La 'Revuelta de la España vaciada' espera una marea humana el próximo 31 de marzo en Madrid

Miembros de las plataformas 'Soria Ya' y 'Teruel existe', que participarán en la marcha. /EFE
Miembros de las plataformas 'Soria Ya' y 'Teruel existe', que participarán en la marcha. / EFE

La plataforma 'Soria Ya' tiene confirmada la presencia de más de 50 autobuses, a los que se sumarán los particulares que viajen desde la provincia y desde otras zonas de Castilla y León

El Norte
EL NORTEValladolid

La convocatoria 'Revuelta de la España vaciada' convocada el 31 de marzo en Madrid para alertar de la situación de despoblación que asola a algunas provincias como Soria, Teruel o Cuenca, y en la que se quieren pedir «los mismos derechos» para todos los territorios, se espera que sea «una marea» humana con la asistencia de miles de personas. La plataforma 'Soria Ya' tiene confirmados más de 50 autobuses presentes en esta protesta, a lo que habrá que sumar los particulares que se desplacen desde la provincia y desde otros territorios.

Para ello, hoy se ha desarrollado un evento «organizativo» en Madrid para sentar las bases de lo que será la manifestación del domingo de la próxima semana, a la que asistirán más de 77 colectivos de 22 provincias, y fijar las líneas del manifiesto que se leerá pro parte de Manuel Campo Vidal y Paloma Zuriaga, que se pretende que englobe los intereses de las provincias representadas en esta cita.

La manifestación saldrá a las 12 horas de la plaza de Colón, desde donde transcurrirá por el paseo de Recoletos hasta llegar a Cibeles y tiene previsto finalizar en la plaza de Neptuno. Entre todos los colectivos, se estima que podrán viajar a Madrid entre 150 y 200 autobuses, con lo que la estimación de afluencia se estima que podría ser superior a las 50.000 personas.

Se quiere con esta movilización «visualizar el problema de la España vaciada» en lo que se pretende que sea «una enmienda a la totalidad» a la actuación de los gobiernos durante los últimos 40 años, en los que han «escondido» lo que es una realidad «debajo de la alfombra», denunciaron.

Desde la plataforma 'Soria Ya', Silvia Largo consideró que esta protesta supondrá «un antes y un después» porque serán más de medio centenar de autobuses los que viajen desde Soria a Madrid (casi 3.000 personas), además de sorianos que «van a ir muchísimos más» también procedentes de Zaragoza e incluso «miles» que viven en Madrid.

Esto será así después de muchos años «siendo conformistas y poco reivindicativos» pero en este momento, la sociedad soriana está percibiendo que la plataforma «es necesaria» y está recibiendo numerosos apoyos «porque somos los que trabajamos para sacar esto adelante» en una plataforma que «son ellos», dijo Largo, en alusión a los ciudadanos que respaldan esta causa. «En la plataforma somos 25, pero sin los 10.000 sorianos que nos apoyan, nuestra labor no tendría sentido», defendió.

Largo reivindicó «el mismo derecho» para todas las provincias porque «nadie es más que nadie, pero menos tampoco», e hizo un llamamiento a la clase política para que adopte medidas para «revertir la situación», algo que consideran posible, como quedó demostrado en las tierras altas de Escocia, donde se está dando un giro a una situación similar que se vivía.

La reivindicación de 'La revuelta de la España vaciada' estima que la pérdida de población no solo afecta a los territorios despoblados, sino también a las grandes ciudades, cada vez con mayor número de personas, lo que en muchos casos se está convirtiendo en un problema de convivencia. «Hay un problema en las megaciudades y hay que solucionarlo», añadió Largo, quien consideró que se trata de «un deber moral y funcional del Estado».

Desde 'Soria Ya' se animó a participar en esta movilización en defensa de una ciudad que «ya no tiene de dónde perder» y que «no tiene margen» después de 50 años padeciendo la despoblación. «Tenemos 88.000 habitantes, y si seguimos perdiendo, desaparecemos», alertó la plataforma. Por eso se reclamaron «medidas urgentes» ante las «medidas correctoras» que pueden requerir otros territorios.

Aunque reconocieron que la fecha elegida «no es la mejor» dada la proximidad de las elecciones generales, incidieron en que «cuando una ciudad desaparece, desaparece su cultura» y hay que frenar el avance de la pérdida de población que además está provocando un crecimiento, en ocasiones desorbitado, de las grandes ciudades, lo que puede convertirse también en un problema, advirtieron.