El Palacio de Santa Cruz de Valladolid pasará por el quirófano para asegurar la cornisa

Las vallas protegen el esquinazo del palacio de Santa Cruz después de la caída de cascotes registrada ayer desde la cornisa./R. Jiménez
Las vallas protegen el esquinazo del palacio de Santa Cruz después de la caída de cascotes registrada ayer desde la cornisa. / R. Jiménez

El desprendimiento de pequeños cascotes de un pináculo obliga a acordonar una esquina y agiliza una rehabilitación parcial

J. Sanz
J. SANZValladolid

No pasó nada y lo cierto es que fueron una decena de pequeñas piedras (contadas) las que escupió a media mañana de ayer la cornisa del Palacio de Santa Cruz (1486), en la esquina que mira al colegio San José. Allí, sobre el espacio peatonal de la plaza, cayeron los cascotes en torno a las diez y media, por fortuna, sin alcanzar a nadie. «Sabíamos que el alero, las cresterías y los pináculos presentaban problemas de meteorización (fragmentación fruto de la acción de la meteorología y la porosidad de la piedra caliza) y esta mañana estos problemas han dado la cara con un pequeño incidente», apuntó ayer el vicerrector de Infraestructuras de la Universidad de Valladolid (UVA), Julio Grijalba, quien anticipó que la institución llevará a cabo «una intervención urgente de revisión, consolidación y control» de la cornisa del palacio renacentista «para asegurarla» como paso previo a un proyecto de mayor envergadura, con vistas a «su ejecución este mismo curso», de rehabilitación integral de toda la cornisa.

«El alero, las cresterías y los pináculos sufren meteorización por la porosidad de la piedra»

El vicerrector de Infraestructuras reconoce que «los problemas de meteorización de la piedra de la labra más fina de la fachada, que fue ejecutada con una piedra más blanda y porosa, eran conocidos desde que se llevó a cabo la última rehabilitación (hace veinte años) y se llevaba a cabo un control de su estado de cara a llevar a cabo una nueva intervención» que, dado lo sucedido, «aunque por fortuna ha sido un incidente menor», agilizará una intervención integral en la cornisa.

Los últimos andamios cubrieron la fachada en 1997

La fachada del Palacio de Santa Cruz (1486) se cubrió al completo por última vez en 1997, cuando se invirtieron 721.000 euros en su rehabilitación integral. Un año antes se renovó la cubierta. Más recientemente, en 2010, se llevó a cabo la restauración y limpieza del claustro.

«Lo más urgente es asegurar la fachada para después consolidar y eliminar los elementos que corran riesgo de desprendimiento de cara a la ejecución inminente de un proyecto de rehabilitación», añade el responsable del patrimonio de la UVA. Los Bomberos llegaron ayer a desplazarse al palacio, pero no intervinieron para dejar la inspección a los técnicos dada la escasa entidad de los cascotes que cayeron sobre la vía pública. La Policía Local, eso sí, acordonó la esquina por precaución.