Renault vendió menos de lo previsto en 2018 por falta de motores homologados

Fabrica de Montaje de Renault en Valladolid. /Renault
Fabrica de Montaje de Renault en Valladolid. / Renault

Las dificultades para contar con propulsores adaptados a la nueva normativa de emisiones «complicó» la segunda mitad del año a la marca

Julio G. Calzada
JULIO G. CALZADAPalencia

Las ventas de Renault en España crecieron el año pasado en el 2%, un porcentaje por debajo de la comercialización del conjunto del mercado automovilístico español, que vio cómo las matriculaciones crecían el 7%. El motivo de esta diferencia sería, según la propia marca del rombo, la falta de motores homologados a las nuevas normativas europeas de emisiones que entraron en vigor a mitad de 2018, lo que «complicó» el segundo semestre del año para la firma, según aseguró este viernes el director general de Renault Iberia, Iván Segal, quien precisó cómo esta situación se produjo porque el 15% de la gama de automóviles de Renault en España no contaba a partir de septiembre con motores homologados al nuevo sistema de emisiones contaminantes y consumos denominado WLTP que entró en vigor en el último cuatrimestre del año pasado.

Segal ofreció este viernes en Madrid una rueda de prensa en la que dio cuenta de los resultados de las ventas de automóviles de la compañía en el mercado español y admitió que en el Grupo Renault vivieron un final de 2018 complicado, porque un 15% de su gama no contaba con motores homologados con el nuevo sistema de emisiones y consumos WLTP, que entró en vigor el pasado 1 de septiembre, informa Efe.

Las normativas actuales, más exigentes en relación con las emisiones, tienen en cuenta para la homologación de los motores no solamente el consumo y los gasos expulsados durante las pruebas, sino también las condiciones de uso reales. De manera que, por ejemplo en la actualidad se valoran tanto el total de las emisiones como el tiempo en el que realmente han estado funcionando los motores, no solo el espacio recorrido.

En el balance de los resultados del Grupo Renault en España, Segal explicó ante los medios de comunicación que, en la primera parte de 2018, el comportamiento de las dos marcas que comercializa en Europa el Grupo: Renault y Dacia «fue muy bien» dijo, con la suma al total de las ventas de turismos y comerciales. Esta perspectiva cambió en la segunda parte del año, con la entrada en vigor de la normativa del WLTP, lo que en su opinión impidió un crecimiento como el que esperaban.

La gama de Castilla y León

Las factorías de ensamblaje de automóviles de Renault en España fabrican tres modelos de esta gama: En Palencia se montan tres de las cuatro carrocerías del programa Mégane que se halla en su cuarta versión de este modelo y ha comenzado a producirse la segunda fase del primer modelo fabricado bajo el nombre del todoterrno Kadjar. En el caso de la factoría vallisoletana se ensambla el modelo de pequeño todoterreno Captur, que comenzó a fabricarse en 2013 y que se considera ya en su última fase comercial con sus actuales características.

Segal manifestó que esta situación de falta de propulsores se normalizará de aquí a abril, porque están llegando a las plantas de ensalmblaje los nuevos motores homologados. En la factoría ubicada en Valladolid se fabrican anualmente cerca de 1,5 millones de motores para las marcas del Grupo Renault y de la Alianza Nissan Renault Mitsubishi. Durante el año pasado se ensamblaron en estas instalaciones un total de 1.436.500 motores, con un incremento de los movidos con gasolina frente a los que utilizan el gasóleo, hasta 2017 los más utilizados.

En 2018, el Grupo Renault en España tuvo una cuota de mercado del 12,26% (vendió 148.126 turismos y 40.086 comerciales) frente al 12,9% de 2017, y un crecimiento de volumen del 2%, cuando el mercado general aumentó sus matriculaciones del 7%.

Iván Segal destacó que, la llegada del WLTP y la fase final de ciclo de algún modelo, hizo que se perdiese un 4% de volumen de ventas. Precisó sin embargo que la marca rumana Dacia creció un 16% -a lo que ha contribuido especialmente el nuevo modelo del todoterreno Duster-y que, con crisis o sin crisis, ésta antigua marca rumana, conservada solo para el mercado europeo, no para de vender desde hace cinco años.

En su repaso por canales de venta, dijo que el Grupo ha perseguido el crecimiento sostenible y no ha entrado en las automatriculaciones (los conocidos como 'kilómetro cero') para no perjudicar la sostenibilidad del negocio. Por modelos, el Dacia Sandero ha sido nuevamente el primero en su segmento en el mercado de particulares, el Renault Captur ha sido número 2, mientras que el Clio (que tiene nueva generación) ha estado entre los tres primeros, igual que el Mégane. En cero emisiones, es decir vehículos eléctricos, Renault ha mantenido en España el liderazgo en las ventas con 2.000 matriculaciones (Zoe ha sido el más vendido en su categoría), en un mercado que ha crecido más del 25%.

 

Fotos