Castilla y León amplía los fondos públicos para impulsar la exhumación de fosas franquistas

Labores de exhumación de una fosa común en el cementerio de El Carmen, en Valladolid./G. VILLAMIL
Labores de exhumación de una fosa común en el cementerio de El Carmen, en Valladolid. / G. VILLAMIL

La Junta subvencionará con 180.000 euros la localización, recuperación e identificación de represaliados de la Guerra Civil y el enterramiento en sepulturas dignas

SUSANA ESCRIBANO
SUSANA ESCRIBANOLeón

Las asociaciones que defienden las recuperación de la memoria histórica en Castilla y León pueden solicitar desde hoy ayudas públicas para sufragar las labores de investigación, localización de fosas, exhumación e identificación de víctimas de la represión franquista . Estas entidades contarán este año con más presupuesto que en 2018. La nueva convocatoria está respaldada por una partida de 130.000 euros, frente a los 100.000 de la línea de ayudas que se publicó el año pasado, aunque la ejecución de la mitad de esos fondos iniciales se posponía para 2019.

Establece cuantías máximas: 600 euros para labores de indagación y 3.500 para sufragar los trabajos de localización de fosas

Además, asigna 1.200 por persona para exhumación, intervención arqueológica e investigación forense; 1.000 para identificación (ADN) y 500 para inhumación

A diferencia de otros dirigentes conservadores que han arremetido contra la Memoria Histórica (más tibiamente en el PP, incluso algunos responsables de Cs, y abiertamente desde VOX), tanto el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, como su vicepresidente, José Antonio de Santiago-Juárez, han optado por el apoyo a iniciativas que tienden a la reparación moral de las víctimas de la dictadura franquista.

La Junta aprobó en abril de 2018 (mañana día 12 se cumple un año) un decreto de la Memoria Histórica y Democrática de Castilla y León que recoge los derechos y establece medidas a favor de los ciudadanos que padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura. Un decreto que cuenta con el apoyo de buena parte de las asociaciones, pero no con el de todas

De esa manera, el presupuesto para «contribuir al desarrollo de aquellas actividades orientadas al cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y a hacer efectivo el derecho de las familias de las víctimas a la recuperación de sus familiares y a la debida reparación moral», según justifica la convocatoria, suma 180.000 euros este año.

El documento, publicado ayer en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), establece las cuantías máximas subvencionables. Estipula 600 euros para sufragar las labores de indagación preliminar sobre fosas comunes; 3.500 para su localización; 1.200 por persona sobre la que recaiga la actuación de exhumación, intervención arqueológica o investigación forense y antropológica y otros 1.000 para análisis de ADN. La línea de ayudas prevé cuantías de 500 euros para la inhumación de restos.

Anticipos

Los beneficiarios de las subvenciones podrán solicitar a la Administración autonómica el anticipo de la totalidad de la cuantía concedida. Las bases de la convocatoria contemplan la subvención del 100% del proyecto y la distribución de la partida priorizará los trabajos de exhumación, identificación y posterior enterramiento de restos en sepulturas adecuadas. Para el reparto de los fondos se tendrá en cuenta la antigüedad de la entidad que los solicita y el número de socios que la integran.

Las asociaciones beneficiarias de las primeras ayudas fueron la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia, con 30.552,32 euros; la Asociación Soriana para el Recuerdo y la Dignidad, con 25.015,28; la Asociación Coordinadora Provincial por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos, 13.696,28; la Asociación por la Memoria Histórica de Miranda de Ebro, con 9.467,28; la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica-Valladolid, con 9.414,28, y la Asociación Amigos del Valle de Laciana, con 4.881,28 euros.

Ángel Hernández, exsecretario general de CC OO en Castilla y León, preside el Consejo Asesor de la Memoria Histórica y Democrática de Castilla y León y valora el esfuerzo de la Consejería de la Presidencia para aumentar la dotación de estas ayudas, «mejorando cuestiones de la primera convocatoria con ajustes, tras escuchar la opinión de las asociaciones, y con un presupuesto prorrogado».