las autopistas más utilizadas por los leoneses se coloca como una de las más caras de la Comunidad.

La AP-66, entre León y Asturias, es la segunda cuyo kilómetro cuesta más dinero de todas las que conectan a Castilla y León. 0'16 euros es el precio de cada uno de los 77 kilómetros que recorre la Autopista del Huerna para un precio total de 12,90 euros.

A pesar de ese coste, este vial ha visto incrementado su tráfico en un 4,09% en 2016 hasta alcanzar 8.240 vehículos.

En el lado contrario se sitúa la polémica autopista entre León y Astorga. La AP-71 es la segunda más barata de la Comunidad con un coste por kilómetro de 0,13 euros.

Esta carretera tiene una longitud de 37,6 kilómetros y un precio de 4,95 euros es lo que se debe pagar por recorrerla entera. Además, la AP-71 registró el mayor incremento de tráfico de vehículos de todas las autopistas de la Comunidad con un 8,85% más de usuarios, hasta los 4.179 en el año 2016.

Datos generales

El precio por utilizar las autopistas de peaje varía de forma muy significativa en función del territorio y de la fecha y hora en la se que realice el viaje. En el caso de Castilla y León la diferencia oscila entre los 17 céntimos el kilómetro de la AP-6, donde un turismo paga 12,25 euros por recorrer los casi 70 kilómetros entre Adanero (Ávila) y Villalba (Madrid), y los 10 céntimos de la tarifa punta de la AP-51 (Ávila-Villacastín), vía que también ofrece un peaje por 3 céntimos el kilómetro en hora valle -desde las once de la noche a la siete de la mañana-.

Así lo revela un informe elaborado por Automovilistas Europeos Asociados (AEA) consultado por Ical, en el que se ponen de manifiesto diferencias tarifarias de hasta un 3.360 por ciento. Según este informe, los automovilistas que atraviesen el Túnel de Sóller en Mallorca, de apenas tres kilómetros de distancia, pagarán 1,68 euros por cada kilómetro recorrido. Sin embargo, aquellos otros que circulen desde Puxeiros a Baiona, en Pontevedra, recorriendo 28 kilómetros, sólo tendrán que abonar 0,05 euros el kilómetro. Es decir, 33 veces menos que en la autopista mallorquina.

En la Comunidad, tras la AP-6, la autovía más cara es la AP-66 (León-Campomanes), con una media de 0,16 céntimos por kilómetro. Recorrer sus algo más de 77 kilómetros cuesta 12,90 euros. Después se encuentra la AP-61 (Segovia-San Rafael), con 14 céntimos, aunque en este caso ocurre como en la AP-51 y la autovía dispone de una tarifa en horas valle de cinco céntimos. Tanto en esta vía como en la Ávila-Villcastín, la tarifa punta se aplica desde el 16 de junio al 15 de septiembre; desde las siete horas hasta las veintitrés horas; todos los viernes, desde las quince horas hasta las veintitrés horas; todos los sábados y domingos, así como desde el lunes Santo hasta el lunes de Pascua inclusive.

El precio por kilómetro de la AP-71 (León-Astorga) es de 13 céntimos, aunque esta autopista también cuenta con una tarifa reducida de cinco céntimos, mientras que en la AP-1 (Burgos-Armiñón) es de 14 céntimos. En este caso, el peaje en la AP-1 está previsto que finalice en 2019, ya que el próximo concluye el plazo de la concesión del Gobierno y desde el Ministerio de Fomento ya ha manifestado que no habrá una prórroga del peaje y que la vía pasará a formar parte de la red de carreteras del Estado.

Entre los peajes más caros, además del Túnel de Sóller, están el túnel del Cadí, en Barcelona, (39 céntimos el kilómetro), el túnel de Vallvidriera, también en Barcelona (25 céntimos ), la autopista de San Cugat a Manresa (24 céntimos ), los túneles de Artxanda, en Vizcaya, (23 céntimos ), o la M-12 del aeropuerto de Barajas en Madrid, que cuesta 21 céntimos el kilómetro.

Por el contrario, entre los peajes más baratos, además del de Puxeiros-Baiona, estarían el de Larraskitu-Santurtzi (seis céntimos el kiómetro), los de Sevilla-Cádiz y A Coruña-Carballo ( siete céntimos ), el de Ocaña-La Roda (ocho céntimos ) y los de Ferrol-Tuy, Barcelona-La Jonquera, Alicante-Cartagena, Tudela-Irurzun o Mongat-Palafolls (nueve céntimos el kilómetro).

En el informe, desde AEA también se advierte que desde el punto de vista jurídico no pagar el peaje constituye una infracción administrativa que debe ser tramitada por Tráfico como cualquier otra infracción de circulación. Así lo estableció la Ley de Presupuestos para el año 2013 que modificó la Ley de construcción, conservación y explotación de autopistas en régimen de concesión y la Ley de Seguridad vial para combatir el impago de los peajes.

Intensidad

Por otra parte, el volumen de tráfico en las autopistas de Castilla y León creció el pasado año con relación a 2015 por encima del 4 por ciento. La mayor subida se registró en la AP-71, con un 8,85 por ciento, lo que situó la intensidad media diaria en 4.179 vehículos, la más baja de las seis autopistas que transcurren en la Comunidad, según datos del Ministerio de Fomento.

La autopista que más trafico soporta, la AP-6, con 27.702 vehículos diarios, creció un 4,27 por ciento, mientras que el incremento en la AP-1 fue del 4,53 por ciento, hasta los 19.374. El menor incremento se registró en la AP-51, con un 3,47 por ciento (8.024 vehículos), mientras que en su vecina AP-61, la subida fue del 7,42 por ciento (7.480). Por último, en la AP-66 el tráfico creció un 4,09 por ciento (8.240).

En los últimos cuatro años el volumen de tráfico en las autopistas de peaje de la Comunidad se ha incrementado en global un 13,27 por ciento, al pasar de 66.207 vehículos de intensidad media diaria de 2013 a los 74.999 del pasado año.