Los sindicatos convocarán a los funcionarios a una huelga general si la Junta no cumple con las 35 horas

Julio César Martín (UGT), Raquel Fernández (CSIF) y Ana Rosa Arribas (CC OO), después de la rueda de prensa ofrecida este miércoles en Valladolid/Ical
Julio César Martín (UGT), Raquel Fernández (CSIF) y Ana Rosa Arribas (CC OO), después de la rueda de prensa ofrecida este miércoles en Valladolid / Ical

Las movilizaciones comenzarán a escala provincial el 3 de octubre y las protestas culminarán con el llamamiento a un paro total a final de mes si el gobierno regional impone las 37,5 horas semanales

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

La irritación de los empleados públicos de Castilla y León va en aumento y puede desembocar en una huelga general a finales del mes de octubre si la Junta incumple el compromiso de aplicar la jornada de 35 horas semanales a los funcionarios de manera inmediata. La ofensiva sindical se resume en una frase que circulaba este miércoles en los corrillos posteriores a la rueda de prensa ofrecida por UGT, Comisiones Obreras y CSIF: «Si nos dicen que no, nos van a tener en la calle». El otoño puede convertirse en una estación caliente para el ejecutivo autonómico, mientras las tres centrales aguardan a que expire este jueves el plazo de 48 horas dado por la Junta para responder a la propuesta sindical: mantener la jornada estival de 35 horas hasta finales de año mientras se negocian los calendarios que se aplicarán a partir del 1 de enero de 2020, en virtud de lo firmado con el anterior gobierno de Juan Vicente Herrera y puesto ahora en entredicho con el nuevo ejecutivo de Alfonso Fernández Mañueco.

Ante una previsible respuesta negativa, los sindicatos ya han marcado el calendario de movilizaciones si la Junta impone la vuelta a las 37,5 horas semanales a los funcionarios a partir del 1 de octubre. El jueves 3 de octubre empezarán las movilizaciones a escala provincial en todas las delegaciones. La protesta se extenderá al ámbito regional el miércoles 17 de octubre con una concentración. Para el viernes 25 de octubre se ha fijado un parón de dos horas, que desembocará en la convocatoria de una huelga general en la última semana del mes si la Junta no aplica la medida firmada en mayo.

«Todas estas acciones persiguen que la Junta recapacite, que se vuelva a la situación original y que se cumpla el acuerdo para que el 1 de enero todos los empleados públicos tengan las 35 horas», explica Julio César Martín, secretario de administración autonómica de UGT:

Representantes de UGT, Comisiones Obreras y CSIF han detallado este miércoles los términos de la «tensa reunión» que mantuvieron el martes con los consejeros Ángel Ibáñez (Presidencia), Carlos Fernández Carriedo (Economía y Hacienda), Verónica Casado (Sanidad) y Rocío Lucas (Educación). «Ya sabíamos lo que nos iban a decir: querían incumplir el acuerdo. Se incumple la primera fecha, el 24 de junio, para adecuar los calendarios del personal y que el 1 de octubre tuvieran las 35 horas. Se incumple nuevamente con el sector educativo porque se ha comenzado el curso escolar sin adaptar los calendarios y la jornada lectiva a la nueva jornada. Este colectivo no ha tenido ningún tipo de compensación», denuncia Ana Rosa Arribas, coordinadora del área pública de Comisiones Obreras de Castilla y León.

La reunión entre los sindicatos y la Junta dejó momentos de tensión, especialmente con los responsables de la Consejería de Sanidad, en manos de Ciudadanos. De hecho, los representantes sindicales vieron «mejor talante» en el PP para tratar de cumplir el acuerdo de 35 horas que en el partido naranja. «Ciudadanos no quiere cumplirlo y trata de echar la culpa al gobierno central», señalan fuentes de los sindicatos en privado.

Públicamente, las críticas también se dirigen a la consejería de Sanidad, especialmente a la directora general de Profesionales, Mercedes Pérez de Miguel. «Es el peor nombramiento para conciliar con los profesionales. Demostró no conocer los calendarios. En el sector sanitario tenemos calendarios anuales que son irregulares. Un profesional sanitario, como un médico o una enfermera, tienen una jornada ordinaria de 35 horas, jornada complementaria, jornada especial... Un médico o una enfermera con guardia vienen haciendo unas 2.500 horas anuales de media», apuntó Arribas.

La pasada semana, el vicepresidente y portavoz del gobierno regional, Francisco Igea, cifró en 120 millones el coste para la aplicación de las 35 horas semanales. Los sindicatos denuncian que la Junta no concreta de dónde sale esa cantidad. «Ni siquiera fueron con las cuentas hechas. Nos lo van a decir el jueves por la tarde. Se habían hecho estudios de lo que costaba. En educación sí se habló de lo que costaba la jornada estival y de lo que costaba adecuar las plantillas a la baja de horas lectivas. Estuvo de acuerdo tanto el presidente de la Junta saliente, Herrera, como Mañueco», expuso Ana Rosa Arribas.

La Junta de Castilla y León ha manifestado su intención de aplicar la jornada de 35 horas durante la legislatura, pero los sindicatos no ven concreción. «No nos hacen ninguna propuesta. Queremos que el 1 de enero de 2020 los empleados públicos tengan algo que es su derecho. La legislatura son cuatro años. Se está incumpliendo ya el acuerdo porque en estos meses ya tendrían que estar hechos los decretos para modificar la jornada laboral de los empleados públicos de la Junta de Castilla y León», apunta Raquel Fernández, secretaria de acción sindical de CSIF Castilla y León.

En ese sindicato afirman sentirse «defraudados» por el proceder de la Junta. «Tanto PP como Ciudadanos, los dos partidos que gobiernan, llevaban en su programa las 35 horas para los empleados públicos. A los dos meses, salen diciendo que no nos lo van a dar», declaró Raquel Fernández.

«En UGT nos sentimos engañados. Hagan lo hagan. Porque están llevando la situación a un extremo que no es lógico. Se les llena la boca de buena fe negociadora y lo primero que dice la otra parte es que no quieren cumplir un acuerdo de la administración, cuando encima es el mismo gobierno. Después de hora y media de reunión, su idea era decirnos, ¿os parece bien volver a las 37 horas y media y cuando podamos ponemos las 35? O nos engañan o nos están llamando tontos», declaró Julio César Martín.

Los sindicatos recuerdan la convocatoria electoral del próximo 10 de noviembre. «La responsabilidad está en el tejado de la Junta. Van a tener elecciones generales ahora. No sé si afectará más o menos a la Junta, pero que un gobierno regional empiece enfrentado a los empleados públicos, la mayor empresa de la comunidad autónoma, es una irresponsabilidad», subraya Ana Rosa Arribas.