Sindicatos y Junta rebajan tensión con las 35 horas a la espera de una propuesta de Mañueco para su aplicación

Alfonso Fernández Mañueco y los consejero de Presidencia y Hacienda, se reúnen con represententes de CC OO, CSIF y UGT./A. Mingueza
Alfonso Fernández Mañueco y los consejero de Presidencia y Hacienda, se reúnen con represententes de CC OO, CSIF y UGT. / A. Mingueza

Los sindicatos mantienen la convocatoria de huelga de 6 de noviembre tras una reunión con el presidente, en la que retoman la negociación de financiación, contratación y fecha de aplicación de la rebaja de jornada laboral

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

El Gobierno autonómico y los sindicatos CC OO, UGT y CSIF rebajan tensión sobre la aplicación del acuerdo para devolver a la plantilla de la Junta la jornada semanal de 35 horas que firmó el anterior Ejecutivo del PP el 21 de mayo, en plena campaña electoral de las municipales y autonómicas. Alfonso Fernández Mañueco trasladará a los representantes de los empleados públicos una propuesta de aplicación en una semana. Concretamente el día 21 y ese planteamiento incluirá, en principio, una fecha para dejar la jornada semanal actual de 37,5 horas y retomar la de antes de la crisis, de 35 horas.

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, mantuvo ayer una larga reunión (más de dos horas y media) con los representantes de esos tres sindicatos en la que estos últimos constataron que «hay voluntad» en el Gobierno autonómico de implantar esa jornada y entendieron que la demora en la conformación del Ejecutivo de coalición PP-Cs tras las elecciones ha hecho necesario «un tiempo» para que los responsables de función pública se pongan a día, lo que supone «dificultades financieras y organizativas de un Gobierno que acaba de empezar».

En el encuentro estuvieron presentes los consejeros de Presidencia, Ángel Ibáñez, y de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo. Del primero dependen las políticas de personal de la Junta y el segundo es el que debe proporcionar los fondos para hacer frente a esa aminoración de jornada, que implica la contratación de personal. A falta de mayor concreción, las cifras barajadas de la repercusión en Sanidad, Educación y Servicios Sociales, principales áreas de empleo público autonómico, estarían por debajo de los 120 millones de euros que en su momento facilitó el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, según aseguraron fuentes de la negociación.

Los sindicatos siguen planteando extender la jornada de verano hasta el 1 de enero y aplicar en ese momento, con cargo al presupuesto del próximo año, las 35 horas de manera habitual. Los responsables autonómicos deslizaron durante la reunión la fecha de verano para su implantación, demora que no contemplan los representantes de la plantilla.

Los sindicatos mantienen la fecha del 1 de enero y la Junta ha deslizado la posible aplicación en junio, demora inasumible para los primeros

«Ya se han incumplido los plazos, pero hemos visto voluntad en las Junta de Castilla y León de cumplir el acuerdo de mayo, aunque veníamos con unas expectativas más altas. Falta el cómo, el cuándo y el qué», ha asegurado Ana Rosa Arribas, coordinadora del Área Pública de CC OO.

«Nos hemos dado un periodo corto de negociación y esperamos la propuesta que nos hará la Junta en una semana», ha afirmado Tomás Pérez Urueña, representante de la Federación de Empleados de Servicios Públicos (FESP) de UGT.

Carlos Hernando, presidente de CSIF Castilla y León ha destacado la «ilusión» con la que han abordado el encuentro e insistido en que «ha quedado patente» la voluntad de la Junta de cumplir el acuerdo. «Entendemos las dificultades por la que pasa la Junta en este momento», ha apuntado el dirigente de CSIF, al tiempo que ha planteado la necesidad de abordar el asunto con «tranquilidad y sosiego».

Por parte de la Administración ha valorado la reunión el consejero Ángel Ibáñez. De los cuatro interlocutores es al que se notaba más satisfecho. Un encuentro que el dirigente del PP ha definido como «muy productivo», en el que el presidente Mañueco ha trasladado a los sindicalistas «el compromiso inequívoco» de cumplir el acuerdo del 21 de mayo, pero también que «los tiempos para la propia conformación del Gobierno y el análisis de la situación impedían acometer ese acuerdo de modo inmediato».

Ibáñez ha reconocido que la posición del Ejecutivo de Fernández Mañueco no ha variado en los últimos días sobre la implantación de la jornada de 35 horas. «Debe ser en términos de equidad, para todos los empleados, con garantía de que se cumple con la atención a los ciudadanos y de estabilidad en el tiempo. Lo mismo que venimos diciendo desde hace semanas», ha remarcado Ibáñez.

Las partes han coincidido además en sacar del «candelero» la aplicación de este acuerdo laboral. Desde los sindicados remarcaron que hay que «tratar de evitar que estemos todo el día hablando de esta cuestión. Estar permanentemente en el candelero distorsiona».